No es fá­cil ser mu­jer en el mun­do del tra­ba­jo

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Ca­ro­li­na González ES­PE­CIA­LIS­TA EN MER­CA­DOS LA­BO­RA­LES DEL BID

Las mu­je­res en­fren­tan gran­des des­ven­ta­jas en el mun­do del tra­ba­jo. Les pa­gan me­nos que a los hom­bres, in­clu­so cuan­do ha­cen lo mis­mo. Y es­to no se ex­pli­ca por­que ellas sean me­nos pro­duc­ti­vas o es­tén me­nos educadas. Se ex­pli­ca por prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias, nor­mas so­cia­les y pa­tro­nes de con­duc­ta que las con­du­cen a ofi­cios peor re­mu­ne­ra­dos y a me­nos pro­gre­sos en su tra­yec­to­ria la­bo­ral.

Quien afir­me lo an­te­rior no es­tá de­fen­dien­do a las mu­je­res en au­sen­cia de ar­gu­men­tos. Es­tá de­fen­dien­do la evi­den­cia, que es bas­tan­te con­tun­den­te.

Em­pe­ce­mos por la bre­cha sa­la­rial. En to­dos los paí­ses del mun­do las mu­je­res que tra­ba­jan a tiem­po com­ple­to ga­nan me­nos que los hom­bres. En Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be ga­nan el 84% de lo que ga­na un hom­bre y, se­gún el Ín­di­ce de Me­jo­res Tra­ba­jos, tie­nen ma­yor pro­ba­bi­li­dad de te­ner un em­pleo in­for­mal. Es­to en gran me­di­da se de­be a un fe­nó­meno de se­gre­ga­ción ocu­pa­cio­nal que lle­va a las mu­je­res a ocu­par­se en ofi­cios peor re­mu­ne­ra­dos (do­cen­cia, en­fer­me­ría…) y que tie­nen ho­ra­rios fle­xi­bles; sin em­rien­cia tan­to en paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, es­tas dis­pa­ri­da­des per­sis­ten in­clu­so cuan­do se com­pa­ra a tra­ba­ja­do­res en la mis­ma ocu­pa­ción e in­dus­tria y con la mis­ma edu­ca­ción, ex­pe- y can­ti­dad de hi­jos.

Dis­cri­mi­na­das por gé­ne­ro

La dis­cri­mi­na­ción en el mer­ca­do de tra­ba­jo, que es­tá am­plia­men­te do­cu­men­ta­da, se da cuan­do dos tra­ba­ja­do­res idén­ti­ca­men­te pro­duc­ti­vos re­ci­ben com­pen­sa­cio­nes di­fe­ren­tes so­lo por cuen­ta de su se­xo.

Un ejem­plo fa­mo­so es el es­tu­dio que ana­li­zó las au­di­cio­nes pa­ra se­lec­cio­nar a mú­si­cos en las or­ques­tas de Es­ta­dos Uni­dos. Las mu­je­res te­nían una pro­ba­bi­li­dad mu­cho me­nor de ser ele­gi­das, sal­vo en los ca­sos en los que la iden­ti­dad (y el se­xo) de los mú­si­cos as­pi­ran­tes se ocul­ta­ba de­trás de una pan­ta­lla. Es­te do­ble es­tán­dar en la eva­lua­ción de desem­pe­ño pro­fe­sio­nal de las mu­je­res tam­bién se ha do­cu­men­ta­do en otras ocu­pa­cio­nes, co­mo los pro­fe­so­res y los pro­fe­sio­na­les cor­po­ra­ti­vos. Ade­más, se ha en­con­tra­do evi­den­cia de dis­cri­mi­na­ción al mo­men­to de la con­tra­ta­ción, por ejem­plo: en es­tu­dios si­mi­la­res en Pe­rú y en Fran­cia, in­ves­ti­ga­do­res en­via­ron ho­jas de vi­da fal­sas que eran idén­ti­cas, sal­vo por el se­xo del can­di­da­to, y en­con­tra­ron que cuan­do se tra­ta­ba de un hom­bre, la pro­ba­bi­li­dad de res­pues­ta por par­te del em­plea­dor era ma­yor.

Un se­gun­do gru­po de es­tu­dios se ha en­fo­ca­do en pa­tro­nes si­co­ló­gi­cos que pue­den in­ci­dir en el mer­ca­do la­bo­ral. Nu­me­ro­sos ex­pe­ri­men­tos mues­tran que las mu­je­res son más ad­ver­sas al ries­go, tie­nen me­nor pre­fe­ren­cia por am­bien­tes com­pe­ti­ti­vos y son me­nos da­das a so­bre­es­ti­mar sus ha­bi­li­da­des que los hom­bres.

Es­to pue­de afec­tar su tra­yec­to­ria la­bo­ral si, por ejem­plo, son me­nos pro­pen­sas a ne­go­ciar pro­mo­cio­nes, al­go que se es­tá em­pe­zan­do a ana­li­zar. La evi­den­cia apun­ta a que es­tas di­fe­ren­cias en pa­tro­nes si­co­ló­gi­cos no se de­ben so­lo a as­pec­tos bio­ló­gi­cos, sino tam­bién a nor­mas que cons­tru­yen iden­ti­da­des.

Las dis­pa­ri­da­des per­sis­ten in­clu­so cuan­do se com­pa­ra a tra­ba­ja­do­res en la mis­ma ocu­pa­ción e in­dus­tria, ex­pe­rien­cia y fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.