Ru­sia ex­pul­sa a 23 di­plo­má­ti­cos bri­tá­ni­cos en res­pues­ta a san­cio­nes

Se des­co­no­ce el ver­da­de­ro ori­gen del gas ve­ne­no­so. Re­cién se lo co­no­ce­rá cuan­do los ex­per­tos que tra­ba­jan en es­te ca­so en­tre­guen la fór­mu­la del agen­te quí­mi­co

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - Ali­cia Bress P. /Agen­cias abres@el­de­ber.com.bo

Ru­sia ex­pul­sa­rá a 23 di­plo­má­ti­cos bri­tá­ni­cos, ce­rra­rá un con­su­la­do del Reino Uni­do y ce­sa­rá las ac­ti­vi­da­des del Bri­tish Coun­cil en res­pues­ta a las ac­cio­nes ‘pro­vo­ca­do­ras’ de Londres a raíz del en­ve­ne­na­mien­to de un exa­gen­te do­ble ru­so. El Go­bierno hi­zo es­te anun­cio tras con­vo­car al em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co Lau­rie Bris­tow, en la vís­pe­ra de unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que pre­vi­si­ble­men­te da­rán a Vla­di­mir Pu­tin su cuar­to man­da­to en el Krem­lin.

“Vein­ti­trés miem­bros del per­so­nal di­plo­má­ti­co de la em­ba­ja­da bri­tá­ni­ca en Moscú son de­cla­ra­dos ‘per­so­na no gra­ta’ y se­rán ex­pul­sa­dos an­tes de una se­ma­na”, anun­ció el mi­nis­te­rio ru­so de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Es­ta de­ci­sión es la res­pues­ta a las ac­cio­nes pro­vo­ca­do­ras del Reino Uni­do y a las acu­sa­cio­nes in­fun­da­das so­bre el in­ci­den­te ocu­rri­do en Sa­lis­bury.

El Reino Uni­do afir­mó que ya ha­bía an­ti­ci­pa­do una res­pues­ta de es­te ti­po y que su Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal se re­uni­rá a prin­ci­pios de la se­ma­na que vie­ne pa­ra ver los pa­sos a se­guir.

La cri­sis es­ta­lló lue­go de que el ex es­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia se vie­sen ex­pues­tos el 4 de mar­zo a un agen­te neu­ro­tó­xi­co iden­ti­fi­ca­do co­mo No­vi­chok, en la ciudad in­gle­sa de Sa­lis­bury, que los de­jó en es­ta­do crí­ti­co. Londres acu­só a Moscú e in­clu­so im­pli­có di­rec­ta­men­te a Pu­tin, desatan­do la ira del Krem­lin.

Moscú anun­ció, ade­más, que re­ti­ra al Reino Uni­do el per­mi­so de ac­ti­vi­dad de su con­su­la­do en San Pe­ters­bur­go. Es­to se de­be a la dis­pa­ri­dad en el nú­me­ro de mi­sio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre los dos paí­ses, agre­gan­do que se ci­ñe a la ley in­ter­na­cio­nal. Tam­bién de­ci­dió ce­sar las ac­ti­vi­da­des del Bri­tish Coun­cil, la organización in­ter­na­cio­nal del Reino Uni­do pa­ra las re­la­cio­nes cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vas, en el país.

La Can­ci­lle­ría ru­sa ad­vir­tió ade­más al Reino Uni­do que si se em­pren­den más ac­cio­nes hos­ti­les con­tra Ru­sia, la par­te ru­sa se re­ser­va el de­re­cho a apli­car otras me­di­das en res­pues­ta.

“Las me­di­das son más se­ve­ras (que las in­gle­sas, ndlr), pe­ro los bri­tá­ni­cos lo me­re­cen”, afir­mó Vla­di­mir Ya­ba­rov, vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té de asun­tos ex­te­rio­res del Con­se­jo de la Fe­de­ra­ción, ci­ta­do por la agen­cia ru­sa In­ter­fax.

A raíz del ata­que con­tra Skri­pal, la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca The­re­sa May anun­ció la ex­pul­sión de 23 di­plo­má­ti­cos ru­sos y la sus­pen­sión de los con­tac­tos bi­la­te­ra­les de al­to ni­vel y afir­mó que se po­drían to­mar más me­di­das con­tra Ru­sia, aña­dien­do que tan­to la OTAN co­mo el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU ha­bían abor­da­do el te­ma.

De otro la­do, el Go­bierno ru­so ase­gu­ró que el lla­ma­do gas No­vi­chok, con el que se­gún el Reino Uni­do fue envenenado el ex es­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia, fue desa­rro­lla­do en Oc­ci­den­te y no en Ru­sia co­mo de­nun­ció el Go­bierno de Londres.

La por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res ru­so, María Za­já­ro­va, apun­tó al Reino Uni­do y a Es­ta­dos Uni­dos co­mo los paí­ses don­de con ma­yor pro­ba­bi­li­dad se sin­te­ti­za al agen­te tó­xi­co, aun­que tam­bién men­cio­nó a la Re­pú­bli­ca Che­ca, Es­lo­va­quia y Sue­cia co­mo po­si­ble ori­gen del gas No­vi­chok.

Ac­cio­nes hos­ti­les El Go­bierno ru­so anun­ció que se re­ser­va el de­re­cho de apli­car otras me­di­das

IN­TER­NET

Pu­tin no ha­bló so­bre el ca­so. So­lo di­jo a un pe­rio­dis­ta de la BBC: “Pri­me­ro in­ves­ti­gue y lue­go ha­bla­mos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.