Co­rrup­ción en Amé­ri­ca La­ti­na: que no nos cor­ten las alas

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Roberto De Mi­che­le ECO­NO­MIS­TA PRIN­CI­PAL DEL BID

“La co­rrup­ción es la que no de­ja desa­rro­llar al Pe­rú”. Así de ta­jan­te se mos­tró el pre­si­den­te pe­ruano, Mar­tín Viz­ca­rra, mien­tras su­per­vi­sa­ba las obras de una ca­rre­te­ra en San Mar­tín. Tan so­lo unos días des­pués, es­ta­mos in­mer­sos en la úl­ti­ma edi­ción de la Cum­bre de las Amé­ri­cas. Una opor­tu­ni­dad ex­cep­cio­nal don­de pre­si­den­tes, em­pre­sa­rios, so­cie­dad ci­vil y el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) se reúnen en Li­ma pa­ra dis­cu­tir el te­ma de la trans­pa­ren­cia y la co­rrup­ción.

Viz­ca­rra tie­ne to­da la ra­zón, y no so­lo en Pe­rú. La co­rrup­ción es­tá sa­lien­do muy ca­ra a to­dos los la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

La fac­tu­ra ocul­ta

Ade­más de obs­ta­cu­li­zar la to­ma de de­ci­sio­nes pú­bli­cas, la co­rrup­ción ero­sio­na la asig­na­ción efi­cien­te del gas­to pú­bli­co, fo­men­ta la eva­sión fis­cal, ge­ne­ra cos­tos adi­cio­na­les en el financiamiento de em­pre­sas y Go­bierno, y desalienta la in­ver­sión. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos ( OC­DE), el cos­to real de la co­rrup­ción de­be es­ti­mar­se a par­tir de las pér­di­das en

pro­duc­ción ge­ne­ra­das por la ma­la asig­na­ción de re­cur­sos, dis­tor­sio­nes de in­cen­ti­vos y otras in­efi­cien­cias.

Aho­ra sa­be­mos que la co­rrup­ción, ade­más de dis­mi­nuir las inversiones un 5%, tam­bién au­men­ta el cos­to pa­ra ha­cer ne­go­cios en

un pro­me­dio de has­ta un 10%. Y no so­lo eso. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal es­ti­ma que el 2% del PIB Mun­dial se pier­de en el pa­go de so­bor­nos. En otras pa­la­bras: la co­rrup­ción co­bra fac­tu­ra por mu­chos la­dos.

La co­rrup­ción tam­bién tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo en la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y el Es­ta­do. Si bien es di­fí­cil de­ter­mi­nar es­ta­dís­ti­ca­men­te el im­pac­to exac­to en el desa­rro­llo, al­gu­nos au­to­res han lle­ga­do a es­ti­mar que una me­jo­ra de los in­di­ca­do­res de co­rrup­ción del cuar­til más ba­jo po­dría ele­var el in­gre­so per cá­pi­ta en apro­xi­ma­da­men­te $us 3.000 en Amé­ri­ca La­ti­na a me­diano pla­zo.

La ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y la trans­pa­ren­cia de los go­bier­nos son cla­ve a la ho­ra de crear un cli­ma em­pre­sa­rial que in­cen­ti­ve la in­ver­sión. La bu­ro­cra­cia en­re­ve­sa­da pue­de afec­tar la pro­duc­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de un país. ¿Có­mo? Las re­gla­men­ta­cio­nes opa­cas y en­go­rro­sas res­trin­gen el

ac­ce­so a la in­for­ma­ción y abren opor­tu­ni­da­des pa­ra com­por­ta­mien­tos dis­cre­cio­na­les. En al­gu­nos ca­sos, a eso se une una dé­bil ins­ti­tu­cio­na­li­dad de las agen­cias gu­ber­na­men­ta­les res­pon­sa­bles de la ren­di­ción de cuen­tas. Eso po­ne las co­sas di­fí­ci­les a las em­pre­sas que quie­ren ope­rar en un país, es­pe­cial­men­te a las py­mes.

Co­rrup­ción pú­bli­ca o pri­va­da

La co­rrup­ción si­gue sien­do, co­mo de­cía Viz­ca­rra, uno de los ma­yo­res pro­ble­mas de Amé­ri­ca La­ti­na. Por ejem­plo, se­gún el In­for­me de Com­pe­ti­ti­vi­dad Glo­bal del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, mu­chos paí­ses de la re­gión no tie­nen una po­si­ción com­pe­ti­ti­va en los in­di­ca­do­res de “éti­ca y co­rrup­ción” y “éti­ca cor­po­ra­ti­va”.

So­lo cin­co paí­ses de nues­tra re­gión se en­cuen­tran en el ter­cio su­pe­rior, y más de la mi­tad es­tán por de­ba­jo de los 100 me­jo­res pues­tos. En reali­dad, los ni­ve­les de co­rrup­ción ape­nas se han mo­vi­do.

“La co­rrup­ción tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo en la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y el Es­ta­do. Es di­fí­cil me­dir su im­pac­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.