“Una gran­ja de po­llos es tan de­li­ca­da co­mo una sa­la de ci­ru­gía”

Es­te­ban Ál­va­rez Mos­co­so re­ci­bi­rá el re­co­no­ci­mien­to a su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de par­te de la Aso­cia­ción de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios Es­pe­cia­lis­tas en Avi­cul­tu­ra (Ame­vea)

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Ro­ber­to Na­via rna­via@eldeber.com.bo

Es­te­ban Ál­va­rez Mos­co­so es­tá volando al­to. Su his­to­ria de pe­lí­cu­la em­pe­zó mu­cho an­tes de que apren­da a leer y a es­cri­bir co­mo Dios man­da cuan­do te­nía 19 años. El pró­xi­mo 15 de ma­yo le pon­drán la ce­re­za en la tor­ta de su vi­da sa­cri­fi­ca­da y exi­to­sa cuan­do re­ci­ba el re­co­no­ci­mien­to a su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de par­te de la Aso­cia­ción de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios Es­pe­cia­lis­tas en Avi­cul­tu­ra (Ame­vea), la ins­ti­tu­ción más re­co­no­ci­da de to­das las ra­mas de la ve­te­ri­na­ria.

Es­te­ban ha­bla co­mo ha­blan los hom­bres sa­bios. Con su voz par­si­mo­nio­sa y fir­me agra­de­ce a su es­po­sa, An­gé­li­ca, con quien lle­va 40 años de ma­tri­mo­nio, y a sus cin­co hi­jos, de ha­ber si­do ellos los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra que se ha­ya con­sa­gra­do en 35 años de vi­da pro­fe­sio­nal en el de­li­ca­do y sa­cri­fi­ca­do mun­do de la re­pro­duc­ción avícola.

Cuan­do era ni­ño vi­vía con sus pa­dres en un ran­chi­to de la pro­vin­cia Her­nan­do Si­les de Chuquisaca, has­ta don­de se lle­ga­ba y se lle­ga aún a pie o a ca­ba­llo por­que no hay ca­mino ca­rre­te­ro. Su pa­dre era de los que creía que los hi­jos no tie­nen que es­tu­diar por­que si lo ha­cen se vuel­ven co­mu­nis­tas y el co­mu­nis­mo sig­ni­fi­ca­ba pa­ra él to­do lo peor.

“Por lo tan­to, yo no es­tu­dié de ni­ño. Era anal­fa­be­to has­ta mis 19 años. Fui el pri­me­ro en mar­char de ca­sa pa­ra es­tu­diar. Me pu­sie­ron en un co­le­gio de Su­cre di­rec­to a se­gun­do in­ter­me­dio y sa­lí ba­chi­ller en Co­cha­bam­ba. Pa­ra mi ma­la suer­te, yo ya vie­jo, en­tré a la Uagrm de San­ta Cruz pa­ra es­tu­diar Ve­te­ri­na­ria y me en­con­tré con que los gol­pes mi­li­ta­res la ce­rra­ron por un año. Sa­lí pro­fe­sio­nal a los 30 años, con ho­no­res y gra­dua­do co­mo nú­me­ro uno de mi curso”.

Su pa­dre, que ha­bía mos­tra­do al­gu­na mo­les­tia, ter­mi­nó con­ten­to por la in­te­li­gen­cia des­ple­ga­da por su hi­jo, que ade­más no se hi­zo co­mu­nis­ta y con ayu­da de su es­po­sa, An­gé­li­ca, ja­ló a otros her­ma­nos y pa­rien­tes a San­ta Cruz pa­ra que se ha­gan pro­fe­sio­na­les.

¿Có­mo es que de­ci­de abra­zar la re­pro­duc­ción de aves den­tro del cam­po de la ve­te­ri­na­ria?

Egre­sé en 1983 y des­de ese año tra­ba­jé di­rec­ta­men­te en la re­pro­duc­ción de aves en una em­pre­sa co­mo en­car­ga­do de gran­jas, lue­go fui ge­ren­te téc­ni­co des­de 1985 has­ta 2006, des­pués en una com­pa­ñía que dis­tri­bu­ye pro­duc­tos pa­ra la avi­cul­tu­ra y des­de ha­ce 10 años soy ge­ren­te de pro­duc­ción en Avícola Warnes. Fui gra­dua­do co­mo nú­me­ro uno de mi pro­mo­ción, eso me ayu­dó a in­gre­sar a la par­te re­pro­duc­ti­va de aves, que es la me­jor área y la más va­lio­sa de la avi­cul­tu­ra.

¿Por qué es la más va­lio­sa? Por­que se tra­ba­ja con al­ta ge­né­ti­ca. Una po­lla pa­ra que em­pie­ce a po­ner hue­vos va­le 20 dó­la­res. La car­ne de po­llo es la que Bo­li­via con­su­me más, es­ta­mos co­mien­do 42 ki­los per cá­pi­ta en Bo­li­via, mien­tras que car­ne de va­ca lle­ga­mos a 18 ki­los. Mien­tras un ki­lo de va­ca cues­ta Bs 25, el de po­llo va­le Bs 12 o Bs 15. La de car­ne de po­llo es una pro­teí­na muy ba­ra­ta. Cuan­do en­tré a la avi­cul­tu­ra, Bo­li­via pro­du­cía 18 mi­llo­nes de po­llos al año, hoy 200 mi­llo­nes. San­ta Cruz pro­du­ce el 60%.

¿Eso se de­be a la evo­lu­ción de la ge­né­ti­ca?

Sí, y por­que las aves hoy en día es­tán en am­bien­tes me­jo­res que no­so­tros, con gal­po­nes gi­gan­tes, am­bien­ta­dos; si afue­ra ha­ce 36 gra­dos cen­tí­gra­dos, aden­tro se lle­ga so­lo a los 25 gra­dos. La tec­no­lo­gía en Bo­li­via es­tá igual que en otros paí­ses.

Des­de el mo­men­to en que lle­gan de Bra­sil las po­lli­tas que se­rán las ga­lli­nas po­ne­do­ras, uno tie­ne que es­tar de día o de no­che re­ci­bién­do­las. Mu­chas ve­ces mi es­po­sa se que­da­ba so­la en ca­sa, pe­ro es así, no hay na­da fá­cil. Des­pués hay que ha­cer se­gui­mien­to a to­do el pro­ce­so de cría has­ta que lle­ga a su ma­du­rez se­xual y co­mien­za a pro­du­cir hue­vos, hay que cui­dar­los de­ma­sia­do por­que aden­tro hay un ser vi­vo. Los hue­vos tie­nen que es­tar a una tem­pe­ra­tu­ra de 18 gra­dos; si es a más, se mue­re el embrión.

¿Cuál cree que ha si­do su prin­ci­pal apor­te en es­te sec­tor? Que he es­ta­do per­ma­nen­te­men­te ac­tua­li­zán­do­me en es­ta ca­rre­ta de es­tar siem­pre al día. Hi­ce mu­cha es­cue­la es­pe­cial­men­te bra­si­le­ña en los años 80, he es­ta­do vi­vien­do va­rias tem­po­ra­das en Bra­sil ha­cien­do es­pe­cia­li­da­des y des­pués per­ma­nen­te­men­te via­ja­do, in­vi­ta­do a di­fe­ren­tes con­gre­sos de Amé­ri­ca La­ti­na y EEUU. La bio­lo­gía no es una co­sa de dos más dos son cua­tro, sino que cam­bia per­ma­nen­te­men­te, lo que hoy son ma­ña­na no son.

¿Có­mo es la vi­da den­tro de una gran­ja?

En­trar en una gran­ja de re­pro­duc­to­ras es­tá prohi­bi­do, so­lo per- so­nal au­to­ri­za­do. No­so­tros te­ne­mos dos fil­tros, to­mar una ducha y po­ner­nos ro­pa de­sin­fec­ta­da. Es co­mo en­trar en una sa­la de ci­ru­gía. Me­ter una en­fer­me­dad con­ta­gio­sa lo pue­de arrui­nar to­do. En esos gal­po­nes, por ejem­plo, hay lo­tes de 20.000 re­pro­duc­to­ras, hay mu­cho di­ne­ro aden­tro.

¿Cuán­tos pro­fe­sio­na­les de su ran­go hay en San­ta Cruz?

De mi tiem­po unos cin­co que hi­ci­mos la mis­ma es­cue­la en Bra­sil. No­so­tros de­be­ría­mos es­tar ya ju­bi­la­dos, pe­ro fal­ta una nue­va ge­ne­ra­ción que nos re­em­pla­ce.

¿Có­mo re­ci­be el ga­lar­dón que se le en­tre­ga­rá?

Un re­co­no­ci­mien­to muy im­por­tan­te. Cuan­do me die­ron la no­ti­cia lo pri­me­ro que pen­sé fue en mi fa­mi­lia, en mi es­po­sa y en mis hi­jos.

¿ Cuál se­rá el te­nor prin­ci­pal de su dis­cur­so que da­rá la no­che de la en­tre­ga del re­co­no­ci­mien­to?

El men­sa­je que da­ré se­rá re­co­men­dar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de que tie­nen que es­tu­diar to­da la vi­da. No se con­si­gue na­da si no hay sa­cri­fi­cio. Y el gran men­sa­je se­rá tam­bién a mi fa­mi­lia. A mi es­po­sa, An­gé­li­ca, le di­ré que ella es par­te in­di­so­lu­ble de es­to que es­toy re­ci­bien­do, por­que la pa­re­ja o te lle­va arri­ba o aba­jo. Si An­gé­li­ca no hu­bie­ra sa­bi­do com­pren­der que es­te tra­ba­jo es así, nos ha­bría­mos di­vor­cia­do ha­ce tiem­po. Y lle­va­mos 40 años de un lin­do ma­tri­mo­nio.

Lle­va 35 años tra­ba­jan­do en el sec­tor avícola. Le ha de­di­ca­do sus años al desa­rro­llo de la re­pro­duc­ción. Via­jó por el mun­do pa­ra ca­pa­ci­tar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.