200 años des­pués de su na­ta­li­cio, Marx si­gue di­vi­dien­do las aguas

Cin­co con­cep­tos de­fi­nen el pen­sa­mien­to del po­lé­mi­co e in­flu­yen­te fi­ló­so­fo ale­mán. En Tre­ve­ris (Ale­ma­nia) pre­pa­ran ac­tos es­pe­cia­les pa­ra re­cor­dar a su hi­jo pre­di­lec­to

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - Car­los Mo­ra­les y agen­cias cmo­ra­les@eldeber.com.bo

Dos­cien­tos años des­pués de su na­ci­mien­to, la he­ren­cia de Karl Marx di­vi­de a los eco­no­mis­tas, en­tre los que pre­fie­ren re­le­gar­lo al olvido y los que creen que sus análisis si­guen sien­do per­ti­nen­tes en el si­glo XXI.

“Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la obra de Marx es que pue­de ser ex­pli­ca­da en cin­co mi­nu­tos, en cin­co ho­ras, en cin­co años o en me­dio si­glo”, se­gún ex­pli­ca­ba el ex­per­to fran­cés en mar­xis­mo Ray­mond Aron.

En tan­to, el re­cuer­do de Marx inun­da su ciu­dad na­tal, Tre­ve­ris (su­r­oes­te de Ale­ma­nia), cuan­do es­tá a pun­to de cum­plir­se el bi­cen­te­na­rio del na­ci­mien­to del au­tor de El ca­pi­tal y el El ma­ni­fies­to co­mu­nis­ta, cu­yo pen­sa­mien­to mar­có bue­na par­te de las con­fron­ta­cio­nes po­lí­ti­cas.

Es­tas son al­gu­nas de las ideas más em­ble­má­ti­cas de Karl Marx, con oca­sión del bi­cen­te­na­rio del na­ci­mien­to del fi­ló­so­fo y eco­no­mis­ta ale­mán.

Lu­cha de cla­ses.

"La his­to­ria de to­das las so­cie­da­des exis­ten­tes has­ta aho­ra es la his­to­ria de la lu­cha de cla­ses". ( Ma­ni­fies­to del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, con Frie­drich En­gels, 1848). Pa­ra Marx, en to­dos la­dos, en to­dos los mo­men­tos de la his­to­ria, ha exis­ti­do una opo­si­ción en­tre los tra­ba­ja­do­res y quie­nes tie­nen el ca­pi­tal o los me­dios de pro­duc­ción. Es­ta de­sigual­dad lle­va inevi­ta­ble­men­te a un con­flic­to que él de­no­mi­na "de cla­ses", que es el mo­tor po­si­ti­vo de la his­to­ria. En una so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta, los pro­le­ta­rios bus­can irre­me­dia­ble­men­te su­pri­mir es­ta re­la­ción de do­mi­na­ción me­dian­te una re­vo­lu­ción pa­ra po­der fun­dar una so­cie­dad jus­ta.

Dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do.

Fue en 1850 cuan­do Marx se­lló el des­tino co­mún de es­tas dos pa­la­bras, que ya se usa­ban jun­tas ba­jo otras fór­mu­las des­de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, dan­do ori­gen a una ex­pre­sión que mar­có más de 150 años de teo­ría co­mu­nis­ta. La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do es una fa­se de tran­si­ción en­tre la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta y el co­mu­nis­mo. En­tre es­tos dos pe­rio­dos, se ubi­ca, por de­fec­to, el so­cia­lis­mo, du­ran­te el cual el Es­ta­do se man­tie­ne de for­ma pro­vi­so­ria. El pro­le­ta­ria­do en­ton­ces de­ten­ta el po­der y lo uti­li­za pa­ra aca­bar con el po­der de la bur­gue­sía. La "dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do" pro­cla­ma­da por los bol­che­vi­ques en 1918 es­tá en el co­ra­zón del ejer­ci­cio del po­der en el ex­pe­ri­men­to he­cho por Le­nin. Es­te con­cep­to teó­ri­co jus­ti­fi­có en­ton­ces la de­ri­va au­to­ri­ta­ria del mar­xis­mo-le­ni­nis­mo que apa­re­ció des­pués de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre.

Co­mu­nis­mo.

Karl Marx es el au­tor, jun­to a En­gels, del Ma­ni­fies­to del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, pu­bli­ca­do en 1848, du­ran­te la eclo­sión de la Pri­ma­ve­ra de los Pue­blos, una se­rie de es­ta­lli­dos re­vo­lu­cio­na­rios en Eu­ro­pa. El tex­to ad­quie­re re­le­van­cia a par­tir de 1872 pa­ra im­po­ner­se fi­nal­men­te en el si­glo XX co­mo uno de los pi­la­res del blo­que del Es­te. Pa­ra Marx, se tra­ta de opo­ner el so­cia­lis­mo, juz­ga­do co­mo utó­pi­co, bur­gués o reac­cio­na­rio, y ex­pli­car el ad­ve­ni­mien­to de una so­cie­dad jus­ta, des­pués de la vic­to­ria del pro­le­ta­ria­do en la lu­cha de cla­ses. Los pi­la­res del co­mu­nis­mo son la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da y des­pués el alum­bra­mien­to, tras la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de una so­cie­dad sin cla­ses y sin Es­ta­do. "En lu­gar de la an­ti­gua so­cie­dad bur­gue­sa, con sus cla­ses y sus an­ta­go­nis­tas de cla­ses, sur­ge una aso­cia­ción don­de el li­bre desa­rro­llo de ca­da uno es la con­di­ción pa­ra la desa­rro­llo li­bre de to­dos", plan­tea­ron Marx y En­gels. Pe­ro en la reali­dad, el fin de la pro­pie­dad pri­va­da lle­vó a mi­llo­nes de muer­tos, es­pe­cial­men­te en la co­lec­ti­vi­za­ción for­za­da que im­pu­so Sta­lin en la URSS y el pro­ce­so que co­man­dó Mao en Chi­na.

In­ter­na­cio­na­lis­mo.

"¡Pro­le­ta­rios de to­dos los paí­ses uníos!", fue la cé­le­bre con­clu­sión del ma­ni­fies­to que sien­ta las ba­ses de una pri­me­ra es­truc­tu­ra­ción po­lí­ti­ca que va más allá de las fron­te­ras de las na­cio­nes y de los Es­ta­dos. Es­te lla­ma­do a una alian­za in­ter­na­cio­na­lis­ta se con­ver­ti­rá en el le­ma de la URSS y va a re­so­nar du­ran­te dé­ca­das en­tre los más des­fa­vo­re­ci­dos. Des­pués es­ta idea pa­sa a for­mar par­te de nú­cleo del in­ter­na­cio­na­lis­mo so­vié­ti­co, que une los des­ti­nos de paí­ses tan ale­ja­dos geo­grá­fi­ca­men­te co­mo Viet­nam y Cu­ba y tam­bién en la in­ter­pre­ta­ción mar­xis­ta de gru­pos co­mo las FARC en Co­lom­bia, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res Kur­dos (PKK) y en gru­pos al­ter­mun­dia­lis­tas.

Opio del pue­blo.

Pa­ra Marx, la re­li­gión es una dis­trac­ción que per­mi­te que los ex­plo­ta­dos ol­vi­den su mi­se­ria y que pue­de ser uti­li­za­da por los po­de­ro­sos. De ahí, la cé­le­bre ex­pre­sión, ex­traí­da de la Con­tri­bu­ción a la Crí­ti­ca de la Fi­lo­so­fía del De­re­cho de He­gel (1844) don­de se com­pa­ra la re­li­gión "al opio del pue­blo". Marx es un de­fen­sor del ateís­mo, aun­que tam­po­co es dog­má­ti­co en es­te pun­to. Pe­ro es­ta te­sis mar­xis­ta se ra­di­ca­li­zó en la Unión So­vié­ti­ca, y en mu­chos otros paí­ses de ins­pi­ra­ción mar­xis­ta. Co­mo re­sul­ta­do hu­bo re­li­gio­sos ase­si­na­dos, de­por­ta­cio­nes de cre­yen­tes, lu­ga­res de cul­to des­trui­dos, ins­ti­tu­cio­nes re­li­gio­sas abo­ca­das al ser­vi­cio del Es­ta­do: la com­pe­ten­cia ideo­ló­gi­ca fue arra­sa­da. Pa­ra Marx, la alie­na­ción re­li­gio­sa es uno más de los ele­men­tos que ex­pli­can el so­me­ti­mien­to del pro­le­ta­ria­do.

¿Se pue­de re­ci­clar a Marx?

Su le­ga­do "se li­mi­ta a los círcu­los aca­dé­mi­cos o in­te­lec­tua­les pe­ro el mar­xis­mo en los gran­des par­ti­dos de iz­quier­da es inexis­ten­te", afir­ma a la AFP Memp­his Krick­berg, un so­ció­lo­go y teó­ri­co mar­xis­ta fran­co-ale­mán.

Es el ca­so de los gru­pos de iz­quier­da ra­di­cal, co­mo el ale­mán Die Lin­ke o el fran­cés Fran­cia In­su­mi­sa, "que es­tán do­mi­na­dos por una in­fluen­cia po­pu­lis­ta que se re­fie­re ca­da vez me­nos al mar­xis­mo", se­gún Krick­berg.

Franz Die­trich, pro­fe­sor de his­to­ria de pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co de la Es­cue­la de Eco­no­mía de París, cree por su par­te que la po­pu­la­ri­dad de Marx tam­bién ha caí­do en­tre los eco­no­mis­tas.

REUTERS

El mar­xis­mo ayu­dó a am­pliar los de­re­chos so­cia­les de los tra­ba­ja­do­res, pe­ro sus teo­rías eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas no se cum­plie­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.