Un desa­yuno con Die­go As­ca­rrunz, de Au­to­lí­der

El Deber - Cuerpo B - - Portada - TUFFÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TARE@EL­DE­BER.COM.BO Die­go As­ca­rrunz

EL DE­BER inau­gu­ra un es­pa­cio que per­mi­ti­rá co­no­cer a los hom­bres y mu­je­res que con­du­cen los ne­go­cios en el país.

Co­rre dos ma­ra­to­nes por año y jue­ga te­nis en el Country Club Las Pal­mas du­ran­te al me­nos tres no­ches por se­ma­na. Aun­que le en­can­ta el de­por­te, acos­tum­bra to­mar un desa­yuno li­ge­ro. Die­go As­ca­rrunz, el ge­ren­te de Au­to­lí­der San­ta Cruz, es el pri­mer in­vi­ta­do de “Un Desa­yuno con…”, el nue­vo sec­tor del Eco­nó­mi­co de EL DE­BER. “Hoy voy a desa­yu­nar pan­que­ques, fru­ta y un po­co de ca­fé. Al ha­cer mu­cho de­por­te de­be­ría ser fa­ná­ti­co del desa­yuno pe­ro no lo soy. Nor­mal­men­te to­mo un va­so gran­de de ju­go de pa­pa­ya y un po­co de ca­fé”, re­la­ta el prin­ci­pal eje­cu­ti­vo de Au­to­lí­der, en una me­sa del res­tau­ran­te To­bo­ro­chi Bis­tro, del cuar­to pi­so del Ho­tel Ma­rriot. Es vier­nes y As­ca­rrunz lu­ce una ele­gan­te ca­mi­sa blan­ca con el lo­go­ti­po de su com­pa­ñía. Con­si­go lle­va un te­lé­fono de la mar­ca Hua­wei, por el que se in­for­ma con EL DE­BER Di­gi­tal. En las re­des so­cia­les so­lo tie­ne cuen­ta en Fa­ce­book y uno de sus pa­sa­tiem­pos es el ci­ne, com­bi­na­do con los de­por­tes y los jue­ves de ami­gos en la Fra­ter­ni­dad Fan­dan­gos. Su círcu­lo más cer­cano tam­bién in­clu­ye a un gru­po de run­ners. Sus va­ca­cio­nes no du­ran más de diez días y las ha­ce coin­ci­dir con al­gu­nos des­ti­nos don­de se rea­li­zan ma­ra­to­nes o co­rri­das. Die­go es­tu­dió Cien­cias Po­lí­ti­cas en Te­xas, Es­ta­dos Uni­dos, una pro­fe­sión que tie­ne po­ca re­la­ción con el ne­go­cio au­to­mo­triz, en el que triun­fa des­de ha­ce más de vein­te años. “Siem­pre tu­ve ape­go a la his­to­ria in­ter­na­cio­nal y al­go de po­lí­ti­ca, pe­ro ge­ne­ral­men­te tra­ba­jé en el área co­mer­cial. En ni­ño que­ría ser mi­li­tar y fui al Co­le­gio Mi­li­tar en Vir­gi­nia”, di­ce es­te cien­tis­ta po­lí­ti­co, que a sus 51 años se de­cla­ra ami­go de po­lí­ti­cos di­ver­sos. “Ten­go mu­chos ami­gos po­lí­ti­cos y tra­to de es­tar con Dios y con el Dia­blo”, ríe. “Bus­co una po­si­ción de neu­tra­li­dad”. In­sis­te en que su mun­do son las ven­tas, que le in­tere­sa­ron des­de tem­pra­na edad, ayu­da­do por su ca­rác­ter que le per­mi­te bue­nas re­la­cio­nes con la gen­te. “Si­go más de cer­ca los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos que la po­lí­ti­ca”.

En la tie­rra de Bob Mar­ley

Es­tu­dió has­ta el quin­to cur­so en el co­le­gio Ale­mán y has­ta se­gun­do in­ter­me­dio en el Fran­co. “Mi pa­dre era pe­tro­le­ro y fue con­tra­ta­do por el BID pa­ra tra­ba­jar en Ja­mai­ca. Allí hi­ce los dos úl­ti­mos años de co­le­gio y me fui a Es­ta­dos Uni­dos. Re­cuer­do que mi pa­dre lle­gó al ae­ro­puer­to de Ja­mai­ca, jus­to el día en que mu­rió Bob Mar­ley”, re­la­ta el ge­ren­te de Au­to­lí­der, que apre­cia la mú­si­ca del fa­mo­so ja­mai­quino. En la tie­rra de Usain Bolt, el hom­bre más ve­loz del pla­ne­ta, As­ca­rrunz era en los in­ter­co­le­gia­les de atle­tis­mo un des­ta­ca­do ve­lo­cis­ta. “Fue du­ro el ini­cio en Ja­mai­ca por mi in­glés que era bá­si­co”, agre­ga. Ha ju­ga­do te­nis siem­pre y tie­ne dos en­tre­na­do­res. El run­ning lo prac­ti­ca des­de ha­ce diez años y des­ta­ca el au­men­to de per­so­nas de­di­ca­das a es­ta dis­ci­pli­na. “El tro­te y el buen es­ta­do fí­si­co ha­cen la di­fe­ren­cia. Tra­to de ha­cer dos ma­ra­to­nes al año, que pa­ra los de mi edad son su­fi­cien­tes”.

De los lu­bri­can­tes a los vehícu­los

Des­pués de ti­tu­lar­se en Te­xas, Die­go As­ca­rrunz vol­vió a Bo­li­via y tra­ba­jó du­ran­te un año y me­dio en el área co­mer­cial de una em­pre­sa de lu­bri­can­tes. “Mi ca­rác­ter me ayu­da­ba a te­ner la fa­ci­li­dad de ofre­cer un pro­duc­to. Em­pe­cé en lo co­mer­cial y nun­ca más mi­ré atrás. Me in­vi­ta­ron lue­go a la je­fa­tu­ra de ven­tas de Ovan­do, que te­nía co­mo úni­ca mar­ca a Mit­su­bis­hi. Era fi­na­les de los años 90 y ya co­no­cía em­pre­sas. Las pe­tro­le­ras es­ta­ban bien y Ovan­do que­ría en­trar con ca­mio­ne­tas a un mer­ca­do en el que To­yo­ta era amo y se­ñor. En­ton­ces em­pe­cé ahí co­mo je­fe”. Re­cuer­da que tu­vo co­mo pri­me­ros co­la­bo­ra­do­res a tres gran­des ven­de­do­res de vehícu­los que eran ma­yo­res que él. “Mi­ré a ca­da uno de los tres y les sa­qué la me­jor par­te. Me gus­ta con­ver­sar con el equi­po. Cuan­do de­bo ser du­ro lo soy, pe­ro siem­pre bus­co con­sen­sos. En ge­ne­ral me co­no­cen co­mo al­guien fá­cil pa­ra tra­ba­jar”.

Una gran cri­sis en el año 2000

As­ca­rrunz re­cuer­da que es­tá más de 20 años en su com­pa­ñía y que tie­ne muy bue­na re­la­ción con los ac­cio­nis­tas. “En la cri­sis del 2000 el sec­tor au­to­mo­triz se achi­có de ma­ne­ra in­creí­ble. En­tre 1997 y 1999 hu­bo años muy bue­nos. Lue­go has­ta 2003 to­do se vino aba­jo y tu­vi­mos que achi­car­nos, por­que ven­día­mos 30 por cien­to de los ni­ve­les de años an­te­rio­res. Fue­ron épo­cas muy du­ras”. Au­to­lí­der tie­ne aho­ra 130 em­plea­dos del sec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo, co­mer­cial y de ser­vi­cio téc­ni­co, mien­tras que Ovan­do cuen­ta con un plan­tel si­mi­lar. “Con las bue­nas ci­fras que mues­tra la com­pa­ñía, otras me han he­cho ofer­tas in­tere­san­tes a ni­vel na­cio­nal pe­ro es­toy muy con­ten­to en Au­to­lí­der. En los pró­xi­mos cin­co años va­mos a te­ner un pe­rio­do muy bueno. Con Fiat en nues­tras ma­nos va­mos a lle­gar en un año a ser el gru­po au­to­mo­tor nú­me­ro dos y en el si­guien­te año el nú­me­ro uno del país”, ase­gu­ra.

Han me­jo­ra­do las ven­tas

El fo­co de As­ca­rrunz con Au­to­lí­der en las úl­ti­mas se­ma­nas es­tá en có­mo desa­rro­llar la mar­ca Fiat. “De­be­mos te­ner el equi­po y los pro­duc­tos lis­tos, las es­tra­te­gias cla­ras y los vehícu­los en show­room. Am­plia­re­mos el edi­fi­cio cen­tral, las nue­vas su­cur­sa­les en la zo­na sur y otro show­room en la ave­ni­da Gri­go­tá. En el día a día, es­te mes las ven­tas es­tán bien. Por suer­te el pri­mer tri­mes­tre fue bueno, po­co me­jor que el año pa­sa­do. Hay des­ace­le­ra­ción, pe­ro tam­bién opor­tu­ni­da­des. De­be­mos apro­ve­char las de­bi­li­da­des de la com­pe­ten­cia y ga­nar ma­yor par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do. No se van a ven­der más vehícu­los nue­vos que an­tes, pe­ro la es­tra­te­gia es pe­lear el ne­go­cio”. Ma­yo es un buen mes por el fes­te­jo del Día de la Ma­dre, ano­ta, pe­ro el me­jor de to­dos re­sul­ta oc­tu­bre por los efec­tos de la Ex­po­cruz. La for­ta­le­za de Au­to­lí­der es la ven­ta al par­ti­cu­lar, uno a uno, y evi­ta par­ti­ci­par en las li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas. “So­mos es­pe­cia­lis­tas en la ven­ta per­so­nal, la aten­ción al clien­te es ex­ce­len­te”, re­sal­ta. ¿Y cuál es el vehícu­lo es­tre­lla de Au­to­lí­der?, le pre­gun­ta­mos. “Pre­fie­ro ha­cer una ma­ra­tón de 42 ki­ló­me­tros que res­pon­der a esa pre­gun­ta”, son­ríe. “Em­pe­cé ma­ne­jan­do Mit­su­bis­hi. Lue­go tu­ve Mer­ce­des Benz y las mar­cas ame­ri­ca­nas de Jeep. He ma­ne­ja­do ca­si to­dos los mo­de­los. Ca­da uno tie­ne su pro­pio en­can­to. Aho­ra ten­go una Mon­te­ro Sport. Vol­ví a Mit­su­bis­hi por­que soy clá­si­co y que­ren­dón de es­ta mar­ca”. As­ca­rrunz di­ce lle­var­se bien con los due­ños y ge­ren­tes de las au­to­mo­tri­ces que com­pi­ten con su em­pre­sa. “An­tes se mi­ra­ban de reojo. Soy uno de los más an­ti­guos y de los pri­me­ros en te­ner bue­na re­la­ción. Al­gu­nos ge­ren­tes co­mo mi ami­go Eric Weis­se me pi­den que no me trai­ga a su ven­de­dor es­tre­lla. Cuan­do pu­bli­ca­mos un avi­so se pre­sen­tan, pe­ro soy cui­da­do­so con las con­tra­ta­cio­nes”, ex­pli­ca. Al ter­mi­nar “Un Desa­yuno con…”, su mi­ra­da de San­ta Cruz. “Es una ciu­dad con mu­chos em­pren­de­do­res, pe­ro que ne­ce­si­ta me­jo­rar al­gu­nos ser­vi­cios pa­ra evi­tar el des­or­den”. (Vea el vi­deo de la en­tre­vis­ta en www.el­de­ber.com.bo)

“Es­te año no ha­brá más ven­tas de vehícu­los nue­vos que el an­te­rior, pe­ro la es­tra­te­gia es pe­lear la par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do”

HER­NÁN VIR­GO

Con­ver­sa­ción y desa­yuno. Die­go As­ca­rrunz con el di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co Tuffí Aré

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.