Juan Car­los Elor­za “La in­no­va­ción, la­bor ex­clu­si­va de em­pre­sa­rios”

Pa­ra el ana­lis­ta de la CAF, el co­no­ci­mien­to es la pie­dra fun­da­men­tal pa­ra lue­go ini­ciar los pro­ce­sos de in­no­va­ción. Con­si­de­ra que el rol del Es­ta­do se li­mi­ta en brin­dar las con­di­cio­nes pa­ra los dis­tin­tos cam­bios

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - JUAN CAR­LOS SA­LI­NAS COR­TEZ juan­car­los.sa­li­nas@el­de­ber.com.bo

Pa­ra el ana­lis­ta de la CAF-Ban­co de De­sa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na, el co­no­ci­mien­to es la pie­dra fun­da­men­tal pa­ra ini­ciar los pro­ce­sos de in­no­va­ción. Cree que el rol del Es­ta­do se li­mi­ta en brin­dar las con­di­cio­nes pa­ra los dis­tin­tos cam­bios

Juan Car­los Elor­za es di­rec­tor de De­sa­rro­llo Pro­duc­ti­vo y Fi­nan­cie­ro del Ban­co de De­sa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na (CAF). El eco­no­mis­ta co­lom­biano con­si­de­ra que el de­sa­rro­llo de un país y los cam­bios pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ción y los ser­vi­cios de­ben sa­lir de los la­bo­ra­to­rios que son las em­pre­sas pri­va­das por­que, en su cri­te­rio, los in­ver­sio­nis­tas son por ex­ce­len­cia los agen­tes de cam­bio que tie­ne un país y de­ben ser apro­ve­cha­dos al máximo.

Ve que el Es­ta­do es un alia­do fun­da­men­tal al pro­por­cio­nar las con­di­cio­nes bá­si­cas (edu­ca­ción) pa­ra el de­sa­rro­llo de los pro­ce­sos de in­no­va­ción y tam­bién pa­ra ofre­cer regulaciones es­ta­bles que per­mi­ten a las em­pre­sas po­der di­se­ñar sus cam­bios a me­diano y lar­go pla­zo.

—¿Qué se en­tien­de por in­no­va­ción?

La in­no­va­ción es un fe­nó­meno muy es­tu­dia­do, pe­ro po­cas ve­ces se ha­ce én­fa­sis en la ne­ce­si­dad que hay en La­ti­noa­mé­ri­ca de en­ten­der que el cen­tro de la pro­ble­má­ti­ca de la in­no­va­ción son las em­pre­sas. La in­no­va­ción es un ac­to fun­da­men­tal­men­te em­pre­sa­rial, por su ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar in­ver­sión y re­torno en las em­pre­sas y, por lo tan­to, los em­pre­sa­rios son los ac­to­res fun­da­men­ta­les, no so­la­men­te en la ne­ce­si­dad de re­ci­bir apo­yo pa­ra te­ner ese pa­pel pro­ta­gó­ni­co.

—¿So­lo en el ám­bi­to pri­va­do se pue­de desa­rro­llar la in­no­va­ción?

De al­gu­na ma­ne­ra to­dos po­de­mos in­no­var; sin em­bar­go, el Es­ta­do tie­ne dos ro­les fun­da­men­ta­les, que son el ad­mi­nis­trar los re­cur­sos pa­ra acom­pa­ñar a los em­pre­sa­rios en los pro­ce­sos de in­no­va­ción, ya sea con regulaciones o pro­gra­mas es­pe­cia­les de in­cen­ti­vos y dos, con el de­sa­rro­llo de la ba­se de to­da in­no­va­ción, que es el de­sa­rro­llo del co­no­ci­mien­to. Por lo ge­ne­ral, el co­no­ci­mien­to es en­ten­di­do co­mo un bien pú­bli­co y es el Es­ta­do el en­car­ga­do de in­ver­tir pa­ra im­pul­sar esas ca­pa­ci­da­des que es­tán re­la­cio­na­das con la cien­cia y la tec­no­lo­gía.

—De acuer­do con su ex­pe­rien­cia, ¿Bo­li­via có­mo es­tá en el plano de la in­no­va­ción?

En ge­ne­ral, La­ti­noa­mé­ri­ca es­tá en un ni­vel muy ba­jo com­pa­ra­do con la me­dia mun­dial, aun­que hay al­gu­nos ca­sos ex­cep­cio­na­les en la re­gión, co­mo Uru­guay, el ar­gen­tino en el sec­tor cár­ni­co y ae­ro­es­pa­cial, en Bra­sil en el ni­vel de la pe­tro­quí­mi­ca y tam­bién la ae­ro­es­pa­cial, pe­ro por lo ge­ne­ral to­dos los paí­ses de la re­gión tie­nen un ni­vel de de­sa­rro­llo muy ba­jo de in­no­va­ción de­bi­do a que el en­tra­ma­do em­pre­sa­rial es muy pe­que­ño y las más gran­des es­tán en ca­de­nas que son muy cor­tas, pues su orien­ta­ción a la in­no­va­ción ha si­do exi­gua o ha te­ni­do una lec­tu­ra equi­vo­ca­da por los pri­va­dos al con­si­de­rar que la in­no­va­ción ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ver con los gran­des des­cu­bri­mien­tos, cuan­do las pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes o adap­ta­cio­nes son las que im­por­tan, pues al fi­nal es­tas per­mi­ten brin­dar me­jo­res pro­duc­tos y ser­vi­cios.

Ade­más de to­do ello, hay al­gu­nas fa­llas es­truc­tu­ra­les, co­mo una in­fra­es­truc­tu­ra de­fi­cien­te, un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que no da la ta­lla pa­ra ge­ne­rar las ca­pa­ci­da­des y competencias en la mano de obra pa­ra acom­pa­ñar los pro­ce­sos de in­no­va­ción. Tam­bién te­ne­mos de­fi­cien­cias en la es­ta­bi­li­dad re­gu­la­to­ria que di­fi­cul­tan que los em- pre­sa­rios to­men de­ci­sio­nes de lar­go pla­zo.

—¿Có­mo ayu­da la in­no­va­ción en el de­sa­rro­llo de un país?

Pa­ra au­men­tar el pro­duc­to de un país, el in­gre­so de una na­ción se pue­de ha­cer de dos for­mas: au­men­tan­do la can­ti­dad de factores de pro­duc­ción que tie­nen que ver con el ca­pi­tal, la tie­rra y el tra­ba­jo o me­jo­ran­do la pro­duc­ti­vi­dad de esos factores. A su vez, pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad se ne­ce­si­tan dos co­sas. Una me­jor asignación de los re­cur­sos o in­no­var, y es­ta es fun­da­men­tal pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ción, es co­mo el di­ne­ro con la fe­li­ci­dad, no es la fe­li­ci­dad, pe­ro se pa­re­ce mu­chí­si­mo.

—¿La in­no­va­ción es si­nó­ni­mo de tec­no­lo­gía o su al­can­ce es más am­plio?

No, no, de he­cho, hoy en día se re­co­no­cen mu­chos es­que­mas de in­no­va­ción y no ne­ce­sa­ria­men­te una in­no­va­ción ge­ne­ra una tec­no­lo­gía. La in­no­va­ción en la me­di­da en que ge­ne­re una ren­ta­bi­li­dad en el mer­ca­do sí se pue­de cons­ti­tuir en un cam­bio, mien­tras que la tec­no­lo­gía no ne­ce­sa­ria­men­te es un agen­te de cam­bio pa­ra la so­cie­dad.

Una co­sa que tie­nen que en-

La in­no­va­ción es un fe­nó­meno muy es­tu­dia­do, pe­ro po­cas ve­ces se la com­pren­de en su real mag­ni­tud”

Pa­ra au­men­tar el pro­duc­to de un país y el in­gre­so de una na­ción, la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad es muy im­por­tan­te”

ten­der los em­pre­sa­rios es que cuan­do hay desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos en otras par­tes del mun­do o en otros sec­to­res y que los mis­mos se pue­den in­cor­po­rar a su ac­ti­vi­dad dia­ria son pro­ce­sos de in­no­va­ción que de­ben apro­ve­char­los.

—¿Pa­ra im­ple­men­tar una in­no­va­ción al­can­za con te­ner un buen sis­te­ma edu­ca­ti­vo o ha­ce fal­ta con­tar con el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar esos pro­ce­sos?

En to­do es­te pro­ce­so de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co es di­fí­cil de­ter­mi­nar qué fue lo pri­me­ro, si el hue­vo o la ga­lli­na. To­do el mun­do se sor­pren­de por los gran­des puer­tos y ae­ro­puer­tos que tie­ne Chi­na, y uno se pre­gun­ta si esas obras las cons­tru­yó pa­ra po­der cre­cer o las hi­zo lue­go de cre­cer. En reali­dad, no ha si­do nin­guno de los dos, sino que fue un pro­ce­so con­ti­nuo de de­sa­rro­llo y so­fis­ti­ca­ción de esos sec­to­res.

Tam­po­co ha­ce fal­ta una gran in­ver­sión pa­ra la in­no­va­ción, sino que las in­ver­sio­nes de­ben ser sos­te­ni­das y se de­ben con­so­li­dar.

—En San­ta Cruz el sec­tor agrí- co­la con­si­de­ra que el uso de se­mi­llas trans­gé­ni­cas va a per­mi­tir au­men­tar su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción. ¿Con­si­de­ra que la in­cor­po­ra­ción de es­ta va­ria­ble es un pa­so a la in­no­va­ción agrí­co­la?

Pri­me­ro, una in­no­va­ción tie­ne que es­tar con­so­li­da­da en el mer­ca­do, no bas­ta con que sea un cam­bio téc­ni­co o una idea no­ve­do­sa. Ade­más, las em­pre­sas de­ben te­ner la ca­pa­ci­dad de ad­mi­nis­trar esas in­no­va­cio­nes. En el ca­so de los trans­gé­ni­cos, téc­ni­ca­men­te sí pue­de ser con­si­de­ra­do una in­no­va­ción; sin em­bar­go, hay quie­nes sos­tie­nen que eso pue­do cau­sar pro­ble­mas y qui­zás lo más pru­den­te es se­guir ha­cien­do ob­ser­va­cio­nes al com­por­ta­mien­to de los trans­gé­ni­cos.

Es im­por­tan­te saber que tam­bién exis­ten frenos pa­ra las in­no­va­cio­nes y los mis­mos mu­chas ve­ces sir­ven pa­ra me­jo­rar­las. En el ca­so de los trans­gé­ni­cos, los frenos tie­nen que ver con el te­ma del me­dioam­bien­te, con los cam­bios cli­má­ti­cos; yo pue­do ha­cer una gran in­no­va­ción pa­ra mi em­pre­sa, pe­ro si la mis­ma cau­sa da­ño al eco­sis­te­ma, se lo de­be con­tro­lar y fre­nar. Las in­no­va­cio­nes siem­pre de­ben bus­car me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas, pe­ro pen­sa­das en con­jun­to.

—¿Des­de la CAF cuá­les son las he­rra­mien­tas concretas que apor­tan a Bo­li­via pa­ra los pro­ce­sos de in­no­va­ción?

Po­co a po­co fui­mos desa­rro­llan­do una car­te­ra de pro­duc­tos pa­ra aten­der las de­fi­cien­cias en los sis­te­mas de in­no­va­ción. Te­ne­mos ta­lle­res es­pe­cia­li­za­dos, que tie­nen un va­lor de en­tre $us 30.000 y $us 1,5 mi­llo­nes, pa­ra que de for­ma prác­ti­ca se bus­que in­no­var; acom­pa­ña­mos a las em­pre­sas en to­do su pro­ce­so de cam­bio, que siem­pre es gra­dual y de lar­go alien­to.

FO­TOS: JOR­GE GU­TIÉ­RREZ

Cam­bios. Elor­za la­men­tó que la re­gión se en­cuen­tre re­za­ga­da en el te­ma de la in­no­va­ción

Even­to. Elor­za par­ti­ci­pó del Fo­ro Eco­nó­mi­co 2018 que or­ga­ni­zó la Cain­co y que se reali­zó en la ca­pi­tal cru­ce­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.