Es­cri­bo pa­ra que me es­cu­chen

El Deber - Cuerpo B - - PUNTO DE VISTA - Gonzalo Chá­vez A. ANA­LIS­TA ECO­NÓ­MI­CO

Es­cri­bo pa­ra que me es­cu­chen. Es­cri­bo pa­ra dia­lo­gar con el pre­sen­te y el por­ve­nir. La pa­la­bra tra­za­da deja me­mo­ria en el tiem­po. A la pa­la­bra ha­bla­da se la lle­va el vien­to, es­pe­cial­men­te, si es­te se ori­gi­na en Vi­lla­zón, la pa­tria de los ai­res pen­den­cie­ros. La pa­la­bra es­cri­ta per­mi­te que las ge­ne­ra­cio­nes del fu­tu­ro co­noz­can las ideas del pre­sen­te.

El ac­to de es­cri­bir es una ten­ta­ti­va de bus­car la in­mor­ta­li­dad a tra­vés del ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co de las ideas. Po­cos lo lo­gran. Pro­ba­ble­men­te a los es­cri­bi­do­res de do­min­go, co­mo su se­gu­ro ser­vi­dor, se los ol­vi­da el San Lu­nes, pe­ro es­pe­ro que a fu­tu­ro los bu­cea­do­res de la his­to­ria y los mi­ne­ros de da­tos en­cuen­tren mis co­lum­nas en los li­bros o en las nu­bes de in­ter­net y con ellas se ha­rán una idea de qué pa­sa­ba con el ti­po de cam­bio, la po­lí­ti­ca fis­cal o el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro tam­bién des­cu­bri­rán las co­sas de las que nos reía­mos, en­ten­de­rán nues­tras preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les y com­pren­de­rán los de­ba­tes so­bre po­lí­ti­ca que te­nía­mos a ini­cios del si­glo XXI.

En­tre­tan­to, más allá de bus­car el re­cuer­do im­pe­re­ce­de­ro, es­cri­bir es un ofi­cio que da pla­cer por­que co­mu­ni­ca sin ha­blar, per­mi­te el en­cuen­tro sin pre­sen­cia. Pe­ro so­bre to­do, es­cri­bir pa­ra ser es­cu­cha­do es te­ra­péu­ti­co, la­va los re­co­ve­cos del al­ma, ayu­da a exor­ci­zar, en do­sis pe­que­ñas y do­mi­ni­ca­les, los de­mo­nios que ha­bi­tan nues­tras es­pe­ran­zas.

Es­cri­bir una co­lum­na es sa­cu­dir­se de las cer­te­za de pa­co­ti­lla tan presentes en las más­ca­ras del día a día, pa­ra cul­ti­var las alas del es­pí­ri­tu crí­ti­co. Es una for­ma de re­fle­xio­nar con los la­ti­dos del co­ra­zón más ace­le­ra­dos por la adre­na­li­na que pro­vo­ca la en­tre­ga se­ma­nal de una no­ta. Es un ejer­ci­cio de li­ber­tad pleno que in­co­mo­da a mu­chos, es­pe­cial­men­te a los po­de­ro­sos de turno.

Aho­ra bien, es­cri­bir es por de­fi­ni­ción un ac­to so­li­ta­rio y a ve­ces an­gus­tian­te, es­pe­cial­men­te, cuan­do a uno lo aban- do­nan las mu­sas de la ins­pi­ra­ción. Pe­ro la so­le­dad es más que com­pen­sa­da con su fir­me pre­sen­cia do­mi­ni­cal, que­ri­do lec­tor. Es así que, con sus ojos so­bre es­te pa­pel y sus col­mos en apron­te, es­cri­bir se con­vier­te en un en­cuen­tro, en un ac­to de com­pli­ci­dad di­fe­ri­da. Es­cri­bir una co­lum­na es jun­tar a la gen­te sin que ten­gan que re­unir­se, es con­vo­car a un de­ba­te de múl­ti­ples vo­ces que se oyen a tra­vés del eco de las pa­la­bras es­cri­tas. Es la pre­sen­cia de la au­sen­cia, es la pre­sen­cia de las ideas y las emo­cio­nes en la au­sen­cia fí­si­ca.

A ve­ces ima­gino que los do­min­gos, la gen­te se en­cuen­tra en va­rias es­qui­nas de mi ar­tícu­lo pa­ra con­ver­sar con­mi­go, pe­ro tam­bién sos­pe­cho que brin­do asun­tos y con­tro­ver­sias pa­ra que mis ama­bles lec­to­res pue­blen sus ho­ri­zon­tes.

La con­ver­sa­ción me­dia­da por la le­tra per­mi­te en­cuen­tros muy di­fe­ren­tes, más pau­sa­dos y me­di­ta­dos. Es co­mo ha­blar a tra­vés de las vie­jas ra­dios de co­mu­ni­ca­ción, aque­llas que des­pués cuan­do uno ha­bla, en es­te ca­so es­cri­be, y tie­ne que de­cir: “! cam­bio!”, pa­ra re­ci­bir la res­pues­ta, so­lo que el in­ter­va­lo de

Es­cri­bir es, so­bre to­do, es­pe­rar, co­ci­na­do en los fue­gos len­tos de la an­gus­tia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.