En­tre­vis­ta al ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía

Luis A. Ar­ce Ca­ta­co­ra

El Deber - Cuerpo B - - Portada - MI­GUEL ÁN­GEL MELENDRES ma­me­len­dres@yahoo.com

Luis Ar­ce, aho­ra di­rec­tor de YPFB Trans­por­te, con­si­de­ra que hay em­pre­sa­rios que no es­tán a la al­tu­ra del modelo eco­nó­mi­co.

El ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía des­car­ta que ha­ya una de­va­lua­ción de la mo­ne­da na­cio­nal. Di­ce que no vol­ve­rá al Go­bierno has­ta que es­té to­tal­men­te re­pues­to. Es crí­ti­co con la di­ri­gen­cia de los pri­va­dos del país

Pe­se a una en­fer­me­dad muy se­ria que lo ale­jó de su car­go, se lo ve di­ná­mi­co y cam­pea un buen sem­blan­te. Di­ce que aún no es­tá lis­to pa­ra em­pren­der ac­ti­vi­da­des que de­man­den mu­cho es­fuer­zo, pe­ro no le pier­de pa­so a la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca.

¿Ya es­tá me­jor de sa­lud?

Fe­liz­men­te, la eta­pa du­ra ya pa­só. Es­te tu­mor can­ce­rí­geno que te­nía tie­ne re­bro­tes y eso es lo que es­tá cui­dan­do el mé­di­co. Me es­tá ha­cien­do con­tro­les tri­mes­tra­les. Ya he te­ni­do dos has­ta el mo­men­to y to­do fe­liz­men­te ha sa­li­do muy bien. Es­ta­mos op­ti­mis­tas de que es­to se re­suel­va más rá­pi­do de lo que nor­mal­men­te su­ce­de. Fui so­me­ti­do a un tra­ta­mien­to con 12 qui­mio­te­ra­pias en Bra­sil. To­das fe­liz­men­te muy efec­ti­vas. Se pu­do erra­di­car el tu­mor, pe­ro co­mo es­te es un te­ma mi­cros­có­pi­co, hay que ha­cer eva­lua­cio­nes per­ma­nen­tes. Es­toy sien­do dis­ci­pli­na­do en to­do lo que me di­ce el mé­di­co.

Co­mo ex­mi­nis­tro ¿Có­mo ana­li­za la eco­no­mía a me­dio año de 2018?

Los in­di­ca­do­res mues­tran que la eco­no­mía es­tá sa­lu­da­ble. El sis­te­ma fi­nan­cie­ro da cuen­ta de un in­cre­men­to en los de­pó­si­tos y cré­di­tos. Hay bue­na re­cau­da­ción de im­pues­tos. El IGAE (Ín­di­ce Ge­ne­ral de Ac­ti­vi­dad Eco­nó­mi­ca) y los in­di­ca­do­res lí­de­res de pro­duc­ción an­dan bien. Te­nía mie­do de los efec­tos cli­má­ti­cos de prin­ci­pios de año, que afec­ta­ron a al­gu­nas co­mu­ni­da­des, pe­ro pa­re­ce que eso ha si­do com­pen­sa­do con la bue­na pro­duc­ción. La ma­nu­fac­tu­ra no ha ba­ja­do los bra­zos. En ge­ne­ral, es­ta­mos a un buen rit­mo, com­pa­ra­do con lo que es­tá pa­san­do con los paí­ses vecinos.

¿Ter­mi­na­re­mos me­jor que el año pa­sa­do?

Creo que Bo­li­via va a li­de­rar otra vez el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­te año. Si la in­ver­sión pú­bli­ca se sos­tie­ne co­mo en los pri­me­ros me­ses, que fue más al­ta que la del año pa­sa­do, en­ton­ces se va a con­so­li­dar el cre­ci­mien­to por en­ci­ma del 4,5% pa­ra es­ta ges­tión.

Lue­go de 12 años de im­ple­men­ta­do el modelo eco­nó­mi­co ¿se­rá tiem­po de ajus­tar­lo?

Des­pués de ese tiem­po, por su­pues­to que nues­tro modelo ne­ce­si­ta me­jo­rar­se en al­gu­nas co­sas. Por ejem­plo, se­guir apo­yan­do al sec­tor de la mi­cro­em­pre­sa, con­ti­nuar con la po­lí­ti­ca pro­duc­ti­va in­cen­ti­van­do al sec­tor agro­pe­cua­rio, es­pe­cial­men­te a los pro­duc­to­res de fru­ta, ver­du­ras, le­gum­bres, pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción. Con­so­li­dar la in­dus­tria­li­za­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les. To­do eso se ne­ce­si­ta, pe­ro es­tá en línea con el modelo. Se ha es­ta­do ha­cien­do, aun­que evi­den­te­men­te hay una ra­len­ti­za­ción de las me­di­das que an­tes se to­ma­ban pa­ra me­jo­rar. Es­ti­mo que has­ta el se­gun­do se­mes­tre ya em­pe­za­rán a sa­lir las me­di­das.

Pe­ro ¿no se­rá ne­ce­sa­rio cam­biar el modelo?

De nin­gu­na ma­ne­ra, sino to­do lo con­tra­rio. Hay que pro­fun­di­zar es­te modelo, es­pe­cial­men­te la eta­pa re­dis­tri­bu­ti­va del in­gre­so.

¿Qué se nos vie­ne en el fu­tu­ro in­me­dia­to?

Lo peor de la cri­sis que afec­tó a mu­chos paí­ses de la re­gión ya pa­só. El 2016 fue el peor año que vi­vió el mun­do. El modelo eco­nó­mi­co mos­tró que cuan­do en­fren­ta­mos cri­sis, con caí­das de pre­cios, si­gue man­te­nién­do­se con la for­ta­le­za pa­ra sa­car a la eco­no­mía ha­cia ade­lan­te. Es­te 2018 es mu­cho más có­mo­do que años an­te­rio­res. Los si­guien­tes seis me­ses que se vie­nen van a ser me­jo­res que los seis pri­me­ros me­ses de es­te año. El úni­co nu­ba­rrón que se tie­ne es lo que va a ser (Do­nald) Trump en Es­ta­dos Uni­dos y que pue­de afec­tar a nues­tros paí­ses vecinos, y de ma­ne­ra in­di­rec­ta pue­da te­ner con­se­cuen­cias en el nues­tro.

¿Có­mo ve el ma­ne­jo de la eco­no­mía en el Go­bierno ac­tual?

Fe­liz­men­te se ha man­te­ni­do el equi­po y se ha man­te­ni­do sin nin­gu­na mo­di­fi­ca­ción el modelo eco­nó­mi­co. Mal po­dría yo cri­ti­car lo que no­so­tros mis­mos he­mos es­ta­ble­ci­do. Me ale­gro de ha­ber con­for­ma­do un equi­po en el mi­nis­te­rio que va a res­pon­der con cual­quie­ra que es­té a car­go del mi­nis­te­rio.

¿Hay to­da­vía al­gu­na in­fluen­cia de Luis Ar­ce den­tro del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía?

No hay nin­gu­na. Más bien, es­toy a la or­den pa­ra cual­quier du­da, con­sul­ta, co­men­ta­rio o su­ge­ren­cia que pue­da ve­nir del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, de otro o del pro­pio Pa­la­cio de Go­bierno.

¿Ha pen­sa­do en vol­ver?

Siem­pre ha es­ta­do la idea de vol­ver, pe­ro pri­me­ro es­tá la sa­lud. Re­cu­pe­ra­mos la sa­lud y así sí se po­drá ha­blar al res­pec­to.

En enero se ba­ra­ja­ba su nom­bre en al­gu­nos mi­nis­te­rios...

No co­noz­co de esos co­men­ta­rios. Sin em­bar­go, yo he re­ci­bi­do un ca­ri­ño de la gen­te. En la ca­lle o el mi­ni­bús. Hay gen­te que me pa­ga mi pa­sa­je. Me sien­to muy hon­ra­do de que la gen­te se preo­cu­pe. Cuan­do voy al mer­ca­do, no me quie­re co­brar. Has­ta me da ver­güen­za. Pe­ro sien­to que hay un ca­ri­ño es­pe­cial. Les agra­dez­co mu­cho. Mu­cha gen­te me pre­gun­ta cuán­do voy a vol­ver. Pe­ro cuan­do es­té al 100% y pue­da con­ven­cer a la fa­mi­lia que ya no ten­go na­da, re­cién voy a po­ner­me a pen­sar en re­gre­sar a un car­go pú­bli­co.

¿Có­mo fue la de­ci­sión de ser par­te del di­rec­to­rio de YPFBT­rans­por­te?

Re­cien­te­men­te me in­vi­ta­ron a que for­me par­te. Voy a ser un miem­bro más. Mu­cha gen­te pen­sa­ba que iba a ser el man­da­más. Yo so­lo voy a for­mar par­te del di­rec­to­rio, así que es­ta­ré yen­do a San­ta Cruz las ve­ces que el di­rec­to­rio así lo de­man­de. Pe­ro has­ta aho­ra no he si­do con­vo­ca­do a nin­gu­na reunión y no ten­go si­quie­ra una co­mu­ni­ca­ción ofi­cial de YPFB-Trans­por­te al res­pec­to.

¿Qué pue­de apor­tar us­ted?

Lo que hay que ver es la si­tua­ción fi­nan­cie­ra en la que se en­cuen­tra, los ne­go­cios que em­pren­de, la for­ma en que es­tá en­ca­ran­do el ma­ne­jo de la ad­mi­nis­tra­ción de los tu­bos de gas, el en­vío de gas a Ar­gen­ti­na, a Bra­sil, a las plan­tas pro­ce­sa­do­ras de urea, en­tre otras co­sas. Va­mos a apo­yar que es­té garantizada la sos­te­ni­bi­li­dad de la em­pre­sa. Ha­brá que ver la po­lí­ti­ca que pue­de se­guir.

¿Ha­brá una bue­na re­mu­ne­ra­ción ahí?

La ver­dad, des­co­noz­co.

¿Qué opi­na sobre los cues­tio­na­mien­tos de sec­to­res em­pre­sa­ria­les por el dó­lar fi­jo fren­te a la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal?

No es­tán le­yen­do lo que pa­sa en Amé­ri­ca La­ti­na. El 2014, el FMI re­co­men­dó la li­be­ra­ción del ti­po de cam­bio y to­dos los paí­ses le hi­cie­ron ca­so. No­so­tros les di­ji­mos que Bo­li­via no iba a ha­cer nin­gu­na mo­di­fi­ca­ción de esa na­tu­ra­le­za que no es­té en­mar­ca­da en los fun­da­men­tos de la eco­no­mía y que no re­pre­sen­te pro­ble­mas con el efec­to ‘Pass Th­rough’. Es lo que ha ocu­rri­do en otros paí­ses. El es­fuer­zo de de­va­luar pa­ra ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes de co­mer­cio ex­te­rior se ve afec­ta­do por una ma­yor in­fla­ción que se co­me to­da la de­va­lua­ción y, por lo tan­to, no es que un país ga­na com­pe­ti­ti­vi­dad. Ar­gen­ti­na es el peor de los ejem­plos. La cla­ve es man­te­ner una in­fla­ción es­ta­ble y con eso se ge­ne­ra un ti­po de cam­bio real po­si­ti­vo.

Pe­ro ¿se po­dría lle­gar a de­pre­ciar la mo­ne­da bo­li­via­na?

No es que hay que mi­rar so­lo el ti­po de cam­bio, ese es el error de mu­chos eco­no­mis­tas que tie­nen el chip neo­li­be­ral y re­pi­ten co­mo lo­ros lo que es­tá en los li­bros de tex­to, sin to­mar en cuen­ta los su­pues­tos que es­tán en los mo­de­los eco­nó­mi­cos y la reali­dad que vi­ven los paí­ses. Esos erro­res se pa­gan, co­mo el ca­so bra­si­le­ño, ar­gen­tino o co­lom­biano. Les acla­ro que Bo­li­via no tie­ne un ti­po de cam­bio fi­jo. El sis­te­ma cam­bia­rio que tie­ne Bo­li­via es un ‘craw­ling peg’ ac­ti­vo.

¿Có­mo fun­cio­na?

Es un sis­te­ma que mue­ve el ti­po de cam­bio en fun­ción a los fun­da­men­tos. Con ese sis­te­ma, más bien de­be­ría­mos apre­ciar la mo­ne­da bo­li­via­na por­que te­ne­mos el ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co res­pec­to a los de­más paí­ses.

¿Có­mo ve al sec­tor em­pre­sa­rial en el país?

Hay un sec­tor ma­yo­ri­ta­rio em­pre­sa­rial que no es­tá pu­dien­do reac­cio­nar y no es­tá a la al­tu­ra del desafío del modelo eco­nó­mi­co bo­li­viano. Es el que siem­pre an­da po­nien­do pre­tex­tos, el que siem­pre an­da bus­can­do ex­cu­sas pa­ra no in­ver­tir. Fe­liz­men­te hay otro sec­tor, ge­ne­ral­men­te jo­ven, di­ná­mi­co, em­pren­de­dor, que in­vier­te, que se ma­ne­ja con ol­fa­to em­pre­sa­rial, an­tes que con bus­car qué me da el Go­bierno pa­ra ga­ran­ti­zar una ren­ta­bi­li­dad en mi em­pre­sa. Ese em­pre­sa­ria­do que siem­pre ha exis­ti­do, que es­tá den­tro de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Bo­li­via, es un em­pre­sa­ria­do an­ti­guo que no ha con­so­li­da­do la men­ta­li­dad em­pre­sa­rial, que si­gue pen­san­do que el Es­ta­do tie­ne que ha­cér­se­lo to­do y lo ha­ce sin in­ver­tir. El otro sec­tor di­ná­mi­co, que mu­chos de ellos no es­tán afi­lia­dos a la CEPB o es­tán afi­lia­dos por obli­ga­ción, es­tá mos­tran­do que es­tá a la al­tu­ra del desafío de in­dus­tria­li­zar el país.

¿Cuál de­be­ría ser la re­la­ción Go­bierno-em­pre­sa­rios?

Las con­di­cio­nes del sec­tor em­pre­sa­rial des­de el Go­bierno ya es­tán da­das ¿Qué más quie­ren? Cuan­do uno mi­ra el ex­ce­den­te de la eco­no­mía, el sec­tor pri­va­do se lle­va el 75% del ex­ce­den­te eco­nó­mi­co del país. El res­tan­te se que­da pa­ra el Es­ta­do. Pe­ro por el la­do de la in­ver­sión, el Es­ta­do es­tá in­vir­tien­do cer­ca de $us 5.000 mi­llo­nes pro­me­dio y los em­pre­sa­rios no lle­gan ni a $us 1.200 mi­llo­nes ¿có­mo pue­de ser que no in­vier­tan y se que­den con la ma­yor par­te del ex­ce­den­te eco­nó­mi­co bo­li­viano? Al­go es­tá mal, hay que re­ver­tir las co­sas, ge­ne­rar con­di­cio­nes pa­ra que quien in­vier­ta se que­de con el ex­ce­den­te o que el sec­tor que hoy se es­tá que­dan­do con el ex­ce­den­te, in­vier­ta más. Por otro la­do, el em­pre­sa­rio reac­cio­na por­que se le co­bra lo que tie­ne que pa­gar.

Nun­ca he­mos te­ni­do el respaldo de los me­dios de pren­sa pa­ra lo­grar in­cor­po­rar a los sec­to­res que no quie­ren tri­bu­tar”

Los em­pre­sa­rios bo­li­via­nos no tie­nen es­pal­da pa­ra po­der ga­ran­ti­zar la mag­ni­tud de las obras que se es­tán ha­cien­do en el país”

El em­pre­sa­rio tie­ne que arries­gar­se. No se pre­sen­tan a las obras gran­des, pe­ro se ha­cen sub­con­tra­tar por las ex­tran­je­ras”

FOTOS: APG NO­TI­CIAS

CREDITO

Ar­ce la­men­ta que al­gu­nos em­pre­sa­rios so­lo bus­quen ex­cu­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.