Érick Saa­ve­dra, de me­cá­ni­co a CEO de To­yo­sa

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - TUFFÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TARE@EL­DE­BER.COM.BO (Vea el vi­deo en www.el­de­ber.com.bo)

“Pa­ra mí es­tar me­ti­do en­tre los fie­rros es nor­mal”, re­sal­ta el hom­bre que co­man­da des­de ha­ce tres años To­yo­sa. Erick Saa­ve­dra Men­di­zá­bal es, a sus 41 años, el ge­ren­te ge­ne­ral de la com­pa­ñía que con­quis­tó a los in­ven­to­res de la fa­mo­sa mar­ca ja­po­ne­sa To­yo­ta pa­ra re­pre­sen­tar­la ex­clu­si­va­men­te en Bo­li­via. Na­ci­do en Co­cha­bam­ba, ra­di­ca­do des­pués de los 11 años en La Paz y for­ma­do pro­fe­sio­nal­men­te en EEUU, di­ce que le en­can­ta vi­vir con su es­po­sa Ji­me­na Ri­co To­ro y con sus tres hi­jos en la be­lla zo­na cru­ce­ña de Uru­bó, des­de ha­ce 14 años. “Mis hi­jos son cam­bas y yo di­go que soy po­ron­gue­ño”, ex­pre­sa du­ran­te Un desa­yuno con EL DE­BER, en el res­tau­ran­te del ho­tel Ca­mino Real.

Con su her­mano me­lli­zo Ed­win apren­die­ron de mecánica cuan­do su pa­dre los lle­va­ba en va­ca­cio­nes al ta­ller de To­yo­ta en La Paz. So­lo te­nían 12 años, pe­ro ya ex­plo­ra­ban los car­bu­ra­do­res. Su je­fe de esa épo­ca, un téc­ni­co en mecánica, hoy es el ge­ren­te de ser­vi­cios, ba­jo su man­do. “Ahí apren­dí que sa­ber tra­ba­jar es un buen há­bi­to. Me dio ba­se, ya que ahora pue­do en­trar al ta­ller, ver có­mo se cum­ple una or­den de tra­ba­jo y de­ter­mi­nar el cri­te­rio de ca­li­dad de ser­vi­cio. El con­trol fí­si­co en la pos­ven­ta es fun­da­men­tal. Te­ne­mos me­cá­ni­cos cer­ti­fi­ca­dos por To­yo­ta en Ja­pón”.

Saa­ve­dra ob­tu­vo el bachillerato en el co­le­gio Cal­vert de La Paz y pre­via­men­te ha­bía es­tu­dia­do en el Saint An­drews. “Tu­ve un tours de co­le­gios, pe­ro eso me ha ayu­da­do a ver las co­sas de ma­ne­ra dis­tin­ta. Fui un po­co re­bel­de. Me gus­ta­ban las ma­te­rias de fí­si­ca y química. Un año me apla­cé por ar­tes. Soy ma­lo pa­ra di­bu­jar y so­lo can­to en la ducha pa­ra que na­die me es­cu­che”, bro­mea. Cur­só du­ran­te cua­tro años la ca­rre­ra de ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les, en Bos­ton, EEUU, y se es­pe­cia­li­zó en mar­ke­ting. Ahí tam­bién hi­zo una pa­san­tía en To­yo­ta, don­de apren­dió el con­cep­to ame­ri­cano de ne­go­cios, que era el vo­lu­men. “Ahora el mar­gen pro­vie­ne ma­yor­men­te de la pos­ven­ta y del cré­di­to fi­nan­cie­ro”, apun­ta.

Sie­te me­ses en la cul­tu­ra To­yo­ta

Una de las con­di­cio­nes que To­yo­ta pro­po­ne es que si al­guno de sus so­cios lo­ca­les eli­ge a un hi­jo co­mo al­to eje­cu­ti­vo de­be re­ci­bir for­ma­ción en Ja­pón. “Hay his­to­rias de fa­mi­lias que fra­ca­sa­ron en la si­guien­te ge­ne­ra­ción por­que no co­no­cían el ne­go­cio. Por eso fui sie­te me­ses a apren­der de la cul­tu­ra, fi­lo­so­fía, me­to­do­lo­gía y cos­tum­bres ja­po­ne­sas. La par­te fun­da­men­tal es la pla­ni­fi­ca­ción, no a un mes, sino a cin­co, diez y 15 años. Al­gu­nas com­pa­ñías lo ha­cen in­clu­so a 100 años. To­yo­ta ha­ce un plan de cin­co años y to­do se ex­pli­ca en una sim­ple ho­ja pa­ra leer y to­mar de­ci­sio­nes rá­pi­das. No ha­cen un li­bro de te­sis. Re­gis­tran el pro­ble­ma y la so­lu­ción, que es la ba­se del plan­ning”, ex­pli­ca.

Tras su pri­mer re­torno de Ja­pón se in­te­gró co­mo coor­di­na­dor co­mer­cial a To­yo­sa en Bo­li­via. Men­cio­na que su fuer­te no era fi­nan­zas, pe­ro ahora es lo que más atien­de. Su se­gun­da in­cur­sión en la na­ción asiá­ti­ca la hi­zo en su rol de em­ba­ja­dor de Bo­li­via, por un pe­rio­do de un año y ocho me­ses. “Fue una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te que cam­bió mi vi­da. Me en­se­ñó a ser más pru­den­te, a es­cu­char más y ha­blar me­nos. Ja­pón es una gran na­ción, pe­ro tie­ne po­co te­rri­to­rio. En Bo­li­via hay mu­cho es­pa­cio pa­ra el crecimiento”.

El exem­ba­ja­dor di­ce que le en­can­ta­ría apli­car el or­den que vio en la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. “Es un va­lor que se en­se­ña en la es­cue­la. Los ni­ños es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra la ad­ver­si­dad”. Re­fie­re que cuan­do ocu­pó la fun­ción di­plo­má­ti­ca su me­jor re­sul­ta­do fue ge­ne­rar ga­ran­tías pa­ra in­ver­sio­nes co­mo la de Su­mi­to­mo, que des­ti­nó 600 mi­llo­nes de dó­la­res a su ope­ra­ción en Bo­li­via.

Re­cuer­da que al ini­cio de su ges­tión la em­ba­ja­da te­nía so­lo tres fun­cio­na­rios, pe­ro lle­gó a con­tar con 10 pa­ra aten­der a 7.000 bo­li­via­nos. Una de sus ini­cia­ti­vas fue la ha­bi­li­ta­ción de con­su­la­dos mó­vi­les.

Una fir­ma con 600 em­plea­dos

To­yo­sa cum­pli­rá 43 años en Bo­li­via. “Mi pa­dre fue el fun­da­dor. En 1981 fue dis­tri­bui­dor y en 1996 pa­só a ser el úni­co con To­yo­sa. Hoy te­ne­mos 600 em­plea­dos y 35 pun­tos de ven­ta. Nues­tro es­tán­dar de ca­li­dad del ser­vi­cio es del 95% y el ín­di­ce de sa­tis­fac­ción del clien­te es del 87%. El ob­je­ti­vo es su­bir al 92% y man­te­ner­nos”. “Al vol­ver mi pa­dre me apo­yó pa­ra eje­cu­tar cam­bios es­truc­tu­ra­les. Ahora es­ta­mos más cien­tí­fi­cos en lo que ha­ce­mos. Te­ne­mos un equi­po hu­mano for­ma­do en aten­ción al clien­te, pe­ro to­ma­rá su tiem­po. El ne­go­cio es sos­te­ni­ble y la in­dus­tria cre­ce”. Cuen­ta con 16 ge­ren­tes ba­jo su man­do y se reúne con ellos ca­da lu­nes pa­ra eva­luar el desem­pe­ño fi­nan­cie­ro y la aten­ción al clien­te. Ca­da 20 días par­ti­ci­pa en la reunión de di­rec­to­rio, en tan­to que su jor­na­da em­pie­za an­tes de las 8:00 y a ve­ces ter­mi­na a la 1:00 de la ma­dru­ga­da, ya que por el hu­so ho­ra­rio, a esa ho­ra se co­mu­ni­ca con Ja­pón. So­bre su es­ti­lo de ges­tión, con­si­de­ra que no hay un ge­ren­te igual a otro. “Siem­pre me ba­so en trans­mi­tir la ver­dad, por du­ra que sea. Lo se­gun­do es la pla­ni­fi­ca­ción, ya que no po­de­mos lle­gar a un ob­je­ti­vo si no en­ten­de­mos dón­de que­re­mos lle­gar. Lo ter­ce­ro es que el ge­ren­te de­be dar ejem­plo y mos­trar li­de­raz­go pa­ra que el equi­po tra­ba­je ali­nea­do. Yo pue­do per­mi­tir que la gen­te fa­lle, por­que es hu­ma­na, pe­ro no que mien­ta. Si miente ro­ba y si ro­ba mata”.

Ha cre­ci­do un 14%

Re­co­no­ce que hay una con­trac­ción en Bo­li­via, pe­ro con­si­de­ra que es nor­mal en un nue­vo ci­clo eco­nó­mi­co. “La eco­no­mía es­tá un po­co res­trin­gi­da por ele­men­tos po­lí­ti­cos. La pre­gun­ta ahora es ha­cia dón­de irá el país. Sin em­bar­go, al mar­gen de la pre­gun­ta de co­yun­tu­ra de si Evo Mo­ra­les se que­da o se va, hay en Bo­li­via una ne­ce­si­dad de con­su­mo y de edu­ca­ción gran­de. Hay ne­ce­si­da­des de em­pleo. Es in­tere­san­te que Ar­gen­ti­na sea de­cla­ra­do país emer­gen­te, ya que es un gran alia­do jun­to a Brasil. Aun­que nues­tras re­ser­vas ba­ja­ron, no es­tán en pun­to ne­ga­ti­vo. El ma­yor pro­ble­ma es que no hu­bo tra­ta­dos pa­ra cap­tar in­ver­sio­nes y di­vi­sas ni fo­men­to a las in­dus­trias. Exis­ten po­cas y el con­tra­ban­do gol­pea a los em­pre­sa­rios”. Pe­se a la des­ace­le­ra­ción, To­yo­sa cre­ció has­ta ahora un 14% más que en 2017, so­bre to­do por re­du­cir cos­tos y por­que ofre­ce me­jo­res pre­cios y va­lor a los clien­tes. Alis­tan dos no­ve­da­des: un vehícu­lo de 23 mil dó­la­res y un au­to­mó­vil de 13 mil dó­la­res.

El Grupo Saa­ve­dra tam­bién en­ca­ra mi­llo­na­rios pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios co­mo el World Tra­de Cen­ter de La Paz y ha in­cur­sio­na­do en la in­dus­tria con Ca­sa Ideal en San­ta Cruz, que per­mi­te edi­fi­car vi­vien­das en me­nor tiem­po y a un pre­cio mí­ni­mo de 55 mil dó­la­res. Fi­nal­men­te, desa­rro­lla Ca­sa Cam­po, que con­tem­pla la edi­fi­ca­ción de un cen­tro co­mer­cial, can­chas de golf y vi­vien­das en 260 ha. El CEO de To­yo­sa dis­fru­ta de la vi­da fa­mi­liar y sus ho­ras de ocio las pa­sa en el po­lí­gono de ti­ro y en el ci­ne. Con­du­ce una ca­mio­ne­ta To­yo­ta Hi­lux y apo­ya a su es­po­sa Ji­me­na, que tie­ne una fir­ma de ca­te­ri­ng pa­ra ni­ños. “Ella es mi co­man­dan­te en je­fe. Es el ci­mien­to de mi ho­gar”, con­clu­ye.

FOTOS: HER­NÁN VIR­GO

Desa­yuno. Erick Saa­ve­dra con el di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de EL DE­BER, Tuffí Aré

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.