Fút­bol, eco­no­mía y po­lí­ti­ca

El Deber - Cuerpo B - - ANÁLISIS - Gon­za­lo Chá­vez A. ANA­LIS­TA ECO­NÓ­MI­CO

En un Mun­dial se di­ce que el fút­bol es el sus­ti­tu­to su­bli­ma­do de la gue­rra. O co­mo su­pon­go que di­ría Carl von Clau­se­witz (uno de los prin­ci­pa­les teó­ri­cos de la gue­rra mo­der­na) des­de las gra­de­rías de un es­ta­dio, el fút­bol es una con­ti­nua­ción de la po­lí­ti­ca por me­dio del de­por­te. En el fút­bol, los na­cio­na­lis­mos son bien vis­tos, más aún, fo­men­ta­dos des­de to­das las es­qui­nas de la so­cie­dad y, so­bre to­do, des­de el Es­ta­do. En la are­na po­lí­ti­ca, los na­cio­na­lis­mos es­tán de­va­lua­dos. No co­rres­pon­den a los desafíos de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca y de­mo­crá­ti­ca del mun­do glo­ba­li­za­do con­tem­po­rá­neo.

Los ju­ga­do­res son los gue­rre­ros de la ac­tua­li­dad y en sus clu­bes re­pre­sen­tan la di­ver­si­dad y el en­cuen­tro. Pe­ro cuan­do se tra­ta de la re­pre­sen­ta­ción del país los na­cio­na­lis­mos de­por­ti­vos no son co­rres­pon­di­dos den­tro de la can­cha. Cier­tos ju­ga­do­res, es­pe­cial­men­te las gran­des es­tre­llas, es­tán más mo­ti­va­dos por las mie­les del mer­ca­do que por el es­tan­dar­te de la na­ción. La jer­ga de­por­ti­va los acu­sa de pe­chos fríos. Los más du­ros sos­tie­nen que, por ejem­plo, los equi­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos no tie­nen nin­gún ti­po de vi­cio: no be­ben, no fu­man, no jue­gan.

El fút­bol mue­ve mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en la eco­no­mía. Ca­da cua­tro años, los paí­ses an­fi­trio­nes de la Co­pa del Mun­do gas­tan for­tu­nas en in­fra­es­truc­tu­ra, equi­pa­mien­to y or­ga­ni­za­ción. En Brasil, en 2014, la cons­truc­ción de cam­pos de fút­bol e in­fra­es­truc­tu­ra se con­vir­tió en un es­que­ma bru­tal de co­rrup­ción. Los so­bre­pre­cios en las obras, las enor­mes mor­di­das y el fa­vo­re­ci­mien­to con ne­go­cios a los ami­gue­tes de los po­lí­ti­cos fue­ron prác­ti­cas muy co­mu­nes. En el país del fút­bol, apu­ña­la­ron a man­sal­va la éti­ca y las re­glas del jue­go. No exis­ten evi­den­cias creí­bles de que el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de los paí­ses que or­ga­ni­za­ron un Mun­dial ha­ya cre­ci­do a raíz del even­to.

La ma­yor par­te de las in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tra que la cons­truc­ción de es­ta­dios de fút­bol crea una bur­bu­ja de con­su­mo de cor­to pla­zo. En el lar­go pla­zo, no se in­cre­men­ta el ni­vel del sa­la­rio, ni del em­pleo ni su­be el va­lor de las pro­pie­da­des. Con­tra­ria­men­te, des­pués de or­ga­ni­zar gran­des even­tos co­mo el Mun­dial o los Jue­gos Olím­pi­cos se pre­sen­ta­ron pro­ble­mas fis­ca­les en los paí­ses. En una es­ca­la me­nor ten­dre­mos que ver más en de­ta­lle qué pa­só con los gas­tos de los XI Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos de Co­cha­bam­ba. En es­te ca­so, el Go­bierno bus­có usar el even­to de­por­ti­vo pa­ra fi­nes po­lí­ti­cos, pe­ro el ti­ro le sa­lió por la cu­la­ta. La par­ti­ci­pa­ción de nues­tros de­por­tis­tas fue po­bre, se des­nu­dó la fal­ta de apo­yo del Go­bierno a los atle­tas y la gen­te, des­de las gra­de­rías se les re­cor­dó a los due­ños del po­der que Bo­li­via di­jo no a la re­elec­ción por cuar­ta vez del pre­si­den­te, en el re­fe­rén­dum del 21 de fe­bre­ro de 2016. Vol­vien­do al fút­bol y su re­la­ción con la eco­no­mía, los ju­ga­do­res de equi­pos co­mo Francia o Brasil cues­tan más de mil mi­llo­nes de dó­la­res y mue­ven for­tu­nas en pu­bli­ci­dad. Los clu­bes pri­va­dos ac­túan co­mo gran­des cor­po­ra­cio­nes em­pre­sa­ria­les. El fút­bol es una ac­ti­vi­dad al­ta­men­te mer­can­ti­li­za­da. To­do tie­ne pre­cio en es­te ne­go­cio.

Cier­ta­men­te, si Charly Marx vi­vie­ra en es­tos tiem­pos, re­for­mu­la­ría su fra­se de de­nun­cia más fuer­te. No es la re­li­gión el opio del pue­blo, sino el fút­bol. A los re­vo­lu­cio­na­rios más fe­ro­ces con­tem­po­rá­neos, co­mo nues­tro pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, se le cho­rrean las me­dias a la ho­ra de ha­blar de fút­bol, que es el sum­mun del ca­pi­ta­lis­mo con­cen­tra­dor de in­gre­sos. Las prin­ci­pa­les es­tre­llas del ba­lom­pié ga­nan por en­ci­ma de 100 mi­llo­nes de dó­la­res por año.

Asi­mis­mo, ca­be re­cor­dar que la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va del fút­bol mun­dial ac­túa co­mo un oli­go­po­lio de fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les de muy di­fí­cil con­trol. Tan­to a es­ca­la lo­cal co­mo in­ter­na­cio­nal se des­cu­brie­ron se­rios ca­sos de co­rrup­ción.

La gue­rra del fút­bol en­fren­ta a gla­dia­do­res mo­der­nos, pe­ro lo ha­ce den­tro de re­glas de jue­go cla­ras y con ár­bi­tros que son, en teo­ría, im­par­cia­les. En el Mun­dial de Ru­sia, en cur­so, se in­tro­du­jo la tec­no­lo­gía. Los ba­lo­nes con chips y el Vi­deo Ar­bi­tra­je ( VAR) bus­can ayu­dar a apli­car con más jus­ti­cia las re­glas del fút­bol.

Un ele­men­to cen­tral de la le­gi­ti­mi­dad en el de­por­te co­mo en la po­lí­ti­ca es el cum­pli­mien­to de las re­glas de jue­go. La má­xi­ma, en am­bos mun­dos, es: cer­ti­dum­bre en las re­glas e in­cer­ti­dum­bre en el re­sul­ta­do. En los par­ti­dos de fút­bol co­mo en las elec­cio­nes de un país, cual­quie­ra pue­de ga­nar. Co­mo di­cen los lo­cu­to­res de­por­ti­vos son 11 con­tra 11, y hay 90 mi­nu­tos en la can­cha, pe­ro ter­mi­na­do el par­ti­do se res­pe­ta el re­sul­ta­do. Quien ama el fút­bol res­pe­ta las nor­mas de es­te jue­go. Quien ama la de­mo­cra­cia res­pe­ta la Cons­ti­tu­ción.

Quien usa el fút­bol pa­ra ha­cer po­li­ti­que­ría se per­mi­te dar ro­di­lla­zos a man­sal­va en un par­ti­do. Se di­ce que se jue­ga co­mo se vi­ve en la can­cha o en la are­na po­lí­ti­ca. Por lo tan­to, no es sor­pren­den­te, por ejem­plo, que en Bo­li­via los due­ños del po­der no res­pe­ten las re­glas de la de­mo­cra­cia. Se ima­gi­nan que en el Mun­dial de Ru­sia, el equi­po de Ale­ma­nia, que fue eli­mi­na­do en jus­to par­ti­do por Ja­pón, ini­cie un pro­ce­so en la FIFA pa­ra anu­lar el re­sul­ta­do del par­ti­do por­que les hi­cie­ron mu­chas fal­tas y les vio­la­ron los de­re­chos hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.