Ro­nald Cas­so In­ge­nie­ro, pi­lo­to y ge­ren­te de BoA des­de ha­ce años

El Deber - Cuerpo B - - PERSONAJE - TUFFÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TARE@EL­DE­BER.COM.BO

Na­ció ha­ce 51 años en el can­tón La Mer­ced, a unos 80 ki­ló­me­tros en la ru­ta a Ber­me­jo. Los pri­me­ros cin­co años de es­cue­la los hi­zo en el cam­po y sa­lió ba­chi­ller del co­le­gio Bel­grano de Ta­ri­ja.

Ini­cial­men­te se gra­duó co­mo mi­li­tar con una be­ca de la Aca­de­mia Aé­rea de San Pa­blo, Bra­sil, tras un pri­mer año en el Col­mi­lav de San­ta Cruz. Pos­te­rior­men­te ob­tu­vo en la EMI el tí­tu­lo de in­ge­nie­ro en sis­te­mas elec­tró­ni­cos. Ro­nald Cas­so Cas­so ge­ren­ta BoA des­de que el Go­bierno le en­co­men­dó di­se­ñar la ae­ro­lí­nea es­ta­tal ha­ce diez años. Una me­sa bien aten­di­da cer­ca de la pis­ci­na del ho­tel Cor­tez fue el mar­co de un Desa­yuno con…EL DEBER.

Es un apa­sio­na­do de la avia­ción y del bás­quet­bol, de­por­te que prac­ti­có en pri­me­ra di­vi­sión con el Col­mi­lav, con la EMI en La Paz y en Bra­sil. Aho­ra, al man­do de BoA, lo jue­ga al me­nos dos ve­ces a la se­ma­na. Su pri­me­ra ca­rre­ra la em­pe­zó a ejer­cer co­mo ofi­cial de la Fuer­za Aé­rea, en la es­pe­cia­li­dad de pi­lo­to de com­ba­te y de ca­za. “En Bo­li­via ser­ví en va­rias uni­da­des. La pri­me­ra fue en Co­cha­bam­ba, lue­go en La Paz y fi­nal­men­te en Ta­ri­ja. Vo­la­ba los pe­que­ños avio­nes jets, pe­ro lue­go em­pe­cé con pro­ble­mas en la vis­ta, me ca­sé y con mi es­po­sa de­ci­di­mos bus­car otra co­sa por­que to­da­vía éra­mos jó­ve­nes. De­jé de vo­lar, hi­ce In­ge­nie­ría Elec­tró­ni­ca en la EMI y re­tor­né a tra­ba­jar en la Fuer­za Aé­rea, en la par­te aca­dé­mi­ca, co­mo je­fe de ca­rre­ra, en tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to, pe­ro ya no co­mo pi­lo­to, sino co­mo in­ge­nie­ro”.

Sus co­no­ci­mien­tos de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y de mar­ke­ting los ad­qui­rió en el Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey. Rin­dió su te­sis en Mé­xi­co y los pro­fe­so­res que vi­nie­ron de ese país a la EMI pu­sie­ron én­fa­sis en em­pren­de­du­ris­mo. “He es­ta­do muy en­ca­ri­ña­do con la Fuer­za Aé­rea. En 2006 hu­bo una cri­sis con el LAB y yo veía mu­cha fra­gi­li­dad en el ser­vi­cio ae­ro­náu­ti­co y me atre­ví a plan­tear ideas y es­cri­bir­las. Uno de los pri­me­ros pro­ble­mas que en­fren­tó el Go­bierno de Evo Mo­ra­les en 2006 fue la pa­ra­li­za­ción del LAB. En ese mo­men­to crea­ron un co­mi­té de cri­sis. Un día en la puer­ta de la FAB, el co­man­dan­te me me­tió en su au­to y me en­ro­ló en ese co­mi­té. Se re­sol­vió la co­yun­tu­ra de pa­sa­je­ros va­ra­dos y se ana­li­zó qué ha­cer. Ahí sa­lió la idea de que era me­jor crear una em­pre­sa, y la su­ge­ren­cia al pre­si­den­te fue que re­sul­ta­ba me­jor crear una ae­ro­lí­nea. Vol­vi­mos ca­da uno a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y en la Fuer­za Aé­rea tu­vi­mos la idea de ha­cer al­go. Tra­ba­ja­mos ahí con Ja­vier Lo­za. En ese tiem­po yo era pro­fe­sor en la maes­tría de la EMI y la idea ini­cial era ha­cer con la Fuer­za Aé­rea un pro­yec­to de ae­ro­lí­nea de car­ga. En oc­tu­bre de 2007 se crea la em­pre­sa y se le otor­ga un ca­pi­tal de 15 mi­llo­nes de dó­la­res. Era em­pe­zar de ce­ro. Nos cos­tó mu­cho, el equi­po de gen­te que hoy si­gue tra­ba­jan­do en su gran ma­yo­ría se es­for­zó mu­cho, por­que no ha­bía for­ma de ni si­quie­ra pa­gar sus suel­dos”.

El 2008 fue pa­ra ha­cer la em­pre­sa. Es­ta­ban los pri­me­ros pi­lo­tos con cur­sos me­cá­ni­cos, la par­te co­mer­cial y sis­te­mas de ven­tas de bo­le­tos. “El 8 di­ciem­bre lle­gó el pri­mer avión, el se­gun­do arri­bó a me­dia­dos de enero y en mar­zo de 2009 con­se­gui­mos la cer­ti­fi­ca­ción de ae­ro­lí­nea con lo que te­nía­mos to­do y em­pe­za­mos a vo­lar el 30 de mar­zo de 2009 con dos avio­nes. Co­men­za­mos con 170 per­so­nas y al ce­rrar el 2017 he­mos lle­ga­do a los 22 avio­nes y a los 1.700 em­plea­dos. Mo­ve­mos al­re­de­dor de Bs 2.500 mi­llo­nes y des­de 2010 he­mos si­do ren­ta­bles. BoA es­tá en­tre las 50 em­pre­sas que más tri­bu­ta en Bo­li­via y la se­gun­da de Co­cha­bam­ba, con Bs 170 mi­llo­nes. Te­ne­mos 13 des­ti­nos na­cio­na­les y seis in­ter­na­cio­na­les”.

Tie­ne ba­jo su con­trol cua­tro áreas. Es­tá la ge­ren­cia ope­ra­ti­va, la de man­te­ni­mien­to, la co­mer­cial y la ad­mi­nis­tra­ti­va. “En la par­te de di­gi­ta­li­za­ción ten­go a un in­ge­nie­ro com­pa­ñe­ro de cur­so, cu­rio­sa­men­te ofi­cial de la Ar­ma­da. Es un in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co de al­to ni­vel que tra­je del ex­te­rior pa­ra que se en­car­gue del de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de la em­pre­sa”.

El ge­ren­te de BoA se re­por­ta a un di­rec­to­rio com­pues­to por de­le­ga­dos de cin­co mi­nis­te­rios. Ge­ne­ral­men­te tie­nen una reunión men­sual. Ex­pli­ca que los ge­ren­tes es­tán en lí­nea to­do el tiem­po, por­que las ope­ra­cio­nes son de lu­nes a lu­nes y en las ma­dru­ga­das. “Cuan­do hay pro­ble­mas es­ta­mos los cua­tro o cin­co ge­ren­tes en el chat pa­ra su­mar opi­nio­nes. Es una co­mu­ni­ca­ción muy in­ten­sa y nor­mal­men­te te­ne­mos una re- unión se­ma­nal de eva­lua­ción de los nú­me­ros de la se­ma­na y ha­ce­mos ajustes. Tam­bién tra­ba­jo con te­mas co­mer­cia­les, de ope­ra­cio­nes, con clien­tes y le de­di­co un tiem­po es­pe­cial a la tec­no­lo­gía”.

Pre­ten­de es­tar cer­ca de la gen­te

BoA tie­ne 180 pi­lo­tos, más de 280 asis­ten­tes de vue­lo y unos 400 me­cá­ni­cos. Cuan­do se le pre­gun­ta a Cas­so cuál es su es­ti­lo ge­ren­cial res­pon­de: “Me sien­to muy pró­xi­mo a mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Me sien­to en con­tac­to con la gen­te de ma­ne­ra ge­ne­ral.No me gus­ta ha­blar so­lo con ge­ren­tes, sino que tra­to de es­tar me­ti­do en la ope­ra­ción y eso me ayu­da mu­cho por­que ten­go una per­cep­ción de lo que pa­sa en el ser­vi­cio. El he­cho de ser pa­sa­je­ro y sen­tar­se en cual­quier lu­gar en el avión me ayu­da mu­cho en la de­ci­sión ge­ren­cial”.

Cree que aun­que no es la em­pre­sa ejem­plar en suel­dos, ha lo­gra­do ex­cep­cio­nes. Si bien los pi­lo­tos no tie­nen salarios del ni­vel de afue­ra, son re­la­ti­va­men­te al­tos pa­ra el me­dio na­cio­nal. El de uno que con­tro­la el avión más gran­de lle­ga a Bs 37.000.

Ex­pli­ca que cuan­do se di­se­ñó el pro­yec­to de BoA iden­ti­fi­ca­ron una de­man­da com­pri­mi­da, de­bi­do a la dis­po­ni­bi­li­dad de vue­los y ta­ri­fas, ade­más del fac­tor cul­tu­ral. “Mu­chos te­nían el di­ne­ro, pe­ro no sen­tían que el avión era pa­ra ellos. La con­ce­bi­mos co­mo de­mo­cra­ti­za­ción. Ba­ja­ron las ta­ri­fas y hoy es 18 por cien­to más ba­ra­to vo­lar que en 2007. He­mos di­ver­si­fi­ca­do el sis­te­ma ta­ri­fa­rio y au­men­ta­mos las fre­cuen­cias. El año 2016 es­tu­vi­mos en la úl­ti­ma reunión de ae­ro­lí­neas la­ti­noa­me­ri­ca­nas. En el cre­ci­mien­to de La­ti­noa­mé­ri­ca en 2016 éra­mos el pri­mer país. Ha­bía­mos cua­dru­pli­ca­do la can­ti­dad per­so­nas que vo­la­ban en­tre 2005 y el 2015, pe­ro prin­ci­pal­men­te en el 2008 pa­ra ade­lan­te. He­mos lle­ga­do en 2007 so­lo no­so­tros a lle­var ca­si 4 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros”.

So­bre los pla­nes fu­tu­ros de BoA, ex­pli­ca que se for­ta­le­ce­rá con la for­ma­ción de pi­lo­tos y con el man­te­ni­mien­to de avio­nes. Con ese pro­pó­si­to, en oc­tu­bre de 2017 inau­gu­ra­ron el cen­tro de en­tre­na­mien­to y es­te mes se en­tre­ga­rá un si­mu­la­dor. Ade­más, se cons­tru­ye el cen­tro de man­te­ni­mien­to, cu­ya en­tre­ga se ha­rá en dos años. El mer­ca­do bo­li­viano es de 5 mi­llo­nes y me­dio de pa­sa­je­ros, de los que BoA atien­de al 80 por cien­to.

Se ca­só en 1992 con Isa­bel Echa­lar, con quien tie­ne dos hi­jos. La ma­yor, de 23 años, aca­ba de ju­rar co­mo in­ge­nie­ra elec­tro­me­cá­ni­ca. Al de 14 años le gus­ta el de­por­te y el ar­te. (ver el vi­deo en www.el­de­ber.com.bo).

FO­TOS: FUAD LANDÍVAR

Dis­ten­di­do. Ro­nald Cas­so con Tuffí Aré, di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de EL DEBER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.