Se­gun­do agui­nal­do di­vi­de cri­te­rios de pri­va­dos

Los em­pre­sa­rios pri­va­dos esperan con­ven­cer al Go­bierno de los “efec­tos no­ci­vos” del be­ne­fi­cio la­bo­ral. El Eje­cu­ti­vo ve una ex­pan­sión eco­nó­mi­ca

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - MI­GUEL ÁNGEL MELENDRES mi­guel.melendres@el­de­ber.com.bo

Los em­pre­sa­rios pri­va­dos esperan con­ven­cer al Go­bierno de los “efec­tos no­ci­vos” del be­ne­fi­cio la­bo­ral.

El sec­tor pri­va­do se apres­ta a en­ta­blar una reunión con el Go­bierno, pa­ra un aná­li­sis pro­fun­do del pago del se­gun­do agui­nal­do es­te año y sus con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas. Pre­vio al en­cuen­tro, han he­cho co­no­cer su re­cha­zo par­cial y has­ta to­tal de la ini­cia­ti­va que es­tá vi­gen­te des­de 2013, a tra­vés del de­cre­to su­pre­mo 1802.

El Go­bierno es­ti­ma que es­te be­ne­fi­cio, “es un me­ca­nis­mo de re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za cuan­do los ex­ce­den­tes han cre­ci­do en em­pre­sas es­ta­ta­les, pri­va­das y en los in­gre­sos eco­nó­mi­cos”, se­gún el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Héc­tor Hinojosa.

No obs­tan­te, des­de la Cá­ma­ra de In­dus­tria, Co­mer­cio, Ser­vi­cios y Tu­ris­mo (Cain­co) de San­ta Cruz, el em­pre­sa­ria­do es­tá gol­pea­do por la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía, ade­más que sus uti­li­da­des han caí­do un 20% en for­ma acu­mu­la­da en los úl­ti­mos tres años. “Y con una si­tua­ción pa­tri­mo­nial de­bi­li­ta­da, ten­drán se­rios pro­ble­mas de flu­jo de ca­ja pa­ra cum­plir con es­ta dis­po­si­ción”, ma­ni­fes­tó pú­bli­ca­men­te el en­te em­pre­sa­rial.

Ajus­te o anu­la­ción

“Ra­ti­fi­ca­mos ple­na­men­te nues­tra po­si­ción de re­cha­zo al se­gun­do agui­nal­do, al que con­si­de­ra­mos una im­po­si­ción in­jus­ta, dis­tor­si­va y po­lí­ti­ca, cu­ya apli­ca­ción anual se ba­sa en un ín­di­ce inade­cua­do de cre­ci­mien­to in­ter­anual y que ig­no­ra las pro­fun­das di­fe­ren­cias de cre­ci­mien­to en­tre de­par­ta­men­tos, sec­to­res y em­pre­sas”, es­ta­ble­ció el Con­se­jo Di­rec­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios Pri­va­dos de Bo­li­via (CEPB).

Por ello, pi­dió al pre­si­den­te Juan Evo Mo­ra­les y al vi­ce­pre­si­den­te Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra que asu­man la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer “un aná­li­sis mi­nu­cio­so y que con­si­de­ren su ajus­te o in­clu­so su anu­la­ción”.

Abro­ga­ción to­tal

El jue­ves, la Cain­co se ex­pre­só de ma­ne­ra mu­cho más en­fá­ti­ca

con­tra es­te be­ne­fi­cio la­bo­ral, que pi­dió al Go­bierno la abro­ga­ción to­tal del de­cre­to 1802, jus­ti­fi­can­do cua­tro mo­ti­vos prin­ci­pa­les.

Apun­tó pri­me­ro, que el cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) no es un pa­rá­me­tro ob­je­ti­vo pa­ra ase­gu­rar que las em­pre­sas y su eco­no­mía han cre­ci­do. Se­ña­la que es­te agui­nal­do se cons­ti­tu­ye en un im­pues­to a la con­tra­ta­ción de mano de obra e im­pli­ca un al­za del cos­to la­bo­ral de más de $us 660 mi­llo­nes pa­ra el sec­tor pri­va­do y un au­men­to del cos­to por tra­ba­ja­dor de 8,5%. Ade­más, con­si­de­ra que es un in­cen­ti­vo a la in­for­ma­li­dad la­bo­ral y que ge­ne­ra cos­tos pa­ra el sec­tor pú­bli­co y me­nos in­ver­sión pú­bli­ca. “Al Es­ta­do le re­pre­sen­ta $us 300 mi­llo­nes es­te año, agu­di­zan­do aún más el dé­fi­cit fiscal que se cal­cu­la es­ta­rá en $us 3.200 mi­llo­nes”, in­di­có.

Pago de pri­mas

En­tre tan­to, des­pués de rea­li­zar un fo­ro de aná­li­sis, la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio (CNC), pi­dió acen­tuar la nor­ma­ti­va la­bo­ral vi­gen­te que ya con­tem­pla el pago de una pri­ma “mu­cho más jus­ta y me­nos dis­tor­si­va que el bono de­no­mi­na­do Es­fue­zo por Bo­li­via”.

En ese sen­ti­do, pro­pu­so anular el do­ble agui­nal­do y que se reali­ce una re­vi­sión con­jun­ta de la re­gla­men­ta­ción de es­tas pri­mas.

La Cá­ma­ra Na­cio­nal de In­dus­tias (CNI) tam­bién se ex­pre­só en con­tra del be­ne­fi­cio, ase­gu­ran­do que su pago “se­rá desin­dus­tria­li­zar Bo­li­via, pues­to que es un cas­ti­go a la in­ver­sión pri­va­da, un des­in­cen­ti­vo a la pro­duc­ción “He­cho en Bo­li­via”, a la vez que cons­ti­tu­ye un in­cen­ti­vo a la ma­yor in­for­ma­li­dad la­bo­ral y un im­pul­so al con­tra­ban­do”.

Re­vi­sar sec­to­res y re­gio­nes

An­tes de sen­tar­se a dia­lo­gar con el Go­bierno, el ana­lis­ta eco­nó­mi­co Al­ber­to Bo­na­do­na, ad­vir­tió al sec­tor em­pre­sa­rial re­co­no­cer, que el di­ne­ro del se­gun­do agui­nal­do, en ma­nos del pú­bli­co, ine­vi­ta­ble­men­te ge­ne­ra­rá ex­pan­sión eco­nó­mi­ca.

“Pe­ro por otro la­do, en cuan­to al ori­gen de los re­cur­sos, pue­de es­tar co­lo­can­do en pro­ble­mas a de­ter­mi­na­das em­pre­sas a las que se las ten­dría que ana­li­zar des­de un pun­to de vis­ta sec­to­rial y tam­bién des­de un pun­to de vis­ta re­gio­nal”, di­jo.

Iden­ti­fi­có que cier­tos sec­to­res ten­drán pro­ble­mas en el flu­jo de ca­ja, so­bre to­do las ins­ti­tu­cio­nes de ser­vi­cios que no ge­ne­ran re­cur­sos por­que es­tán en ma­nos de ONGs o fun­da­cio­nes.

Otros pro­ble­mas pue­den exis­tir en al­gu­nas me­dia­nas y pe­que­ñas em­pre­sas que ini­cian sus ope­ra­cio­nes y re­quie­ren, más que un pago del do­ble agui­nal­do a su per­so­nal, un im­pul­so ma­yor pa­ra ha­cer­se pro­duc­ti­vas y ge­ne­rar ma­yor pro­duc­ción.

“Ana­li­za­ría el te­ma a ni­vel re­gio­nal, por­que no es lo mis­mo te­ner una em­pre­sa en Ta­ri­ja o Chu­qui­sa­ca don­de hu­bo un cre­ci­mien­to del PIB ne­ga­ti­vo, que pro­du­cir en La Paz o San­ta Cruz don­de hay un cre­ci­mien­to po­si­ti­vo. Veo que no es una man­cha de un so­lo co­lor co­mo lo ve el Go­bierno. Hay di­ver­sos ma­ti­ces en que los em­pre­sa­rios pri­va­dos de­be­rían em­pe­zar a ne­go­ciar con el sec­tor gu­ber­na­men­tal”, fi­na­li­zó.

La CEPB ex­pon­drá an­te el Go­bierno, su “fir­me po­si­ción” en con­tra del se­gun­do agui­nal­do

Des­in­cen­ti­vo. De acuer­do con el em­pre­sa­ria­do se per­ci­ben se­ña­les de al­ta in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra la in­ver­sión pri­va­da pro­pi­cia­das por el Eje­cu­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.