Por qué el glo­ba­lis­mo es bueno pa­ra to­dos

Es­ce­na­rio. La con­ta­mi­na­ción política del concepto glo­ba­li­za­ción suel­ta fuer­za eco­nó­mi­ca­men­te ne­ga­ti­vas y des­truc­ti­vas

El Deber - Cuerpo B - - OPINIÓN - GUIDEON RACHMAN CO­MEN­TA­RIS­TA PA­RA EL FINANCIAL TI­MES

La di­fe­ren­cia en­tre glo­ba­li­za­ción y glo­ba­lis­mo pue­de pa­re­cer in­sig­ni­fi­can­te, pe­ro es im­por­tan­te. La glo­ba­li­za­ción es una pa­la­bra uti­li­za­da por los eco­no­mis­tas pa­ra des­cri­bir los flu­jos in­ter­na­cio­na­les de co­mer­cio, in­ver­sión y per­so­nas. El glo­ba­lis­mo es una pa­la­bra uti­li­za­da por los de­ma­go­gos pa­ra su­ge­rir que la glo­ba­li­za­ción no es un pro­ce­so sino una ideo­lo­gía, un plan per­ver­so, im­pul­sa­do por una mis­te­rio­sa mul­ti­tud de per­so­nas co­no­ci­das co­mo “glo­ba­lis­tas”.

En su re­cien­te dis­cur­so en la ONU, Do­nald Trump de­cla­ró: “Re­cha­za­mos la ideo­lo­gía del glo­ba­lis­mo y aco­ge­mos la doc­tri­na del pa­trio­tis­mo”. La se­ma­na pa­sa­da de­nun­ció nue­va­men­te a los “glo­ba­lis­tas” en un even­to de cam­pa­ña, mien­tras la mul­ti­tud cla­ma­ba por el en­car­ce­la­mien­to de Geor­ge So­ros, un fi­lán­tro­po ju­dío con­si­de­ra­do el epí­to­me del “glo­ba­lis­mo” por la de­re­cha na­cio­na­lis­ta.

La de­re­cha ra­di­cal no es el úni­co gru­po que ata­ca a la glo­ba­li­za­ción co­mo un pro­yec­to de la éli­te. Mu­chas fi­gu­ras de la iz­quier­da han ar­gu­men­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po que el sis­te­ma de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal es­tá di­se­ña­do por los ri­cos y que per­ju­di­ca a la gen­te co­mún.

Pe­ro es­te ata­que ideo­ló­gi­co de de­re­cha- iz­quier­da a la glo­ba­li­za­ción es sim­ple­men­te pe­li­gro­so. Ig­no­ra los be­ne­fi­cios que el co­mer­cio ha traí­do, no so­lo a las éli­tes, sino a la gen­te co­mún de to­do el mun­do. Su­gie­re que la glo­ba­li­za­ción es un com­plot más que un pro­ce­so. Y al pro­mo­ver el na­cio­na­lis­mo co­mo el an­tí­do­to con­tra el te­mi­do “glo­ba­lis­mo”, li­be­ra fuer­zas que son eco­nó­mi­ca­men­te des­truc­ti­vas y po­lí­ti­ca­men­te pe­li­gro­sas.

En­tre 1993 y 2015, el apo­geo de la glo­ba­li­za­ción, la pro­por­ción de la po­bla­ción mun­dial que vi­vía en la po­bre­za ex­tre­ma se re­du­jo a ca­si la mi­tad. El co­mer­cio in­ter­na­cio­nal ha ayu­da­do a atraer a mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas a la cla­se me­dia mun­dial y ha con­ver­ti­do a paí­ses po­bres co­mo Co­rea del Sur en na­cio­nes ri­cas. (Co­rea del Nor­te, por el con­tra­rio, ha dis­fru­ta­do de to­dos los be­ne­fi­cios del ais­la­mien­to to­tal de los mer­ca­dos glo­ba­les).

El Sr. Trump y sus acó­li­tos ar­gu­men­tan que es­ta pros­pe­ri­dad asiá­ti­ca se ha com­pra­do a ex­pen­sas de la cla­se me­dia del Oc­ci­den­te. Pe­ro los es­ti­los de vi­da de la cla­se me­dia en el Oc­ci­den­te aho­ra de­pen­den, en gran me­di­da, del flu­jo de bie­nes ba­ra­tos del res­to del mun­do. Un iPho­ne fa­bri­ca­do en su to­ta­li­dad en EEUU cos­ta­ría al­re­de­dor de $us 2.000 en las tien­das, o sea el do­ble de su pre­cio ac­tual. La com­pe­ten­cia de mano de obra ba­ra­ta en Asia y Amé­ri­ca La­ti­na sí ha con­tri­bui­do al es­tan­ca­mien­to de los sa­la­rios reales en EEUU. Pe­ro en lu­gar de con­tra­rres­tar es­to con po­lí­ti­cas pú­bli­cas, la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual de EEUU ha im­pul­sa­do la cre­cien­te de­sigual­dad a tra­vés de im­pues­tos re­gre­si­vos.

El Sr. Trump y sus equi­va­len­tes eu­ro­peos tam­bién han im­pul­sa­do el mi­to que afir­ma que los glo­ba­lis­tas co­bar­des, co­mo el Sr. So­ros, es­tán alen­tan­do y fi­nan­cian­do la mi­gra­ción ile­gal. Al ha­cer­lo, fo­men­tan fan­ta­sías pa­ra­noi­cas que pro­vo­can ata­ques co­mo el ase­si­na­to ma­si­vo en una si­na­go­ga en Pittsburgh es­te fin de se­ma­na. Pa­ra mu­chos an­ti­se­mi­tas, “glo­ba­lis­ta” se ha con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo de ju­dío. No de­be­ría ser ne­ce­sa­rio de­cir­lo, pe­ro es ab­sur­do su­ge­rir que los “glo­ba­lis­tas” han cau­sa­do la vio­len­cia en Si­ria o Hon­du­ras de la que hu­yen los mi­gran­tes.

Los crí­ti­cos de la glo­ba­li­za­ción tie­nen to­do el de­re­cho de ini­ciar un de­ba­te so­bre la mi­gra­ción, el co­mer­cio y la in­ver­sión. Pe­ro sus “so­lu­cio­nes” son a me­nu­do po­co rea­lis­tas, y se arries­gan a em­peo­rar las si­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas de las per­so­nas que pre­ten­den ayu­dar.

El Bre­xit es, la­men­ta­ble­men­te, un buen ejem­plo. Las que­jas de los par­ti­da­rios del Bre­xit so­bre la UE se ha­cen eco de mu­chas de las que­jas del Sr. Trump so­bre el “glo­ba­lis­mo”. Se cul­pa a “Eu­ro­pa” por la mi­gra­ción des­con­tro­la­da, la bu­ro­cra­cia in­ter­na­cio­nal y el eli­tis­mo. Los par­ti­da­rios del Bre­xit creen que la UE es un pro­yec­to ideo­ló­gi­co. Ig­no­ran en qué me­di­da la le­gis­la­ción eu­ro­pea es a me­nu­do un con­jun­to de so­lu­cio­nes prác­ti­cas pa­ra pro­ble­mas trans­fron­te­ri­zos, co­mo la li­bre cir­cu­la­ción de mer­can­cías y el es­ta­ble­ci­mien­to de nor­mas co­mer­cia­les co­mu­nes.

Lo que es­tá su­ce­dien­do en el Reino Uni­do es un mi­cro­cos­mos de lo que po­dría su­ce­der en el res­to del mun­do si un asal­to es­ti­lo Trump en con­tra del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y las ca­de­nas de su­mi­nis­tro glo­ba­les co­bra fuer­za.

Los aran­ce­les que el Sr. Trump ha im­pues­to a los pro­duc­tos de Chi­na y otros lu­ga­res au­men­ta­rán el cos­to de vi­da pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses. Mien­tras tan­to, los te­mo­res de una gue­rra co­mer­cial glo­bal ya pe­san mu­cho en el mer­ca­do de va­lo­res.

Los ma­yo­res pe­li­gros, sin em­bar­go, no son eco­nó­mi­cos sino po­lí­ti­cos. Al de­nun­ciar re­pe­ti­da­men­te a los “glo­ba­lis­tas”, el Sr. Trump ha fo­men­ta­do la idea de que EEUU se es­tá en­fren­tan­do a un enemi­go an­ti­pa­trió­ti­co in­terno. Eso, a su vez, ali­men­ta las teo­rías de cons­pi­ra­ción que aho­ra se es­tán con­vir­tien­do en ac­tos de vio­len­cia en EEUU.

Los ries­gos po­lí­ti­cos tam­bién son in­ter­na­cio­na­les. El au­men­to de las ten­sio­nes eco­nó­mi­cas en­tre EEUU y Chi­na es­tá vin­cu­la­do a un au­men­to de ten­sio­nes mi­li­ta­res so­bre te­mas co­mo Tai­wán y el Mar de Chi­na Me­ri­dio­nal. Tan­to Was­hing­ton co­mo Bei­jing uti­li­zan ca­da vez más el len­gua­je del con­flic­to en lu­gar de la coo­pe­ra­ción.

To­do es­to se ase­me­ja a la reac­ción vio­len­ta con­tra la glo­ba­li­za­ción en la dé­ca­da de 1930, un pro­ce­so na­rra­do por Ha­rold Ja­mes, un his­to­ria­dor de Prin­ce­ton, en su li­bro “El fin de la glo­ba­li­za­ción”. El Sr. Ja­mes de­mos­tró có­mo el pro­tec­cio­nis­mo cre­cien­te en la dé­ca­da de 1930 es­ta­ba vin­cu­la­do con el au­men­to de las ideo­lo­gías ra­di­ca­les y una ten­den­cia a la gue­rra. Él pien­sa que es “al­ta­men­te pro­ba­ble” que la “des­glo­ba­li­za­ción” ac­tual tam­bién cul­mi­ne en la gue­rra.

Los em­pre­sa­rios y fi­nan­cie­ros “glo­ba­lis­tas” sin du­da tie­nen sus de­fec­tos. Pe­ro al me­nos su ins­tin­to es ver a los ex­tran­je­ros co­mo clien­tes, en lu­gar de enemi­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.