Aun­que no ten­go ca­sa de cam­bios

El Deber - Cuerpo B - - ANÁLISIS - Mau­ri­cio Ríos Gar­cía ECO­NO­MIS­TA

Es­tu­ve ten­ta­do a se­guir fas­ti­dian­do al Ban­co Cen­tral de Bo­li­via en un nue­vo ar­tícu­lo, con al­go así co­mo un ma­ni­fies­to mo­ne­ta­rio fren­te al irres­pon­sa­ble lla­ma­do de los eco­no­mis­tas opo­si­to­res con­ven­cio­na­les a no to­mar pre­vi­sión al­gu­na fren­te a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, y más aún fren­te a cual­quier de­ter­mi­na­ción tor­pe y dis­pli­cen­te. Sin em­bar­go, ya no es tiem­po de de­ba­tes ni dis­cu­sio­nes de es­cri­to­rio. Si has­ta es­te mo­men­to la com­pla­cen­cia no te ha en­ce­gue­ci­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses o años, en­ton­ces es­tás en buen ca­mino y tie­nes po­co de qué preo­cu­par­te.

Me ex­pli­co: la dis­cu­sión so­bre la re­so­lu­ción del BCB pa­ra de­jar de ven­der dó­la­res di­rec­ta­men­te al pú­bli­co des­de el 2 de no­viem­bre, se ha re­su­mi­do en que di­cho vo­lu­men de de­man­da no es su­fi­cien­te pa­ra afec­tar al sis­te­ma fi­nan­cie­ro, ni mu­cho me­nos a la eco­no­mía, y que, por tan­to, no ha­bría mo­ti­vo de alar­ma pa­ra el pú­bli­co, ni tam­po­co pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que no ha­yan si­do me­di­ta­das con an­te­rio­ri­dad

Sin em­bar­go, es­to es so­la­men­te una reac­ción, no fru­to de una ela­bo­ra­da es­tra­te­gia de pre­ser­va­ción pa­tri­mo­nial de lar­go pla­zo. Uno no pro­te­ge su pa­tri­mo­nio so­lo fren­te a una even­tual de­va­lua­ción cam­bia­ria, que ya se­ría mo­ti­vo por de­más su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­lo, sino fren­te al sig­ni­fi­ca­ti­vo de­te­rio­ro de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y, por tan­to, de las ga­ran­tías pa­ra desa­rro­llar una vi­da co­ti­dia­na y de lar­go pla­zo en li­ber­tad, con­trol y res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual. La mo­ne­da, en reali­dad, es el bien más lí­qui­do del con­jun­to del pa­tri­mo­nio de la gen­te, y co­mo tal de­be cons­ti­tuir par­te de una es­tra­te­gia fren­te a cual­quie­ra de las even­tua­li­da­des que siem­pre su­ce­den en un país co­mo Bo­li­via. La mo­ne­da no es al­go que les con­cier­ne úni­ca­men­te a los arro­gan­tes bu­ró­cra­tas y sus eco­no­mis­tas, res­pon­sa­bles del con­trol de su va­lor, que mi­ran con sor­na la reac­ción de la po­bla­ción. Por el con­tra­rio, cuan­do a los eco­no­mis­tas con­ven­cio­na­les en ge­ne­ral se les pre­gun­ta so­bre cues­tio­nes de mo­ne­da y par­ti­cu­lar­men­te so­bre el ti­po de cam­bio, se vuel­can de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca y me­ca­ni­cis­ta a observar so­lo la ba­lan­za de pa­gos y la ba­lan­za co­mer­cial, pe­ro no ven el efec­to ni su víncu­lo con el sis­te­ma fi­nan­cie­ro ni con la eco­no­mía real. Yo -mo­des­tia apar­te- me en­cuen­tro en­tre quie­nes han de­fen­di­do abier­ta­men­te la idea de al me­nos man­te­ner aho­rros de lar­go pla­zo en dó­la­res, e in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, man­te­ner­los fue­ra del ban­co, y en otros tra­tar de no des­ban­ca­ri­zar­se pa­ra que se es­ta­blez­can es­tra­te­gias de pre­ser­va­ción pa­tri­mo­nial de lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.