Ti­po de cam­bio di­vi­de a pri­va­dos

Des­de 2011 la di­vi­sa tie­ne un pre­cio fi­jo, que ayu­dó a es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía del país, pe­ro en­ca­re­ció las ex­por­ta­cio­nes. El co­mer­cio ve com­pli­ca­do mo­di­fi­car la me­di­da.

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - ER­NES­TO ESTREMADOIRO er­nes­[email protected]­de­ber.com.bo

El ti­po de cam­bio fi­jo en Bo­li­via cum­ple sie­te años de vi­gen­cia es­te mes. Ac­tual­men­te, hay vo­ces a fa­vor y en con­tra de es­ta me­di­da, que es de­fen­di­da por el Go­bierno, al­gu­nos em­pre­sa­rios y eco­no­mis­tas con­sul­ta­dos por EL DE­BER.

Pe­ro ¿ quié­nes ga­nan y pier­den con es­ta me­di­da?, los ac­to­res eco­nó­mi­cos coin­ci­den en que fi­jar a Bs 6,96 la ven­ta y Bs 6,86 la com­pra de la di­vi­sa ayu­dó a dar una ma­yor es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra al país, ga­nan­do cer­ti­dum­bre fi­nan­cie­ra, pe­ro tam­bién per­ju­di­có en cier­ta ma­ne­ra a los ex­por­ta­do­res que se que­jan de que se vol­vie­ron po­co com­pe­ti­ti­vos.

An­tes de la lle­ga­da del pre­si­den­te Evo Morales al po­der, en 2005, el país con­ta­ba con un ti­po de cam­bio fle­xi­ble, a di­ciem­bre de ese año el dó­lar se co­ti­za­ba en Bs 8,8 pa­ra la ven­ta y 8,00 pa­ra la com­pra. Cuan­do Morales ter­mi­nó el 2006 en el sillón pre­si­den­cial la fluc­tua­ción de la mo­ne­da fue de Bs 8,04 y Bs 7,94. Pe­ro lue­go de cin­co años en la ad­mi­nis­tra­ción gu­ber­na­men­tal, el ti­po de cam­bio se fi­jó en los ac­tua­les ni­ve­les y per­ma­ne­ció fi­jo des­de en­ton­ces.

¿Quié­nes ga­nan y pier­den?

Pa­ra el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Ex­por­ta­do­res de Bo­li­via (Ca­neb), Wil­fre­do Ro­jo, es­ta me­di­da no tra­jo nin­gún ti­po de be­ne­fi­cio pa­ra el sec­tor. Ase­gu­ró que al apre­ciar el bo­li­viano, las ex­por­ta­cio­nes na­cio­na­les se ha­cen más ca­ras.

Se­gún el lí­der em­pre­sa­rial, en es­te con­tex­to, los úni­cos sec­to­res que más cre­cen son los que es­tán aso­cia­dos al co­mer­cio y la in­dus­tria na­cio­nal “tie­ne que es­for­zar­se más pa­ra ga­nar mu­cho me­nos”.

“Pa­ra ob­te­ner más dó­la­res se tie­ne que ha­cer más es­fuer­zo pro­duc­ti­vo”, afir­mó.

A un ti­po de cam­bio fi­jo, los ex­por­ta­do­res, se­gún Ro­jo, tie­nen que li­diar con otros in­con­ve­nien­tes co­mo las res­tric­cio­nes de las ex­por­ta­cio­nes y un ele­va­do cos­to la­bo­ral. “El la­do po­si­ti­vo es que hay me­nos in­fla­ción, pe­ro pa­san­do la fac­tu­ra a las ex­por­ta­cio­nes”, iro­ni­zó.

El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio (CNC), Marco An­to­nio Sa­li­nas, coin­ci­de con Ro­jo, en que la apre­cia­ción de la mo­ne­da na­cio­nal de cier­ta for­ma li­mi­ta la ex­pan­sión de las em­pre­sas na­cio­na­les en cuan­to a ex­por­ta­cio­nes. Pe­ro ad­mi­tió que la me­di­da man­tu­vo es­ta­ble la eco­no­mía na­cio­nal y ayu­dó a aba­ra­tar las im­por­ta­cio­nes, en es­pe­cial los in­su­mos de las in­dus­trias.

Ad­vier­te que mo­di­fi­car el ti­po de cam­bio pue­de ser pe­li­gro­so, por­que dis­pa­ra­ría la in­fla­ción. Pa­ra el em­pre­sa­rio, es ne­ce­sa­rio que des­de el ni­vel es­ta­tal se otor­guen me­jo­res con­di­cio­nes a los ex­por­ta­do­res y que pue­dan re­cu­pe­rar com­pe­ti­ti­vi­dad.

Por ejem­plo, su­gi­rió que des­de el Ban­co de De­sa­rro­llo Pro­duc­ti­vo (BDP) se ge­ne­ren lí­neas de cré­di­to pa­ra las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras “con ta­sas ba­jas y ga­ran­tías fle­xi­bles”.

In­sis­tió en que la me­di­da fue po­si­ti­va a ni­vel ma­cro­eco­nó­mi­co, pe­ro que de­be ser com­ple­men­ta­da con po­lí­ti­cas que ayu­den al sec­tor pro­duc­ti­vo.

“Pue­de ha­ber un efec­to ne­ga­ti­vo que de­ri­ve en una co­rri­da ban­ca­ria”, re­mar­có.

Ho­ra­cio Vi­lle­gas, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria (CNI), ex­pli­có que no hay du­da de que el ti­po de cam­bio ha ayu­da­do a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, pe­ro por otro la­do fo­men­tó las im­por­ta­cio­nes a ba­jo cos­to y el con­tra­ban­do.

Ca­li­fi­có de com­ple­ja la si­tua­ción, por­que si se cam­bia la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, al­gu­nas in­dus-

trias se ve­rán afec­ta­das por­que im­por­ta­rán in­su­mos más ca­ros pa­ra pro­du­cir, y es­te cos­to se tras­la­da­rá al con­su­mi­dor fi­nal.

“Si ma­ña­na sube el ti­po de cam­bio no se so­lu­cio­na na­da. Hay mu­chos pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les en la eco­no­mía”, di­jo.

Vi­sión erra­da

El es­pe­cia­lis­ta Jai­me Dunn no opi­na igual que los ex­por­ta­do­res. Cree que el ti­po de cam­bio tra­jo es­ta­bi­li­dad a la eco­no­mía.

Des­ta­có que la me­di­da crea cer­ti­dum­bre, “la gen­te no tie­ne que es­tar preo­cu­pa­da si va a su­bir o ba­jar el dó­lar”. “Ade­más, las em­pre­sas pue­de ha­cer bien sus pre­su­pues­tos, por­que la mo­ne­da es­tá es­ta­ble”, di­jo.

Con re­la­ción a las ob­ser­va­cio­nes he­chas por los em­pre­sa­rios, se­ña­ló que des­co­no­cen el con­tex­to in­ter­na­cio­nal al ha­cer es­te pe­di­do. “Los paí­ses con ti­po de cam­bio fi­jo no tie­nen cri­sis, son eco­no­mías pre­de­ci­bles con po­ca in­cer­ti­dum­bre”, afir­mó.

Re­cor­dó que en Eu­ro­pa se creó el eu­ro por las cons­tan­tes de­va­lua­cio­nes he­chas pa­ra fo­men­tar las ex­por­ta­cio­nes.

Sos­tu­vo que pe­dir una de­va­lua­ción a cor­to pla­zo es el ca­mino más fá­cil, pe­ro es con­tra­pro­du­cen­te en el fu­tu­ro in­me­dia­to. “Los que quie­ren una de­va­lua­ción, pi­den al­go que los da­ña­rá a lar­go pla­zo, de­be­rían pe­dir ac­ce­so a más mer­ca­dos”, apun­tó el es­pe­cia­lis­ta.

Re­cor­dó que en Bra­sil, Ar­gen­ti­na e in­clu­so Ve­ne­zue­la, se de­va­luó, pe­ro no se me­jo­ró el co­mer­cio ex­te­rior de esos paí­ses. “En Ar­gen­ti­na tu­vie­ron una de­va­lua­ción de ca­si al 100% y no se in­cre­men­ta­ron las ex­por­ta­cio­nes, pe­ro la in­fla­ción se dis­pa­ró”, ma­ti­zó Dunn.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que pa­ra man­te­ner un ti­po de cam­bio son ne­ce­sa­rios dos fac­to­res: más ex­por­ta­cio­nes pa­ra am­pliar las re­ser­vas y una rí­gi­da dis­ci­pli­na fis­cal. “El pro­ble­ma es que en el Go­bierno no es­tán ha­cien­do es­to”, di­jo.

Con­sul­ta­do so­bre es­te te­ma en el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía se­ña­la­ron que si en Bo­li­via se hu­bie­ra imi­ta­do a los paí­ses ve­ci­nos, se ha­bría ge­ne­ra­do una al­ta in­cer­ti­dum­bre en la eco­no­mía na­cio­nal, afec­tan­do la in­ver­sión y el con­su­mo.

“Si re­vi­sa­mos, en va­rios de es­tos paí­ses ( Bra­sil, Co­lom­bia y Uru­guay) se re­gis­tra­ron con­trac­cio­nes en sus vo­lú­me­nes ex­por­ta­dos”, in­di­ca­ron des­de ese des­pa­cho.

En la me­di­da en que se so­bre­va­lo­ra el bo­li­viano, los ex­por­ta­do­res pa­ga­mos un im­pues­to in­di­rec­to”

Wil­fre­do Ro­jo Cá­ma­ra Na­cio­nal de Ex­por­ta­do­res de Bo­li­via

Mu­chos sec­to­res de la in­dus­tria im­por­ta­mos ma­te­rias pri­mas, si de­va­lua­mos, su­birán es­tos cos­tos”

Ho­ra­cio Vi­lle­gas Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria

FUAD LANDÍVAR

Abas­te­ci­mien­to. Pe­se a los ru­mo­res de que exis­ten po­co dó­la­res, se­gún el Ban­co Cen­tral, hay una bue­na can­ti­dad de di­vi­sas en el mer­ca­do na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.