Luis Itu­rral­de Mo­reno

El ar­qui­tec­to ex­per­to en ce­men­te­rios jar­di­nes

El Deber - Cuerpo B - - PERSONAJE - TUF­FÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TA­[email protected]­DE­BER.COM.BO (Ver el vi­deo en www.el­de­ber.com.bo)

Na­ció ha­ce 69 años en la ca­sa de su abue­la, de la ca­lle Bue­nos Ai­res, en la ca­pi­tal cru­ce­ña. Es hi­jo del ar­qui­tec­to pa­ce­ño Luis Itu­rral­de, que se crió en Fran­cia. En 1936 su pa­dre vol­vió a San­ta Cruz, don­de co­no­ció y se enamo­ró de Do­ra Mo­reno Ve­las­co, con quien tu­vo dos hi­jos. En 1939 fun­dó un in­ge­nio que pro­du­jo en 1944 el pri­mer ti­po de azú­car cris­ta­li­za­da blan­ca. El em­pren­di­mien­to du­ró has­ta 1964. Co­mo su pa­dre, él tam­bién es un ar­qui­tec­to for­ma­do en Fran­cia. Luis Itu­rral­de Mo­reno pre­si­de el gru­po em­pre­sa­rial Kan­tu­ta­ni, pro­pie­ta­rio de ce­men­te­rios jar­di­nes en La Paz, Co­cha­bam­ba y San­ta Cruz. En una me­sa del res­tau­ran­te La Te­rra­za del Ho­tel Los Ta­ji­bos, sos­tu­vo un ameno diá­lo­go en Un Desa­yuno con… EL DE­BER.

“Vol­ví de Fran­cia a tra­ba­jar en una em­pre­sa que no es­ta­ba bien. Me que­dé aquí en San­ta Cruz ocho años, con fa­mi­lia y ca­sa­do. Me pu­de re­po­ner con al­gu­nos tra­ba­jos. En 1990 re­tor­né a La Paz, don­de ya ha­bía si­do crea­da la in­mo­bi­lia­ria Kan­tu­ta­ni, pe­ro los pro­yec­tos de la cons­truc­to­ra de mi pa­dre me ocu­pa­ron más. Su em­pre­sa ha cons­trui­do 39 edi­fi­cios, en­tre los que es­tán la To­rre de Las Amé­ri­cas y el Ala­me­da en La Paz. Lue­go de tra­tar de arre­glar su com­pa­ñía, me que­dé con Kan­tu­ta­ni, que fue crea­da en 1983. Des­pués de unos diez años vi­ni­mos a San­ta Cruz, don­de ini­cia­mos el ce­men­te­rio Las Mi­sio­nes y, más tar­de, el par­que de La Con­cor­dia en Co­cha­bam­ba”, re­cuer­da es­te ar­qui­tec­to que sa­lió ba­chi­ller del co­le­gio Ale­mán de La Paz.

Especialista en ce­men­te­rios

Cuan­do ha­bla de sus ini­cios en la im­ple­men­ta­ción de ce­men­te­rios, di­ce que lo hi­zo por ca­sua­li­dad. “Apa­re­ció un se­ñor que me ha­bló del pro­yec­to y a él so­lo le in­tere­sa­ba dar tra­ba­jo a sus ma­qui­na­rias. Me co­men­tó de cerros in­tere­san­tes pa­ra es­tas co­sas y ahí que­dó la idea. Es­te hom­bre fa­lle­ció a los seis me­ses y me fui a in­ves­ti­gar el de­sa­rro­llo de par­ques en EEUU, Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la. En La Paz em­pe­za­mos con po­ca gen­te, por­que ven­día­mos pa­ra emer­gen­cias. Allí te­ne­mos dos par­ques, uno con una cruz de 45 me­tros en la subida a El Al­to. En San­ta Cruz crea­mos Las Mi­sio­nes y Mon­te­sa­cro. Es­ta­mos con un pro­yec­to apro­ba­do en La Guar­dia y en Co­cha­bam­ba hi­ci­mos el par­que de La Con­cor­dia. Tam­bién te­ne­mos las sa­las de ve­la­to­rios en La Paz, en el se­gun­do y en el cuar­to ani­llo de San­ta Cruz y un pro­yec­to en Mon­te­ro. Te­ne­mos ca­pa­ci­dad de ex­pan­sión por­que hay una de­man­da im­por­tan­te, con cré­di­tos de 5 a 6 años”.

Su com­pa­ñía tie­ne un di­rec­to­rio pre­si­di­do por él y tres ge­ren­tes re­gio­na­les en los de­par­ta­men­tos don­de es­tán. Ade­más cuen­ta con el área de sis­te­mas, que ha desa­rro­lla­do un soft­wa­re ha­ce 18 años, con 15 mó­du­los in­te­gra­dos pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les.

So­bre su estilo de li­de­raz­go, afir­ma que siem­pre bus­ca un buen re­la­cio­na­mien­to con los em­plea­dos, a los que la em­pre­sa apo­ya con can­chas de rac­quet, es­pa­cios pa­ra zum­ba y pre­mios. “Un buen li­de­raz­go tie­ne que ver con lo emo­cio­nal. Es­to ge­ne­ra unos re­sul­ta­dos más es­ta­bles”, re­mar­ca.

Un ne­go­cio di­ver­si­fi­ca­do

So­bre la si­tua­ción de la eco­no­mía bo­li­via­na, opi­na que pu­do ma­ne­jar­se me­jor y las in­ver­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les no han si­do tan pro­duc­ti­vas pa­ra te­ner ma­yor im­pac­to a fu­tu­ro. Ade­más, sos­tie­ne, exis­te de­ma­sia­da de­pen­den­cia del gas. “El ne­go­cio don­de es­toy se ba­sa en cré­di­tos a lar­go pla­zo, con cuo­tas me­no­res. De­pen­de más de nues­tro ma­ne­jo que de una cri­sis que afec­te al sec­tor in­mo­bi­lia­rio. El tiem­po me ha mos­tra­do que el cre­ci­mien­to se da por una ca­pa­ci­dad de ma­ne­jo nues­tro, de mo­ti­va­ción, in­cen­ti­vo y con­tac­to con la gen­te”.

Ade­más de es­tar en los ce­men­te­rios jar­di­nes, el gru­po Kan­tu­ta­ni di­ver­si­fi­có sus ne­go­cios con in­ver­sio­nes en va­rios edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos. “En es­te mo­men­to he he­cho una pe­que­ña pau­sa por­que creo que hay una so­bre­ofer­ta. He ven­di­do de­par­ta­men­tos en Las Palmas, Equi­pe­trol y en otras zo­nas, pe­ro la ven­ta se ha pues­to un po­co más difícil y es­ta­mos un po­co más cau­te­lo­sos”.

Al ha­ber es­ta­bi­li­za­do su com­pa­ñía, Luis Itu­rral­de de­ci­dió crear la Fun­da­ción Kan­tu­ta­ni, ya que su de­seo era dar­le sen­ti­do so­cial a sus ac­cio­nes em­pre­sa­ria­les. “Ha­bía un gru­po de vo­lun­ta­rios que ha­cían ope­ra­cio­nes de ca­ta­ra­tas y se­ño­res ma­yo­res que ca­mi­na­ban un día en­te­ro pa­ra lle­gar a re­cu­pe­rar la vis­ta. Por el 2012 se em­pe­zó for­mal­men­te la fun­da­ción y en 2014 em­pe­za­mos a ope­rar con equi­pos en Co­cha­bam­ba, La Paz y San­ta Cruz. Las mo­vi­li­da­des iban a pro­vin­cias y se con­tac­ta­ban con pe­que­ños mu­ni­ci­pios. Ha­cía­mos me­di­cio­nes y a los 15 días el mis­mo equi­po vol­vía pa­ra en­tre­gar­le len­tes. He­mos apo­ya­do a la gen­te aban­do­na­da”.

Tras ocu­par­se ini­cial­men­te de los adul­tos ma­yo­res, la fun­da­ción ha in­gre­sa­do con más fuer­za a la me­di­ción de len­tes en co­le­gios de ni­ños de 6 a 12 años. “En es­te mo­men­to es­ta­mos en La Guar­dia aten­dien­do co­le­gios. Hacemos que los pro­fe­so­res ha­gan un exa­men de vis­ta a los ni­ños. En el al­ti­plano la se­que­dad del vien­to, los ra­yos so­la­res, ha­cen que ten­gan una vis­ta más irri­ta­da. De ca­da 100, 25 ne­ce­si­tan len­tes. En San­ta Cruz de ca­da 100, 12 ne­ce­si­tan len­tes. Es­ta­mos ne­go­cian­do pa­ra ha­cer ope­ra­cio­nes de ca­ta­ra­tas”.

Es­tá ca­sa­do con Ta­tia­na Apon­te, que se de­di­có al ci­ne y fue una co­no­ci­da pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión. Tie­ne tres hi­jos. El ma­yor, de 35 años, ma­ne­ja un tea­tro en la zo­na sur de La Paz y le es­tá cam­bian­do la ca­ra a las ac­ti­vi­da­des de ac­tua­ción, dan­za y mú­si­ca. “El sien­te que le es­tá yen­do bien en las ar­tes y ar­tis­tas de aquí han ido a pre­sen­tar allá sus obras”.

Su hi­ja es­tu­dió ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, pe­ro es­tá más de­di­ca­da a la me­di­ci­na al­ter­na­ti­va y a un pro­yec­to de ayu­da con ve­te­ri­na­rias a pe­rri­tos de la ca­lle. El úl­ti­mo de sus hi­jos vi­ve en Bue­nos Ai­res y ha par­ti­ci­pa­do en con­cur­sos de equi­ta­ción.

“Nor­mal­men­te voy to­dos los días a mon­tar a caballo, des­de las 7 o 7:30 de la ma­ña­na. Soy un gran afi­cio­na­do a la equi­ta­ción y si­go con­cur­san­do en di­fe­ren­tes even­tos. Ha­ce unos seis años he pa­sa­do unos obs­tácu­los de unos dos me­tros en caballo. Me gus­ta ha­cer de­por­te, un po­co de gim­na­sio a dia­rio”.

So­bre lec­tu­ras, ha re­pa­sa­do li­bros de his­to­ria y re­cu­rre co­ti­dia­na­men­te a leer ar­tícu­los pa­ra ac­tua­li­zar­se en te­mas em­pre­sa­ria­les. En ma­te­ria de gas­tro­no­mía, su pla­to pre­fe­ri­do es una car­ne con sal­sa que sir­ven en el res­tau­ran­te La Suis­se. “Ten­go po­ca vi­da so­cial, pe­ro me reúno con ami­gos de co­le­gio. So­mos unas tres o cua­tro pa­re­jas que nos jun­ta­mos to­dos los do­min­gos a ver pe­lí­cu­las fran­ce­sas, li­ba­ne­sas, que no es­tán ge­ne­ral­men­te en las sa­las. Esa es una gran afi­ción”.

Ha­bla fran­cés y lee in­glés. Ha ju­ga­do fútbol du­ran­te va­rios años y es hin­cha de los clu­bes Bolívar, Bar­ce­lo­na y el PSG.

FO­TOS: HER­NÁN VIRGO

Desa­yuno. Luis Itu­rral­de con Tuf­fí Aré, di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de EL DE­BER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.