Las cri­sis de Ar­gen­ti­na y de Bra­sil in­ten­si­fi­can el con­tra­ban­do

Los co­mer­cian­tes na­cio­na­les apro­ve­chan el con­tex­to pa­ra com­prar mer­ca­de­ría e in­gre­sar­la ile­gal­men­te al país a ba­jo cos­to

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - E.ES­TRE­MA­DOI­RO F./D. MAYGUA el­de­[email protected]­de­ber.com.bo

Ma­ría, mu­la­ta de 53 años, ri­zos pla­tea­dos y fi­gu­ra vo­lup­tuo­sa, tie­ne bien prac­ti­ca­do su es­pa­ñol: “Bue­nas tar­des ami­go, lle­va las Ipa­ne­mas, es­tán ba­ra­tas”, di­ce mien­tras ofre­ce su pro­duc­to a 15 reales (Bs 27) en su pues­to en la ca­lle De­la­me­re, en la fron­te­ri­za ciu­dad de Co­rum­bá.

Ven­de­do­ra con años de ex­pe­rien­cia, no acep­ta un no co­mo res­pues­ta. An­te una ne­ga­ti­va ha­ce otra ofer­ta ten­ta­do­ra. “Com­pra a 10 reales (18) la do­ce­na pa­ra re­ven­der allá (en Bo­li­via)”.

“Acá vie­nen mu­chos bo­li­via­nos, son mis me­jo­res clien­tes”, afir­ma.

La cri­sis bra­si­le­ña, ex­pre­sa­da en la de­va­lua­ción de su mo­ne­da, ha he­cho que va­rios co­mer­cian­tes bo­li­via­nos cru­cen el pa­so fron­te­ri­zo con Bo­li­via a Co­rum­bá. Allí, apro­ve­chan­do el ti­po de cam­bio, (1 real es­tá a Bs 1,8) com­pran ro­pa, ali­men­tos y be­bi­das a ba­jo cos­to, que lue­go re­ven­den en el país. Lo mis­mo pa­sa en la zo­na fron­te­ri­za con Ar­gen­ti­na.

El in­gre­so de mer­ca­de­ría al país in­clu­so bur­la el con­trol de las au­to­ri­da­des, que ad­mi­ten que es muy di­fí­cil ex­ter­mi­nar el con­tra­ban­do.

La Adua­na Re­gio­nal de San­ta Cruz reali­zó 387 ope­ra­ti­vos has­ta la fe­cha, tan­to en Aba­pó co­mo en Pai­lón, zo­nas por don­de in­gre­san pro­duc­tos ar­gen­ti­nos y bra­si­le­ños a la ca­pi­tal orien­tal.

Fron­te­ra ar­gen­ti­na

El in­gre­so ma­si­vo de ca­jas de pan dul­ce (pa­ne­tón), bu­di­nes, si­dras y cer­ve­za de la mar­ca Quil­mes, por el pa­so li­mí­tro­fe con Ar­gen­ti­na, Ber­me­jo- Aguas Blan­cas, a tra­vés del con­tra­ban­do ‘hor­mi­ga’, es una prác­ti­ca que no se ocul­ta en es­ta zo­na. Se ha con­ver­ti­do en una prác­ti­ca ‘nor­mal’.

Más de un cen­te­nar de ba­ga­lle­ros trans­por­ta, en pe­que­ños ca­rros, la mer­ca­de­ría des­de los al­ma­ce­nes en la lo­ca­li­dad ar­gen­ti­na has­ta la ori­lla del río.

EL DE­BER cons­ta­tó que allí se car­ga en las bar­ca­zas pa­ra des­pués cru­zar por el afluen­te y lle­gar a te­rri­to­rio bo­li­viano, don­de se des­car­ga y sube de in­me­dia­to a va­rios vehícu­los.

Ca­da ca­ja de pan dul­ce tie­ne un cos­to de 400 pe­sos ar­gen­ti­nos (equi­va­le a Bs 62), de bu­di­nes en 200 pe­sos (Bs 38), la de si­dra del Va­lle, ya sea de sa­bor ananá o fre­sa, en 240 pe­sos (Bs 41) y de cer­ve­za Quil­mes, de 12 bo­te­llas, se ven­de a 640 pe­sos (Bs 115), en fun­ción del ti­po de cam­bio, que se co­ti­za en­tre 18 y 19 bo­li­via­nos por ca­da 100 pe­sos ar­gen­ti­nos.

Es­tos pro­duc­tos inun­da­ron los mer­ca­dos de abas­to de la ciu­dad de Ta­ri­ja y otros lu­ga­res del país.

Ma­rio Cuen­ca es un ba­ga­lle­ro que lle­va años en es­ta ac­ti­vi­dad. Ex­pli­có que lu­nes y vier­nes son los días más in­ten­sos de­bi­do a la fe­ria en Aguas Blan­cas (Ar­gen­ti­na).

Al pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de In­dus­tria, Co­mer­cio y Ser­vi­cios de Ta­ri­ja ( Cain­co­tar), Ge­rar­do Apa­ri­cio, es­ta si­tua­ción le preo­cu­pa, de­bi­do a que el in­gre­so de mer­ca­de­ría ar­gen­ti­na se in­ten­si­fi­ca por fin de año, de­bi­do a la de­va­lua­ción de su mo­ne­da.

“Es­ta­mos inun­da­dos de mer­ca­de­ría. No so­lo es por Ber­me­jo, sino Ya­cui­ba, Me­co­ya, don­de ha­ce po­co se ins­ta­ló un pues­to de con­trol, y Vi­lla­zón (Po­to­sí)”, afir­mó.

El em­pre­sa­rio di­jo que so­li­ci­ta­rán una reunión pa­ra la se­ma­na con eje­cu­ti­vos de la Adua­na Na­cio­nal de Bo­li­via (ANB), a fin de pe­dir­les que se ac­ti­ven ac­cio­nes de ma­yor con­trol.

Fron­te­ra con Bra­sil

En pleno hi­to que se­pa­ra Bo­li­via de Bra­sil, a ocho ki­ló­me­tros de Co­rum­bá, Ru­bén, un hom­bre al­to de ba­rri­ga pro­nun­cia­da, de unos 45 años y len­tes os­cu­ros, par­quea su vehícu­lo con el que tra­ba­ja de ta­xi en las afue­ras de Puer­to Qui­ja­rro. Él, ca­si to­da su vi­da, tra­ba­jó en esa re­gión y se jac­ta de co­no­cer las di­fe­ren­tes ‘téc­ni­cas’ que em­plean los co­mer­cian­tes pa­ra in­gre­sar pro­duc­tos de con­tra­ban­do.

La for­ma más co­mún es el mi­cro­trá­fi­co de pro­duc­tos (con­tra­ban­do hor­mi­ga). La gen­te in­gre­sa a Co­rum­bá, don­de el co­mer­cio es la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad, pa­ra com­prar pro­duc­tos bá­si­cos al por ma­yor y lue­go re­ven­der­los. Otros más osa­dos usan las flo­tas, en don­de in­gre­san la mer­ca­de­ría

en ma­le­tas o bul­tos que lle­gan has­ta San­ta Cruz.

Tam­bién se usan ta­xis, ti­po Noha, que van y vie­nen a Bra­sil. La ma­yo­ría rea­li­za es­te tra­ba­jo de no­che, apro­ve­chan­do la os­cu­ri­dad, que se trans­for­ma en su cóm­pli­ce.

“Hay mu­chos ca­mi­nos pa­ra me­ter. Pe­ro aho­ra to­do (el co­mer­cio) es­tá muer­to”, di­ce el hom­bre, mien­tras se ajus­ta las ga­fas.

La ma­yo­ría de los co­mer­cian­tes in­gre­sa pro­duc­tos ali­men­ti­cios co­mo arroz, acei­te, en­la­ta­dos y be­bi­das que tie­nen un cos­to de has­ta un 30% me­nor con re­la­ción a los pro­duc­tos na­cio­na­les.

Por ejem­plo, una bol­sa de arroz de cin­co ki­los de pro­duc­ción na­cio­nal es­tá en el mer­ca­do a Bs 35, pe­ro el mis­mo pro­duc­to, bra­si­le­ro, es­tá a Bs 22.

Sin bien to­dos en Puer­to Qui­ja­rro sa­ben del in­gre­so cons­tan­te de mer­ca­de­ría bra­si­le­ña, tam­bién ob­ser­van que el flu­jo co­mer­cial dis­mi­nu­yó bas­tan­te. Se­ña­lan que cuan­do el real se co­ti­za­ba a Bs 4, pre­do­mi­na­ba el por­tu­gués en la fe­ria y en las tien­das co­mer­cia­les asen­ta­das en ese mu­ni­ci­pio.

Con­trol adua­ne­ro

Wi­lliam Cas­ti­llo, di­rec­tor de la Adua­na Re­gio­nal San­ta Cruz, se­ña­ló que se han re­for­za­do los con­tro­les en pun­tos que se trans­for­man en los ‘cue­llos de bo­te­lla’ del con­tra­ban­do. Es­tos con­tro­les se han fo­ca­li­za­do en Aba­pó, por don­de se con­tro­la el in­gre­so de mer­ca­de­ría pro­ve­nien­te de Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay, y en Pai­lón. En es­te úl­ti­mo se ins­pec­cio­nan to­dos los vehícu­los que lle­gan des­de la zo­na fron­te­ri­za con Bra­sil, que se ex­tien­de por mu­ni­ci­pios de San Ma­tías, la lo­ca­li­dad de San Vi­cen­te y Puer­to Qui­ja­rro.

“Es­ta­mos ins­ta­la­dos ahí las 24 ho­ras, te­ne­mos cá­ma­ras de se­gu­ri­dad y los equi­pos ne­ce­sa­rios, con el apo­yo de las Fuer­zas Ar­ma­das, pa­ra rea­li­zar la incautación de los pro­duc­tos”, agre­gó Cas­ti­llo.

Sos­tu­vo que in­clu­so de­tie­nen vehícu­los pe­que­ños y mi­ni­bu­ses que son usa­dos pa­ra ese ilí­ci­to.

In­clu­so, se­gún el fun­cio­na­rio, exis­te un cam­pa­men­to en la zo­na de Ya­cu­ses don­de la Adua­na tie­ne equi­pos y per­so­nal.

En los di­fe­ren­tes ope­ra­ti­vos que se rea­li­zan, se­ña­ló, se in­cau­tan be­bi­das al­cohó­li­cas, co­mes­ti­bles, ci­ga­rri­llos (que vie­nen de Pa­ra­guay), ro­pa y cal­za­dos.

Sin em­bar­go, pe­se a la me­jo­ra en los con­tro­les adua­ne­ros, el fun­cio­na­rio ad­mi­tió que en­fren­tan di­fi­cul­ta­des, en es­pe­cial con Bra­sil, de­bi­do a que exis­te una fron­te­ra de unos 3.400 km.

“La fron­te­ra es am­plia, pe­ro va­mos a ha­cer con­tro­les más mi­nu­cio­sos”, pro­me­tió Cas­ti­llo.

DA­VID MAYGUA

DA­VID MAYGUA

Nor­ma­li­dad. El con­tra­ban­do ‘hor­mi­ga’ en la zo­na fron­te­ri­za de Ber­me­jo se ha­ce a ple­na luz del día. Con la caí­da del pe­so, el flu­jo de mer­ca­de­ría de ori­gen ar­gen­tino se in­cre­men­tó en esa lo­ca­li­dad

HERNÁN VIR­GO

Ofer­tas. En Co­rum­bá, lo que más bus­can los bo­li­via­nos son cal­za­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.