Es­ta­ta­les de ener­gía: se blin­dan o ter­mi­nan pri­va­ti­zán­do­se

El Deber - Cuerpo B - - ANÁLISIS - Al­va­ro Ríos Ro­ca ANA­LIS­TA ENER­GÉ­TI­CO

Los es­cán­da­los de co­rrup­ción, el ma­ne­jo in­efi­cien­te y la cons­tan­te prác­ti­ca de in­ver­tir en pro­yec­tos no eco­nó­mi­cos y na­da ren­ta­bles por par­te de nues­tras es­ta­ta­les de ener­gía con­ti­núan sa­lien­do a la luz pú­bli­ca en to­da Amé­ri­ca La­ti­na.

Una gran can­ti­dad de go­bier­nos a tra­vés de las úl­ti­mas dé­ca­das han uti­li­za­do a es­tas em­pre­sas pa­ra: fuen­te de em­pleo pa­ra alle­ga­dos po­lí­ti­cos y pa­ren­te­la, ha­cer­las sub­si­diar y ga­nar vo­tos vía po­pu­lis­mo, for­zar­las a in­ver­tir en pro­yec­tos po­co o na­da ren­ta­bles y vi­si­bles en un afán elec­to­ra­lis­ta; ob­je­to de re­cau­da­ción pa­ra man­te­ner la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca de los go­bier­nos de turno, bo­tín po­lí­ti­co pa­ra go­ber­nan­tes y fun­cio­na­rios de turno.

Lo an­te­rior las tor­na en em­pre­sas no com­pe­ti­ti­vas, las de­ja sin go­bierno cor­po­ra­ti­vo, sin ges­tión, sin tec­no­lo­gía y con ma­gros re­sul­ta­dos a la pos­tre. Las ar­cas del Es­ta­do de­ben ir lue­go a so­co­rrer­las y/o se las de­be pri­va­ti­zar o ven­der, las más de las ve­ces a pre­cio de ga­lli­na muer­ta. Eso de­fi­ni­ti­va­men­te no que­re­mos que ocu­rra.

En es­te ca­mino tran­si­ta por ejem­plo Pe­tro­bras, ven­dien­do y pri­va­ti­zan­do par­te de sus ac­ti­vos y uni­da­des de ne­go­cio des­pués de to­do lo acon­te­ci­do. Ni ha­blar de PDVSA ( Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la) que tie­ne gran can­ti­dad de sus re­ser­vas (pe­tró­leo y gas) y ac­ti­vos com­pro­me­ti­dos con acree­do­res, pro­vee­do­res y so­cios ( pri­va­ti­za­ción dis­fra­za­da) cuan­do no pue­da pa­gar sus deu­das. Po­dría­mos se­guir a tan­tas otras em­pre­sas pe­ro el es­pa­cio es li­mi­ta­do.

Los la­ti­noa­me­ri­ca­nos no que­re­mos pri­va­ti­zar nues­tras em­pre­sas es­ta­ta­les de ener­gía y nos ad­he­ri­mos al sen­ti­mien­to que exis­te en la re­gión pa­ra man­te­ner­las. Em­pe­ro, si de­ci­di­mos man­te­ner­las es pa­ra que se tor­nen en só­li­dos pi­la­res eco­nó­mi­cos y es­tra­té­gi­cos pa­ra nues­tros paí­ses. Pa­ra que es­to ocu­rra de­be­mos im­pres­cin­di­ble­men­te blin­dar­las del po­der po­lí­ti­co de turno.

Blin­da­das y de­ján­do­las ac­tuar en for­ma cor­po­ra­ti­va, con com­pe­ti­ti­vi­dad e in­de­pen­den­cia traen un al­to va­lor pa­ra los paí­ses y pue­den: rom­per acuer­dos de con­trol de mer­ca­do que mu­chas ve­ces pac­ta el sec­tor pri­va­do. Es­tu­diar pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos pa­ra el país y apo­yar a muy frá­gi­les Mi­nis­te- rios de Ener­gía, par­ti­ci­par en pro­yec­tos que se con­si­de­ren ren­ta­bles, so­las o aso­cia­das y allí don­de los pri­va­dos no deseen par­ti­ci­par, ge­ne­rar uti­li­da­des e im­pues­tos pa­ra los paí­ses.

¿Có­mo blin­dar­las? Exis­ten me­ca­nis­mos de blin­da­jes que fun­cio­nan en la re­gión y ám­bi­to in­ter­na­cio­nal. A con­ti­nua­ción un ejem­plo. Los di­rec­to­rios de las em­pre­sas es­ta­ta­les de­ben es­tar com­pues­tos por miem­bros del Es­ta­do (Mi­nis­te­rios, etc.) y tam­bién por ins­ti­tu­cio­nes in­de­pen­dien­tes ( Co­le­gio de In­ge­nie­ros, etc.) y los re­qui­si­tos pro­fe­sio­na­les y res­pon­sa­bi­li­da­des cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­dos pa­ra su se­lec­ción y nom­bra­mien­to.

Es­te di­rec­to­rio lue­go de­be ele­var al Con­gre­so o Pre­si­den­te del país, una ter­na pa­ra que se eli­ja al pre­si­den­te de la em­pre­sa. Es­ta ter­na de­be ser en­car­ga­da a una em­pre­sa ca­za ta­len­tos (re­cur­sos hu­ma­nos), la cual de­be ha­cer la se­lec­ción en ba­se a re­qui­si­tos pro­fe­sio­na­les, ex­pe­rien­cia y de éti­ca cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­dos, in­clu­yen­do el tér­mino de su man­da­to.

Es­te pre­si­den­te, a su vez, de­be­rá se­lec­cio­nar a sus co­la­bo­ra­do­res de con­fian­za con los cua­les tie­ne que ali­near la em­pre­sa a los man­da­tos de su di­rec­to­rio y trans­pa­ren­tar­se de ca­ra a los ciu­da­da­nos. Lo an­te­rior le otor­ga un go­bierno cor­po­ra­ti­vo a la em­pre­sa y que no res­pon­de ne­ce­sa­ria­men­te a los de­sig­nios y ca­pri­chos del po­der po­lí­ti­co de turno y es el úni­co ca­mino pa­ra tor­nar­las sos­te­ni­bles.

Inep­ti­tud y co­rrup­ción al mo­men­to de en­ca­rar ad­mi­nis­tra­ción e in­ver­sión en pro­yec­tos que ma­ne­jan las em­pre­sas de ener­gía del Es­ta­do son de­tri­men­ta­les pa­ra el bie­nes­tar eco­nó­mi­co de nues­tros paí­ses en el lar­go pla­zo ¿Se­rá que el Es­ta­do em­pre­sa­rio no fun­cio­na?, ¿se­rá que po­de­mos blin­dar a nues­tras em­pre­sas del po­der po­lí­ti­co de turno? Nues­tros lec­to­res tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.