Know­mad: nó­ma­das del co­no­ci­mien­to

El Deber - Cuerpo B - - ANÁLISIS - Pa­tri­cia Hur­ta­do CAIN­CO

Un nó­ma­da es una per­so­na o ani­mal que va de un lu­gar a otro y no se es­ta­ble­ce en nin­gún si­tio de for­ma per­ma­nen­te. Un hom­bre se­den­ta­rio, al con­tra­rio que el nó­ma­da, es aquel que vi­ve en un te­rri­to­rio fi­jo, y no se des­pla­za de un lu­gar a otro. Los nó­ma­das se mo­vi­li­za­ban fre­cuen­te­men­te mo­vi­dos por la ne­ce­si­dad de so­bre­vi­vir, mien­tras los se­den­ta­rios ha­bien­do en­con­tra­do su zo­na de con­fort de­ci­den per­ma­ne­cer en el mis­mo lu­gar.

En el mun­do la­bo­ral ac­tual, co­mien­za a ha­blar­se de un nue­vo per­fil pro­fe­sio­nal “los nó­ma­das del co­no­ci­mien­to”, más co­no­ci­dos por su acep­ción en in­glés “know­mad”, la mis­ma que une las pa­la­bras know (co­no­cer) y no­mad (nó­ma­da). Es­ta de­fi­ni­ción fue crea­da en 2011 por John Mo­ra­vec, ex­per­to en mer­ca­dos la­bo­ra­les y fun­da­dor de Edu­ca­tion Fu­tu­res LLC.

¿ Cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de un know­mad? Se rein­ven­tan cons­tan­te­men­te, son ca­pa­ces de adap­tar­se fá­cil­men­te a nue­vas reali­da­des, van de un lu­gar a otro sin di­fi­cul­tad, cam­bian de tra­ba­jo sin ata­du­ras, ni nos­tal­gias del pa­sa­do, o cam­bian de po­si­cio­nes la­bo­ra­les en la mis­ma or­ga­ni­za­ción, apren­den rá­pi­da­men­te y tam­bién des­apren­den lo que ha que­da­do ob­so­le­to y ya no es útil pa­ra sus pro­pó­si­tos. Se dis­tin­guen fá­cil­men­te de los “se­den­ta­rios la­bo­ra­les” que son aque­llos que se re­sis­ten al cam­bio y ca­da vez que se pre­sen­ta una co­yun­tu­ra desafian­te lu­cen sus sis­te­mas in­mu­no­ló­gi­cos y ata­can pa­ra no al­te­rar el sta­tu quo.

No te­men a equi­vo­car­se, en­fren­tan el cam­bio sin te­mor a equi­vo­car­se, y si se equi­vo­can apren­den y si­guen ade­lan­te, an­te una si­tua­ción de ries­go no se pa­ra­li­zan, se nu­tren y apro­ve­chan el po­ten­cial del co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble en di­fe­ren­tes fuen­tes de apren­di­za­je co­mo in­ter­net y las nue­vas tec­no­lo­gías.

¿Por qué es im­por­tan­te que las or­ga­ni­za­cio­nes in­cor­po­ren un know­mad en sus equi­pos? Pa­ra ha­cer fren­te a los re­tos pro­fe­sio­na­les de fu­tu­ro, es in­dis­pen­sa­ble que las or­ga­ni­za­cio­nes cuen­ten con per­fi­les pro­fe­sio­na­les ver­sá­ti­les, crea­ti­vos, in­no­va­do­res, lo cual les per­mi­ti­rá ha­cer fren­te a los desafíos y con­flic­tos que se le pre­sen­tan en el día a día.

¿So­bre­vi­vi­rán los know­mad a la au­to­ma­ti­za­ción? Pron­to, mu­chas pro­fe­sio­nes se­rán fá­cil­men­te au­to­ma­ti­za­bles y se que­da­rán ob­so­le­tas. Un es­tu­dio ela­bo­ra­do por el ban­co ING-DiBa pre­di­ce que, en los pró­xi­mos 20 años, los ro­bots co­pa­rán 18 mi­llo­nes de em­pleos en Ale­ma­nia, cer­ca de la mi­tad del to­tal.

Un know­mad es va­lo­ra­do por su co­no­ci­mien­to per­so­nal, lo que le pro­por­cio­na una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va con res­pec­to a otros tra­ba­ja­do­res me­nos adap­ta­dos al en­torno. Su prin­ci­pal ac­ti­vo es su pro­pio co­no­ci­mien­to y las ideas que ge­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.