El fan­tas­ma de la quie­bra ace­cha a mi­cro­em­pre­sa­rios

Pro­duc­ción. EL DE­BER vi­si­tó ta­lle­res y evi­den­cia que va­rios miem­bros del sec­tor tie­nen pa­ra­li­za­da su pro­duc­ción. Atri­bu­yen la du­ra reali­dad a las po­lí­ti­cas la­bo­ra­les

El Deber - Cuerpo B - - INFORME REGIONAL - ER­NES­TO ESTREMADOIRO F. er­nes­[email protected]­de­ber.com.bo

Im­po­ten­cia y de­ses­pe­ra­ción, esas dos pa­la­bras re­su­men la si­tua­ción de los pe­que­ños tex­ti­le­ros de San­ta Cruz. El sec­tor to­có fon­do, las car­gas la­bo­ra­les, el con­tra­ban­do de ro­pa, la ven­ta de pren­das usa­das, en­tre otros fac­to­res, hi­cie­ron que el sec­tor es­té ca­si al bor­de de la quie­bra.

Y sí, la quie­bra es una pa­la­bra fuer­te en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, por eso EL DE­BER vi­si­tó ta­lle­res don­de las ri­sas y el mur­mu­llo de los tra­ba­ja­do­res, mez­cla­dos con la mú­si­ca de la ma­qui­na­ria, en per­fec­ta sin­to­nía, fue­ron re­em­pla­za­dos por el si­len­cio. De acuer­do a da­tos de pro­duc­to­res tex­ti­les, el 50% del mer­ca­do es ab­sor­bi­do por la ven­ta de ro­pa usa­da, otro 30% por el con­tra­ban­do de pren­das chi­nas, y so­lo un 20% de es­ta tor­ta lle­ga a la pro­duc­ción na­cio­nal.

Cos­tu­ran­do en la so­le­dad

Freddy Chá­vez, de tez mo­re­na y es­ta­tu­ra me­dia­na, es uno de los que más sin­tió la cri­sis. De 60 tra­ba­ja­do­res que te­nía ha­ce cin­co años, aho­ra no tie­ne a na­die.

“Ha­ce dos días des­pa­ché a dos em­plea­dos que me es­ta­ban ayu­dan­do. Ya no les po­día se­guir pa­gan­do. ¿De dón­de?”, afir­mó.

En ca­si 40 años co­mo con­fec­cio­nis­ta, es la pri­me­ra vez que Chá­vez cos­tu­ra so­lo; al cos­ta­do de la má­qui­na que ope­ra es­tá más de una do­ce­na de equi­pos, que se lle­nan de te­la­ra­ñas y sa­rro, va­lua­dos en más de $us 50.000.

Es­ta si­tua­ción lo con­mo­cio­na y en­tre lá­gri­mas sos­tie­ne que las po­lí­ti­cas del Go­bierno es­tán ‘ma­tan­do’ a los con­fec­cio­nis­tas.

“Yo vo­té por Evo, pe­ro sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas nos es­tán hun­dien­do. ¿Qué so­lu­ción pue­de ha­ber? Ca­da día que pa­sa nos es­ta­mos co­mien­do nues­tro ca­pi­tal”, afir­ma, mien­tras tra­ta de en­con­trar una ex­pli­ca­ción.

Año­ra los años do­ra­dos del ne­go­cio en los que in­clu­so lle­gó a re­cha­zar pe­di­dos. Por día pro­du­cía has­ta 600 pan­ta­lo­nes blue jeans. Pe­ro, aho­ra, cos­tu­ra ape­nas 120 pren­das al mes. “Lo ha­go pa­ra no per­der la cos­tum­bre, co­mo te­ra­pia”, di­ce re­sig­na­do.

Cam­bió los hi­los por el ta­xi

Des­de ha­ce ya va­rios me­ses las ma­nos de Ro­lan­do Al­cón se es­tán acos­tum­bran­do al vo­lan­te de un ta­xi. De vez en cuan­do rea­li­za un par de pren­das a pe­di­do en su pe­que­ño ta­ller ubi­ca­do en la Vi­lla Pri­me­ro de Ma­yo.

Así, sus ex­tre­mi­da­des no ol­vi­dan el ofi­cio que he­re­dó de su pa­dre y abue­lo, y que la cri­sis lo obli­ga a de­jar tem­po­ral­men­te mien­tras me­jo­ran las co­sas.

Se pro­me­tió a que no su­fri­rá el mis­mo des­tino de su pa­dre, que per­dió su ta­ller en los 80, por lo que él tu­vo que par­tir a Ar­gen­ti­na y lue­go a Bra­sil, cuan­do era más jo­ven. Pe­ro man­te­ner esa pro­me­sa se ha­ce di­fí­cil ca­da día.

El es­pa­cio don­de tra­ba­ja­ba es­tá va­cío, las má­qui­nas pa­ra­ron y el pol­vo cu­bre to­do. “An­tes cor­ta­ba has­ta 300 blo­ques de te­la, aho­ra oca­sio­nal­men­te ha­go 20”, di­ce Al­cón mien­tras ac­ti­va una cor­ta­do­ra in­dus­trial.

Pa­ra el hom­bre, la cri­sis co­men­zó cuan­do el Go­bierno de­cre­tó el pa­go del se­gun­do agui­nal­do. Es­to lo des­ca­pi­ta­li­zó y pau­la­ti­na­men­te fue ocu­pan­do me­nos per­so­nal, has­ta que­dar com­ple­men­te so­lo.

An­tes, Di­va­nid, el nom­bre de la mar­ca de ro­pa que creó, con­ta­ba con 10 ope­ra­rios fi­jos, y en­tre tres o cin­co even­tua­les.

Aho­ra, la ma­yo­ría op­tó por emi­grar a Ar­gen­ti­na y Bra­sil, don­de la mano de obra del bo­li­viano es muy co­ti­za­da.

“Nos da mie­do con­tra­tar gen­te. Si aga­rro uno o dos tra­ba­ja­do­res y me pi­den un se­gun­do agui­nal­do, ten­dría que ven­der to­da mi ma­qui­na­ria pa­ra pa­gar­les”, di­jo.

Pe­ro es op­ti­mis­ta, pe­se a que las ci­fras es­tán en ro­jo y pa­ra ali­men­tar a sus hi­jos ‘ta­chea’, con­fía en que su ta­ller vol­ve­rá a ser el de an­tes: uno con mu­cho tra­ba­jo.

“Soy la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de con­fec­cio­nis­tas. Ten­go una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, mi co­no­ci­mien­to”, afir­ma Al­cón.

Lo pa­ra­dó­ji­co, se­gún el con­fec­cio­nis­ta, es que “hay un Go­bierno que se jac­ta de ser an­ti­im­pe­ria­lis­ta, pe­ro trae ba­su­ra im­pe­ria­lis­ta, co­mo la ro­pa usa­da”.

To­do por man­te­ner el le­ga­do

Raúl Gar­cía nun­ca co­no­ció a sus pa­dres, fue huér­fano des­de muy pe­que­ño. Su tío fue el que ocu­pó ese rol y el que le trans­mi­tió el le­ga­do fa­mi­liar, la con­fec­ción.

Pe­ro des­de ha­ce cin­co años man­te­ner es­te le­ga­do ha si­do di­fí­cil. En sus bue­nos años lle­gó a pro­du­cir has­ta 5.000 pan­ta­lo­nes por mes, apo­ya­do por una plan­ti­lla de 23 ope­ra­rios.

Aho­ra so­lo cuen­ta con una per­so­na. Ca­si to­do el ne­go­cio se vino

FUAD LANDIVAR

GOL­PE AL SEC­TOR TEX­TIL EN SAN­TA CRUZ 1.500 UNI­DA­DES PRO­DUC­TI­VAS CE­RRA­RON POR LA CRI­SIS Freddy Chá­vez es­tá im­po­ten­te, su ta­ller se ve va­cío, ex­tra­ña el bu­lli­cio de sus tra­ba­ja­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.