Her­lan Vi­lla­gó­mez Val­ver­de

El ‘Mu­yu­ri­na Boys’ que li­de­ra Agro­ne­go­cios Unión

El Deber - Cuerpo B - - INFORME REGIONAL - TUFFÍ ARÉ VÁZQUEZ [email protected]­DE­BER.COM.BO

Le en­can­ta el ca­fé, a tal pun­to que ofre­ce a los clien­tes en su em­pre­sa uno he­cho con miel de ca­ña. Her­lan Vi­lla­gó­mez Val­ver­de na­ció en Ya­cui­ba ha­ce 60 años, adon­de lle­gó su pa­dre, Se­gun­do Vi­lla­gó­mez, pa­ra tra­ba­jar en la Co­mi­sión Fe­rro­via­ria Bo­li­viano-Ar­gen­ti­na. Sus abue­los te­nían ga­na­do en Aba­pó, pe­ro una epi­de­mia de ra­bia afec­tó la pro­pie­dad y obli­gó a su pro­ge­ni­tor a mi­grar. En ese tiem­po él co­no­ció a su ma­dre, Em­ma Val­ver­de.

“Pro­ve­ni­mos del cam­po. Cuan­do te­nía un año de edad nos vi­ni­mos a San­ta Cruz. Aquí mi pa­dre vol­vió a la pro­duc­ción agrí­co­la y ga­na­de­ra, man­te­nien­do su em­pleo. A mis 9 años mi­gré con mi fa­mi­lia a Mon­te­ro, don­de ins­ta­la­mos una plan­ta de ga­seo­sas”, re­cuer­da du­ran­te un Desa­yuno con…EL DEBER, en la sa­la VIP del ho­tel Ra­dis­son.

Cur­só la pri­ma­ria en Don Bos­co y en el co­le­gio Nú­me­ro 4 de San­ta Cruz. En Mon­te­ro es­tu­dió en el co­le­gio San Sil­ves­tre y en la Es­cue­la Mu­yu­ri­na re­ci­bió con la pro­mo­ción 1976 el tí­tu­lo de téc­ni­co agro­pe­cua­rio. “En­tre mis com­pa­ñe­ros tu­ve a Jai­me Nie­me, Ma­tu­la Va­ca Díez, Án­gel Man­ri­que y Ju­lio Mo­reno. En­tre los pro­fe­so­res a los pa­dres Ma­rio Pa­ni y Án­gel Ca­lo­bi, el her­mano Ma­rot y el pro­fe­sor Car­los Rúa. En un prin­ci­pio que­ría es­tu­diar Agro­no­mía y mi pa­pá me dio la po­si­bi­li­dad de ir afue­ra, pe­ro fa­lle­ció mi her­mano y me que­dé con él. Es­tu­dié Ve­te­ri­na­ria en la Uni­ver­si­dad Ga­briel Re­né Mo­reno, don­de fui di­ri­gen­te es­tu­dian­til. Me apa­sio­nó la po­lí­ti­ca mien­tras es­tu­dia­ba y co­mo se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo me to­có un pe­rio­do in­tere­san­te. Ga­né una elec­ción en ple­na UDP. Yo era fa­lan­gis­ta y si­go sién­do­lo”.

Mien­tras es­tu­dia­ba la ca­rre­ra tra­ba­ja­ba en la le­che­ría de su pa­dre. Cuan­do egre­só co­mo ve­te­ri­na­rio le ofre­ció una pro­pie­dad ga­na­de­ra en el sur, pe­ro las con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas ahí eran li­mi­ta­das, por lo que re­co­men­dó ven­der­la y se que­da­ron con la le­che­ría. En ese mo­men­to abrió su ve­te­ri­na­ria en Mon­te­ro, en la que tra­ba­ja­ban ini­cial­men­te él y su se­cre­ta­ria. “Des­pués in­vi­té a par­ti­ci­par en la so­cie­dad a un com­pa­ñe­ro, que es­tu­vo unos sie­te años. Hi­ce di­ri­gen­cia gre­mial y en los años 90 tu­ve pro­ble­mas con las ben­di­tas lo­gias. Me em­pe­za­ron una gue­rra sis­te­má­ti­ca has­ta ha­ce tiem­po atrás. Fui el pri­mer pre­si­den­te de la fe­ria de Mon­te­ro y tu­ve que re­nun­ciar por las pre­sio­nes e in­tri­gas lo­gie­ras. Me fui a ca­sa por sa­lud men­tal y me pu­se a tra­ba­jar. Al fi­nal me hi­cie­ron un fa­vor. Cor­té mi tra­yec­to­ria di­ri­gen­cial y le di­je a mi es­po­sa ‘vá­mo­nos a San­ta Cruz por­que la po­si­bi­li­dad es­tá me­jor allá’. Nos vi­ni­mos y su­fri­mos bas­tan­te, pe­ro, co­mo soy ter­co y no me rin­do, lo­gra­mos te­ner lo que te­ne­mos”.

Una com­pa­ñía de 33 años Ve­te­ri­na­ria Unión te­nía 10 años en Mon­te­ro cuan­do se ins­ta­ló tam­bién en San­ta Cruz, en so­cie­dad con Ni­co­lás Cian­ga­lli­ni. “Abri­mos co­mo cual­quier ne­go­cio chi­co, pe­ro to­do lo ha­ce el tra­ba­jo. No ha­bía fe­ria­dos ni fi­nes de se­ma­na. En ese tiem­po mi es­po­sa se ocu­pa­ba de sa­car cuen­tas y yo ven­día. Des­pués abri­mos en Co­cha­bam­ba, en La Paz, en Ta­ri­ja, en Chu­qui­sa­ca y en Be­ni te­ne­mos una in­ver­sión de desa­rro­llo es­te año. Una de las di­fi­cul­ta­des que me to­có en­ca­rar fue en 2005, por una mez­cla de la com­pe­ten­cia y lo­gias. Me ata­ca­ron con Im­pues­tos In­ter­nos y la Adua­na. Me ce­rra­ron un mes la em­pre­sa, pe­ro eso nos per­mi­tió or­de­nar co­sas y avan­zar. Eran va­rias em­pre­sas, pe­ro de­ci­di­mos fu­sio­nar los NIT en uno so­lo y en 2016 que­da­mos con dos em­pre­sas. Una que atien­de la in­ter­me­dia­ción y otra al ga­na­de­ro. Eso nos per­mi­tió aba­ra­tar cos­tos y te­ner un so­lo sis­te­ma ad­mi­nis­tra­ti­vo. Ha­cer em­pre­sa en es­te país se ha vuel­to di­fí­cil, pe­ro si el sec­tor ga­na­de­ro lo­gra ex­por­tar se­rá co­mo Bra­sil, don­de el sec­tor agro­pe­cua­rio sus­ten­tó la cri­sis. Si aquí se da una cri­sis el sec­tor agro­pe­cua­rio se­rá uno de los que sos­ten­ga”.

Agro­ne­go­cios Unión tie­ne 180 em­plea­dos y un di­rec­to­rio que pre­si­de Her­lan Vi­lla­gó­mez. Han ce­di­do ac­cio­nes a al­gu­nos tra­ba­ja­do­res, que son so­cios mi­no­ri­ta­rios. “En­ca­ra­mos el ne­go­cio a ba­se de no ven­der el pro­duc­to, sino pri­me­ro el ser­vi­cio. Es­ta­mos es­truc­tu­ra­dos en seis di­vi­sio­nes es­pe­cia­li­za­das de ser­vi­cio. Uno en la par­te de nu­tri­ción ani­mal, otra agrí­co­la ga­na­de­ra, una de ma­ne­jo y tec­no­lo­gía, la par­te de ani­ma­les me­no­res y la de mo­no­gás­tri­co. Otra de las co­sas que en­ca­ra­mos fue el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Esa es una de las di­vi­sio­nes que más cre­ce. Ofre­ce des­de el soft­wa­re de ad­mi­nis­tra­ción y de ges­tión has­ta có­mo con­tro­lar el ani­mal de for­ma in­di­vi­dual, con unos chips elec­tró­ni­cos”.

La fir­ma tie­ne seis ge­ren­cias, en-

Tie­nen el 50% del mer­ca­do Ca­da dos años ha­cen un es­tu­dio de mer­ca­do que con­fir­ma el li­de­raz­go de la em­pre­sa. “Te­ne­mos el 50 por cien­to del mer­ca­do. He­mos tra­ta­do de co­par to­das las áreas de la pro­duc­ción ani­mal. In­ver­ti­mos mu­cho en per­so­nal es­pe­cia­li­za­do pa­ra dar ser­vi­cios. Tam­bién he­mos desa­rro­lla­do so­cie­da­des con per­so­nas es­pe­cia­lis­tas en otras áreas, co­mo la de re­ser­va fo­rra­je­ra. La otra em­pre­sa de ser­vi­cios es mía en la so­cie­dad Unión y ve le­che­ría”.

Co­mo to­do país la­ti­noa­me­ri­cano, Bo­li­via tie­ne subidas y ba­ja­das, opi­na. “He­mos te­ni­do años muy bue­nos y 2017 fue el úl­ti­mo. No fue el me­jor, pe­ro tam­po­co ma­lo. En 2018 hay un de­cre­ci­mien­to y en la pe­cua­ria tie­ne que ver con los vai­ve­nes eco­nó­mi­cos, pe­ro tam­bién con el cli­ma y al­gu­nas ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les. He­mos vi­vi­do un boom eco­nó­mi­co por las fa­ci­li­da­des que se die­ron en el mun­do, pe­ro ve­re­mos a nues­tro fu­tu­ro go­ber­nan­te có­mo lo ha­ce con cri­sis. Ci­fro las es­pe­ran­zas en que la ex­por­ta­ción nos dé un nue­vo fu­tu­ro, aun­que ha­ya una cri­sis”.

So­bre los pla­nes del gru­po, hay al me­nos tres pa­ra eje­cu­tar en­tre 2019 y 2020. Una de las apues­tas es me­jo­rar las tien­das y aca­ban de abrir en San Ig­na­cio. Tam­bién mi­ran el mer­ca­do pa­ra­gua­yo, don­de hay otro áni­mo em­pre­sa­rial.

Es el ma­yor de cua­tro her­ma­nos. Víc­tor Hu­go, el se­gun­do, fa­lle­ció. Vi­via­na es eco­no­mis­ta y Sa­ra, ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas. Su es­po­sa es si­có­lo­ga y con ella lle­va ca­sa­do 37 años. Aho­ra ella ase­so­ra en re­cur­sos hu­ma­nos y ve la par­te fi­nan­cie­ra de la com­pa­ñía.

Tie­ne un cam­po en el que crio ovi­nos. Es par­te de una fra­ter­ni­dad en Mon­te­ro, pe­ro par­ti­ci­pa po­co. An­tes via­ja­ba a Va­lle­gran­de pa­ra car­na­va­lear. Los fi­nes de se­ma­na va al cam­po o se que­da en su ca­sa a des­can­sar y leer. Le gus­tan los li­bros de po­lí­ti­ca y ver se­ries de te­le­vi­sión. Com­bi­na los via­jes de ne­go­cios con los de des­can­so y va­ca­cio­na en Car­na­val.

Uno de sus de­seos es desa­rro­llar con otras ins­ti­tu­cio­nes la es­cue­la de ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca pa­ra ge­ren­tes y va­que­ros. Su pa­dre fue fut­bo­lis­ta de Fe­rro­via­rio en Ya­cui­ba y él es hin­cha de Gua­bi­rá. (ver vi­deo en wwww.el­de­ber.com.bo)

FO­TOS: JOR­GE GU­TIÉ­RREZ

Desa­yuno. Her­lan Vi­lla­gó­mez con Tuffí Aré, di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de EL DEBER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.