Ser­gin­ho, con­fie­sa que pen­só en el retiro an­tes de lle­gar a Wils­ter­mann

Uno de los ju­ga­do­res cla­ve pa­ra que Wils­ter se con­sa­gre cam­peón se con­fe­só con DIEZ. El bra­si­le­ño, que an­tes de ve­nir a Bo­li­via ha­bía pen­sa­do en re­ti­rar­se, afir­mó que el Ti­gre no res­pe­tó al avia­dor y por ello pa­gó ca­ro. Agre­gó que no pien­sa cam­biar de equ

El Deber - Diez - - PORTADA - JUAN CAR­LOS MON­TA­ÑO E. jc­mon­tano@el­de­ber.com.bo

Cuan­do el 8 de ju­nio de 2017 lle­gó a Wils­ter­mann pa­ra re­em­pla­zar a su co­te­rrá­neo Tho­maz San­tos, una de las fi­gu­ras del avia­dor que fue con­tra­ta­do por Sao Pau­lo, nun­ca se ima­gi­nó que se­ría su re­na­cer en el fút­bol. Has­ta ese mo­men­to, y con 32 años cum­pli­dos, Ser­gio Hen­ri­que Fran­cis­co o sim­ple­men­te Ser­gin­ho ya ha­bía pen­sa­do en re­ti­rar­se, can­sa­do de no te­ner con­ti­nui­dad, pues nun­ca es­tu­vo más de dos años en un equi­po. En esa oca­sión ve­nía de de­jar al XV de Pi­ra­ci­ca­ba, que dispu­ta el cam­peo­na­to pau­lis­ta en Bra­sil.

Una vez en Wils­ter­mann se ganó el pues­to de en­tra­da, lo que le per­mi­tió ren­dir a gran ni­vel. En la Li­ber­ta­do­res y en el tor­neo li­gue­ro del se­gun­do se­mes­tre de 2017 marcó cin­co tan­tos, y es­te pri­mer tor­neo del año fue cla­ve pa­ra que el avia­dor sea cam­peón, lue­go de ano­tar seis go­les en la Li­ga y dos en Li­ber­ta­do­res. Con ese ren­di­mien­to pa­só a con­ver­tir­se en uno de los ído­los ac­tua­les del ro­jo, jun­to a Cris­tian ‘Po­chi’ Chá­vez.

Una de las cla­ves de su ren­di­mien­to es que en Co­cha­bam­ba se sien­te co­mo en ca­sa, y por ello no tie­ne in­con­ve­nien­tes en de­cir que cum­pli­rá su con­tra­to has­ta 2019, pe­se a que es uno de los ju­ga­do­res más ape­te­ci­dos del fút­bol na­cio­nal. Los más cer­ca­nos al bra­si­le­ño ase­gu­ran que su ren­di­mien­to fí­si­co es fru­to de su pro­fe­sio­na­li­dad. Es el pri­me­ro en lle­gar al en­tre­na­mien­to y al gim­na­sio va se­gui­do, sin ne­ce­si­dad de que el en­tre­na­dor se lo or­de­ne.

La fa­ma de ca­len­tón que tie­ne se le aca­ba fue­ra de la can­cha, don­de es una per­so­na hu­mil­de y edu­ca­da.

Es dis­ci­pli­na­do en su vi­da pri­va­da y el úni­co ‘vi­cio’ que se le co­no­ce es su gus­to por las piz­zas, que si pu­die­ra las con­su­mi­ría en to­do mo­men­to. Ser­gin­ho no es de los ata­can­tes que me­ten mie­do por su ta­ma­ño, pues mi­de 1,69 me­tros. Eso sí, con el ba­lón en los pies se trans­for­ma, sien­do en­ca­ra­dor, ve­loz y le­tal.

Ese vo­lan­te ofen­si­vo o de­lan­te­ro es un fiel cre­yen­te de Dios y por ello afir­ma que ca­da gol que ano­ta, es mé­ri­to del de arri­ba. No es ra­ro ver­lo ce­le­brar con los dos bra­zos ha­cia arri­ba, co­mo lo hi­zo en la fi­nal an­te The Stron­gest

cuan­do marcó el se­gun­do pa­ra Wils­ter. A con­ti­nua­ción un mano a mano con el ju­ga­dor de mo­da de Bo­li­via.

¿El tí­tu­lo lle­ga en un mo­men­to es­pe­cial pa­ra vos?

Es muy gra­ti­fi­can­te por­que es la pri­me­ra co­ro­na acá en Bo­li­via y en un equi­po que quie­ro mu­cho por­que me re­ci­bió bien y me dio la po­si­bi­li­dad de ju­gar. Por ello me apa­sio­né por es­tos co­lo­res, y tam­bién quie­ro mu­cho al pue­blo de Co­cha­bam­ba.

¿Creer­se fa­vo­ri­to le ju­gó en con­tra al Ti­gre?

Es­ta­ba to­do ar­ma­do pa­ra que ellos ce­le­bren. La fies­ta ya es­ta­ba or­ga­ni­za­da pa­ra que el Ti­gre fes­te­je, y no­so­tros se la arrui­na­mos. Ellos tie­nen que apren­der a res­pe­tar a to­dos los ri­va­les, pues en el fút­bol no se ga­na con an­te­ce­den­tes, sino ju­gan­do.

¿Cuál fue la cla­ve pa­ra lo­grar la co­ro­na?

La re­gu­la­ri­dad que no­so­tros tu­vi­mos en la com­pe­ten­cia, ju­gan­do muy bien tan­to de lo­cal co­mo de vi­si­tan­te. Ade­más que con­se­gui­mos ha­cer go­les en to­dos los par­ti­dos de­mos­tran­do buen fút­bol, que, por lo que me di­je­ron, no se ve ha­ce mu­cho tiem­po en Bo­li­via. Y ello lo co­ro­na­mos ga­nan­do la fi­nal an­te el Ti­gre.

¿Has si­do ten­ta­do por los gran­des de La Paz?

Lo que te pue­do de­cir es que es-

Ellos (los ati­gra­dos) tie­nen que apren­der a res­pe­tar a los ri­va­les, pues en el fút­bol no se ga­na con an­te­ce­den­tes, sino ju­gan­do”

Wils­ter cuen­ta con ju­ga­do­res que pue­den apor­tar a la se­lec­ción y ren­dir en Eu­ro­pa, Bra­sil o Ar­gen­ti­na”

“En Su­cre me eno­ja­ron y me in­sul­ta­ron, pe­ro no­so­tros ter­mi­na­mos dis­fru­tan­do”

toy muy con­ten­to acá, es­toy fe­liz. Es­ta es mi ca­sa y ten­go aún con­tra­to por bas­tan­te tiem­po.

¿Y has­ta cuán­do es tu com­pro­mi­so?

Si tu­vie­ra un con­tra­to cor­to, igual re­no­va­ría por­que me quie­ro que­dar acá.

¿Hay Ser­gin­ho pa­ra ra­to en Wils­ter­mann

Te re­pi­to que es­toy fe­liz acá y con lo que he lo­gra­do en mi vi­da. Por ello quie­ro que­dar­me mu­cho tiem­po en es­te club (aun­que no lo qui­so de­cir, su re­la­ción con el avia­dor aca­ba en 2019).

¿Cuál es tu sue­ño?

Aho­ra va­mos a mi­rar la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na (De­por­ti­vo Cuen­ca, de Ecua­dor), en la que te­ne­mos un gran ri­val al fren­te, y va­mos a ir par­ti­do a par­ti­do. Los sue­ños que ten­go se irán dan­do en­cuen­tro tras en­cuen­tro. Pri­me­ro quie­ro des­can­sar por­que es­te pri­mer se­mes­tre fue muy des­gas­tan­te pa­ra mí. Ya cum­plí 33 años y ten­go que des­can­sar un po­qui­to más que an­tes.

¿Cuán­do di­jis­te: ‘Es­ta­mos pa­ra ser cam­peón’?

Cuan­do Wils­ter­mann en­tra a com­pe­tir lo ha­ce pa­ra ser cam­peón, y to­do eso es­tá de­mos­tra­do en la se­cuen­cia de par­ti­dos bue­nos que hi­ci­mos. Ade­más tu­vi­mos la con­fian­za pa­ra des­ta­car y ter­mi­nar el tra­ba­jo con el tí­tu­lo.

¿Te sa­ca­ron de tus ca­si­llas en va­rios par­ti­dos?

Es nor­mal eso, pe­ro yo soy cria­do en la ca­lle. No soy un chi­co de ca­sa que va a per­der el con­trol en cual­quier mo­men­to. No tu­ve pa­dre, mis her­ma­nos y yo es­tu­vi­mos jun­to a mi ma­dre. Yo sé có­mo es vi­vir en la ca­lle des­de ni­ño. No es que va­ya a pe­lear acá, pe­ro yo ju­ga­ba fút­bol en la fa­ve­la, en­ton­ces por qué no voy a po­der ha­cer­lo acá.

¿Có­mo es que ter­mi­nas ex­plo­tan­do en el avia­dor?

To­dos me die­ron la con­fian­za ne­ce­sa­ria, el cuer­po téc­ni­co y di­ri- gen­tes. Me tra­ta­ron muy bien y ello ayu­da bas­tan­te.

¿Y la al­tu­ra te afec­tó?

No es fá­cil que un fut­bo­lis­ta ex­tran­je­ro jue­gue acá por la al­ti­tud. Pe­ro en mi ca­so, des­de que lle­gué es­toy ju­gan­do en buen ni­vel. Aho­ra hay que man­te­ner la hu­mil­dad, los pies so­bre la tie­rra y tra­ba­jar mu­cho. Ca­da co­sa lle­ga­rá en su mo­men­to.

¿Quié­nes te ayu­da­ron a tu adap­ta­ción?

Ten­go que agra­de­cer mu­cho al pro­fe­sor Ro­ber­to Mos­que­ra (el DT an­te­rior del avia­dor) y a su pre­pa­ra­dor fí­si­co Se­bas­tián Sal­va­to­re. Su apo­yo fue im­por­tan­te en to­do, y a pe­sar de que ya no es­tán acá, ten­go mu­cho res­pe­to por ellos. Des­pués que sa­lie­ron, vino el pro­fe­sor Ál­va­ro Pe­ña, que tam­bién, jun­to a su cuer­po téc­ni­co, me dio to­do el res­pal­do pa­ra que pue­de sen­tir­me bien. Eso es muy im­por­tan­te pa­ra que un ju­ga­dor pue­da ren­dir. Es­toy muy con­ten­to con las per­so­nas que ten­go cer­ca pa­ra tra­ba­jar du­ro.

¿Cuál fue el par­ti­do don­de la ‘rom­pis­te’ en es­te cam­peo­na­to Aper­tu­ra?

En la fi­nal de vuel­ta an­te The Stron­gest cuan­do ga­na­mos de lo­cal con dos go­les míos y obli­ga­mos a de­fi­nir la co­ro­na en un en­cuen­tro ex­tra en can­cha neu­tral. En es­te tor­neo to­do me sa­lió bien, pues cuan­do el equi­po ne­ce­si­tó de mí siem­pre apor­té.

¿Tu me­jor gol a qué equi­po se lo con­ver­tis­te?

Fue la pri­me­ra ano­ta­ción en Bo­li­via cuan­do lle­gué a Wils­ter­mann a me­dia­dos de 2017. Re­cuer­do que se dio fren­te a Bo­lí­var. Aho­ra van a ve­nir más go­les, pues he te­ni­do una se­cuen­cia bue­na en los últimos en­cuen­tros a la cual no es­ta­ba acos­tum­bra­do, pe­ro es­tá bien. Gra­cias a Dios es­tá sa­lien­do to­do bien y hay que se­guir así.

¿Es­tás ju­gan­do en la mis­ma po­si­ción que en Bra­sil?

En mi país ju­ga­ba así co­mo lo es­toy ha­cien­do acá, muy suel­to, con li­ber­tad, que me ayu­dó pa­ra a ha­cer bue­nos par­ti­dos. Eso sí, en Bra­sil no ano­ta­ba tan­tos go­les co­mo en los últimos en­cuen­tros con Wils­ter­mann.

¿Ayu­da bas­tan­te te­ner dos com­pa­ñe­ros bra­si­le­ños?

Cla­ro que sí, pe­ro no so­lo ellos, hay otros que son un es­pec­tácu­lo de ju­ga­dor, co­mo Cris­tian ‘Po­chi’ Chá­vez; tam­bién es­tá Fernando Sau­ce­do, de buen ren­di­mien­to. Wils­ter es un gran­de de Bo­li­via, que cuen­ta con ju­ga­do­res que pue­den apor­tar a la se­lec­ción na­cio­nal y ren­dir en equi­pos de Eu­ro­pa, Bra­sil o Ar­gen­ti­na. Te­ne­mos un gru­po fuer­te, que es­tá tran­qui­lo pa­ra en­ca­rar lo que se vie­ne. Ade­más es­te es un equi­po com­pro­me­ti­do pa­ra ayu­dar y eso es im­por­tan­te pa­ra con­se­guir ob­je­ti­vos.

¿Qué le pro­me­tes a la hin­cha­da del ro­jo?

La úni­ca co­sa que pro­me­to es que siem­pre voy a dar la vi­da acá en Wils­ter­mann pa­ra lo­grar lo me­jor pa­ra es­te pue­blo co­cha­bam­bino.

¿Te mo­les­ta que te in­sul­ten des­de las gra­de­rías?

La ver­dad que en la fi­nal en Su­cre me eno­ja­ron y me in­sul­ta­ron, co­mo siem­pre vie­ne su­ce­dien­do, pe­ro no­so­tros ter­mi­na­mos dis­fru­tan­do.

FO­TOS: JOR­GE GU­TIÉ­RREZ Y JUAN CAR­LOS MON­TA­ÑO E.

Que dos de sus co­te­rrá­neos es­tén en Wils­ter ha si­do po­si­ti­vo pa­ra Ser­gin­ho (izq.), que com­par­te bas­tan­tes ho­ras con ellos. El de­fen­sor Alex da Sil­va (cen.) es ti­tu­lar y ca­pi­tán de Wils­ter­man, mien­tras que Lu­cas Gaú­cho al­ter­na. Los tres se jun­ta­ron pa­ra to­mar­se es­ta fo­to tras ven­cer al Ti­gre y ob­te­ner la co­ro­na El trío de bra­si­le­ños

UNA TÍ­PI­CA CELEBRACIÓN Así fes­te­ja Ser­gin­ho sus go­les, siem­pre de­di­cán­do­los a Dios

En fa­mi­lia Ser­gin­ho ya se acos­tum­bró a Co­cha­bam­ba, don­de vi­ve con su es­po­sa, Ju­lia­na, y sus dos hi­jos, Ma­ría Eduar­da y Lu­ca. Allí es to­do un ído­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.