Hie­rro, nue­vo DT en lu­gar de Lo­pe­te­gui

Ro­dó la cabeza del DT de Es­pa­ña, que arre­gló a es­con­di­das su vin­cu­la­ción al Real Ma­drid. Fer­nan­do Hie­rro to­mó el man­do de la Ro­ja en el Mun­dial

El Deber - Diez - - PORTADA - AGEN­CIAS -IN­TER­NET KRAS­NO­DAR

La Ro­ja vi­ve mo­men­tos de con­vul­sión por la des­ti­tu­ción del se­lec­cio­na­dor Ju­len Lo­pe­te­gui y el nom­bra­mien­to de Fer­nan­do Hie­rro, has­ta aho­ra el di­rec­tor de­por­ti­vo, co­mo su sus­ti­tu­to. A Luis Rubiales, pre­si­den­te de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, no le ha tem­bla­do el pul­so y ha to­ma­do me­di­das drás­ti­cas a so­lo un día pa­ra el de­but mun­dia­lis­ta con­tra Por­tu­gal.

“Agra­de­ce­mos a Ju­len to­do lo que ha he­cho por­que es uno de los gran­des res­pon­sa­bles de que es­te­mos en Ru­sia, pe­ro nos he­mos vis­to obli­ga­dos a pres­cin­dir del se­lec­cio­na­dor na­cio­nal. Tie­ne que ha­ber un men­sa­je cla­ro pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res de la fe­de­ra­ción de que hay unas for­mas de ac­tuar que hay que cum­plir”, anun­ció Rubiales an­te los pe­rio­dis­tas.

“Hie­rro vie­ne a tra­tar de so­fo­car un in­cen­dio por un gol­pe du­ro”, se­gún Rubiales, quien afir­mó que ha­bía ha­bla­do con los ju­ga­do­res de su de­ci­sión de des­ti­tuir a Lo­pe­te­gui, pe­ro sin de­jar cla­ro si con­tó con el apo­yo to­tal de la plan­ti­lla.

“No voy a de­cir que es­ta es la me­jor de las so­lu­cio­nes, pe­ro yo he lle­ga­do a la pre­si­den­cia de la RFEF con una for­ma de ac­tuar y no voy a trai­cio­nar­me a mí mis­mo. Con res­pon­sa­bi­li­dad y el apo­yo de to­da la jun­ta di­rec­ti­va he ha­bla­do con to­do el que te­nía que ha­blar an­tes de to­mar es­ta de­ci­sión”, ex­pu­so el ti­tu­lar es­pa­ñol.

“Lo que des­de lue­go no po­de­mos ha­cer en la RFEF es no cum­plir con nues­tros pro­pios valores. Es una si­tua­ción di­fí­cil, muy do­lo­ro­sa, nos ha­bría gus­ta­do ter­mi­nar lo me­jor po­si­ble con Ju­len aquí, pe­ro no he­mos si­do no­so­tros los que he­mos de­ter­mi­na­do la for­ma de ac­tuar. Se ha ac­tua­do de una ma­ne­ra que nos obli­ga a ac­tuar. No he­mos po­di­do mi­rar pa- ra otro la­do”, ha­bló con se­rie­dad el pre­si­den­te fe­de­ra­ti­vo.

Rubiales re­gre­só el mar­tes por la no­che de ur­gen­cia a la ciu­dad del su­r­oes­te ru­so des­de Moscú, don­de se ha­bía tras­la­da­do pa­ra acu­dir al con­gre­so de la FIFA que co­men­za­ba ayer, por­que es­te te­ma es más im­por­tan­te, a raíz del anun­cio ofi­cial del fi­cha­je de Lo­pe­te­gui por el Real Ma­drid.

Él, se­gún re­pa­só, se en­te­ró cin­co mi­nu­tos an­tes de que se pro­du­je­ra: “Hu­bo dos lla­ma­das, y sí, lo que pe­dí es que no se hi­cie­ra na­da, que me co­gía un avión y vol­vía de Moscú (...) Des­pués in­ten­té ha­blar. No fue po­si­ble. Ya se es­ta­ba ha­blan­do con los ju­ga­do­res y dan­do pa­sos que ha­bía pe­di­do que no se die­ran”.

Rubiales se des­pi­dió de él “con un apre­tón de ma­nos”, se­gún ex­pli­có en una com­pa­re­cen­cia de pren­sa sin el téc­ni­co, que no apa­re­ció en la rue­da de pren­sa.

Rá­pi­da de­sig­na­ción

El nom­bre del nue­vo se­lec­cio­na­dor se co­no­ció dos ho­ras des­pués a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la: Fer­nan­do Hie­rro, el ac­tual di­rec­tor de­por­ti­vo y una le­yen­da co­mo fut­bo­lis­ta en el equi­po na­cio­nal, con 89 en­cuen­tros y 29 go­les, asu­mió el ban­qui­llo has­ta el fi­nal del Mun­dial 2018, en su se­gun­da ex­pe­rien­cia co­mo pri­mer en­tre­na­dor, des­pués del cur­so 2016-17, cuan­do di­ri­gió al Ovie­do en Se­gun­da. “Cuan­do el pre­si­den­te me ha co­men­ta­do la po­si­bi­li­dad te­nía tres al­ter­na­ti­vas: una, de­cir que no; otra, ir­me y la ter­ce­ra, acep­tar y es­tar pre­sen­te, sa­ber que hay un gru­po de ju­ga­do­res, un ‘staff’, una fe­de­ra­ción y un fút­bol es­pa­ñol, y que es el mo­men­to de dar un pa­so ade­lan­te”, ex­pli­có en rue­da de pren­sa ayer por la tar­de en Kras­no­dar. “Te­ne­mos una gran opor­tu­ni­dad (...) El men­sa­je es de con­fian­za, de tra­ba­jo, que con­fíen, por­que no­so­tros con­fia­mos. Va­mos a in­ten­tar­lo con to­das nues­tras fuer­zas”, ex­pre­só Hie­rro, que des­pués di­ri­gió su pri­me­ra se­sión so­bre el te­rreno de jue­go con to­dos sus efec­ti­vos, in­clui­do Da­ni Car­va­jal, por se­gun­do día con el gru­po.

REUTERS

FER­NAN­DO HIE­RRO ASU­MIÓ EL MAN­DO Tras su de­sig­na­ción y una con­fe­ren­cia de pren­sa, di­ri­gió su pri­me­ra prác­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.