Luis Fer­nan­do Ha­quin “Sue­ño con con­ver­tir­me en un em­ba­ja­dor de mi país y de­jar el nom­bre de Bo­li­via en lo más al­to”

El de­fen­sor del Puebla se mues­tra fe­liz por la opor­tu­ni­dad que tie­ne en el fút­bol me­xi­cano. Es­pe­ra con­so­li­dar­se en Puebla y pro­yec­ta su fu­tu­ro co­mo lí­der de la se­lec­ción na­cio­nal

El Deber - Diez - - AL GRANO - GERY ZURITA MUSTAFÁ

Fron­tal y sin vuel­tas, co­mo se ca­rac­te­ri­za. Así se mues­tra Luis Ha­quin con DIEZ tras su pri­mer con­tac­to co­mo fut­bo­lis­ta del Puebla de Mé­xi­co. El bo­li­viano, de 21 años, ha­bló con es­te me­dio so­bre el desafío que tie­ne en fren­te en el fút­bol me­xi­cano: es­pe­ra con­so­li­dar­se en la ‘Fran­ja’ y re­sal­ta el apo­yo del tam­bién bo­li­viano Alejandro Chu­ma­ce­ro en los días de in­cer­ti­dum­bre an­tes de fir­mar con­tra­to. Ade­más, apun­ta a co­sas más gran­des, sa­be que no se­rá fá­cil, pe­ro con­fía en su ca­pa­ci­dad pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos que se tra­zó des­de pe­que­ño. Co­mo em­ba­ja­dor del país en el ex­te­rior, es­pe­ra apor­tar con su gra­ni­to de are­na a la se­lec­ción y con el paso de los par­ti­dos con­ver­tir­se en uno de los lí­de­res de la Ver­de, co­mo lo hi­cie­ron en su mo­men­to sus ído­los Ro­nald Ral­des, Juan Ma­nuel Pe­ña y Mar­co An­to­nio Sandy. Tam­po­co se ol­vi­da de sus raí­ces, de sus ini­cios en Orien­te Pe­tro­le­ro y lo agra­de­ci­do que se fue con la ins­ti­tu­ción que lo vio na­cer en el pro­fe­sio­na­lis­mo, a la cual es­pe­ra vol­ver en al­gu­na opor­tu­ni­dad.

– Cos­tó mu­cho tu con­tra­ta­ción en el club, ¿por qué?

Sí, acer­ca de mi con­tra­ta­ción de­fi­ni­ti­va, se di­la­tó un po­co por el te­ma de la vi­sa de tra­ba­jo por el cam­bio de Go­bierno que hu­bo aquí en Mé­xi­co, pues de­bi­do a eso cam­bió el per­so­nal del con­su­la­do me­xi­cano en Bo­li­via y esos trá­mi­tes fue­ron los que di­la­ta­ron un po­co mi vin­cu­la­ción con el club.

– ¿Cues­ta más sa­lir al ex­te­rior, cuan­do sos bo­li­viano?

Por su­pues­to, sa­be­mos lo com­pli­ca­do que es sa­lir al ex­te­rior sien­do bo­li­viano, pe­ro aho­ra el ma­pa fut­bo­lís­ti­co ha cam­bia­do mu­cho y la idea de los que es­ta­mos sa­lien­do fue­ra del país es re­pre­sen­tar bien a la na­ción pa­ra que Bo­li­via, nue­va­men­te, sea ex­por­ta­dor de fut­bo­lis­tas.

– Co­men­tó el ‘Ga­to’, que es tu re­pre­sen­tan­te, que fue cla­ve la ayu­da de Alejandro Chu­ma­ce­ro en esos días com­pli­ca­dos, que los aten­dió muy bien...

Bueno sí, la ver­dad que a Alejandro le es­ta­ré eter­na­men­te agra­de­ci­do por to­do el apo­yo y por­que des­de el pri­mer día que se en­te­ró

Me die­ron a ele­gir en­tre los nú­me­ros que es­ta­ban dis­po­ni­bles y op­té por el nú­me­ro 4”

Mi pa­dre ha si­do y se­rá muy im­por­tan­te pa­ra mí, tan­to en el fút­bol cómo en la vi­da”

Quie­ro con­so­li­dar­me co­mo ti­tu­lar, lle­gar a ser un ju­ga­dor im­por­tan­te pa­ra es­te equi­po”

Chu­ma­ce­ro me de­jó la va­ra muy al­ta, se ga­nó el ca­ri­ño de la gen­te con go­les im­por­tan­tes”

de la po­si­bi­li­dad de fi­char por el Puebla es­tu­vo pen­dien­te de mi per­so­na, me re­ci­bió en su ca­sa con los bra­zos abier­tos co­mo si fue­ra un her­mano pa­ra él; sin du­da lo de ‘Chu­ma’ fue muy im­por­tan­te en es­ta eta­pa y le es­ta­ré agra­de­ci­do por siem­pre.

–Aho­ra co­mo nue­vo ju­ga­dor del Puebla, ¿cuá­les son tus ex­pec­ta­ti­vas a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo?

Pri­me­ro quie­ro con­so­li­dar­me co­mo ti­tu­lar, lle­gar a ser un ju­ga­dor im­por­tan­te pa­ra es­te equi­po, lo­grar los ob­je­ti­vos que me pro­pon­ga y, a lar­go pla­zo, con mis bue­nas ac­tua­cio­nes se pue­da dar un tras­pa­so im­por­tan­te que le sir­va tan­to al club co­mo a mí pa­ra con­ti­nuar mi ca­rre­ra de­por­ti­va.

– ‘Chu­ma’ se con­vir­tió rá­pi­do en re­fe­ren­te del club, ima­gino que den­tro de tus pla­nes es­tá de­jar hue­lla en Puebla…

La ver­dad es que Chu­ma­ce­ro me de­jó la va­ra muy al­ta, se ga­nó el ca­ri­ño de la gen­te, mar­có va­rias go­les en par­ti­dos im­por­tan­tes, pe­ro ha­ré to­do pa­ra es­tar a la al­tu­ra y te­ner un buen desem­pe­ño pa­ra así de­jar la puer­ta abier­ta en es­te club pa­ra la po­si­ble lle­ga­da de otro ju­ga­dor bo­li­viano.

–¿Cau­só ex­pec­ta­ti­va tu lle­ga­da al club? Con­ta­nos un po­co so­bre la ins­ti­tu­ción me­xi­ca­na, su es­truc­tu­ra, es­ta­dio e hin­cha­da…

Qui­zás las ex­pec­ta­ti­vas es­tén más cen­tra­das en la gen­te que me con­tra­tó, la afi­ción to­da­vía no me co­no­ce, es­ta ins­ti­tu­ción (Puebla) es muy or­de­na­da en to­do as­pec­to, cuen­ta con buenos pre­dios de en­tre­na­mien­to y con un es­ta­dio con es­ti­lo eu­ro­peo, ade­más, fue dos ve­ces se­de de un Mun­dial, la hin­cha­da es nu­me­ro­sa y le ha­cen sen­tir su ca­ri­ño al ju­ga­dor.

– No es nor­mal que un de­fen­sor bo­li­viano sal­ga al ex­te­rior, ¿cuá­les con­si­de­rás que fue­ron tus vir­tu­des pa­ra que seás el ele­gi­do por el Puebla?

Sin du­da que me ayu­da­ron los par­ti­dos en la se­lec­ción na­cio­nal y el he­cho de por­tar la cin­ta de ca­pi­tán, ese as­pec­to fue im­por­tan­te pa­ra lle­gar al Puebla.

– Des­pués de Ral­des, no hu­bo otro za­gue­ro que pu­die­ra des­ta­car­se en el ex­te­rior, con 21 años ¿creés que ese as­pec­to sig­ni­fi­ca una pre­sión pa­ra vos o una mo­ti­va­ción?

Sin du­da, Ro­nald (Ral­des) es y se­rá un re­fe­ren­te en mi pues­to, co­mo tam­bién lo fue Juan Ma­nuel Pe­ña, Mar­co Sandy, Ós­car Sán­chez (+) y Ro­nald Ara­na, tan­to en el ex­te­rior co­mo en el fút­bol bo­li­viano y en la se­lec­ción na­cio­nal; no es pa­ra mí nin­gu­na pre­sión ni mo­ti­va­ción, es un re­to, quie­ro cons­truir mi pro­pio ca­mino.

–Du­ran­te tu for­ma­ción en Orien­te tu­vis­te una ex­pe­rien­cia en el ex­te­rior en Unión Española, ¿qué di­fe­ren­cia hay con es­ta ex­pe­rien­cia en Mé­xi­co?

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es que cuan­do fui a Unión Española era muy jo­ven, te­nía edad de ju­ve­nil y lle­gué al equi­po de co­no­ci­mien­tos bá­si­cos, aho­ra es­toy mu­cho más ma­du­ro, ten­go ex­pe­rien­cia y es­toy en un plan­tel pro­fe­sio­nal y com­pe­ti­ti­vo.

– Se sa­be que es­tás en­tre­nan­do ha­ce va­rios días, ¿no­tas­te di­fe­ren­cia en el tra­ba­jo, con re­la­ción al que se ha­ce en los clu­bes en Bo­li­via?

Sí, la di­fe­ren­cia es no­to­ria en la in- ten­si­dad de los tra­ba­jos res­pec­to de Mé­xi­co a Bo­li­via. Sal­vo en la se­lec­ción na­cio­nal, don­de con el pro­fe­sor Cé­sar Fa­rías y su cuer­po téc­ni­co los en­tre­na­mien­tos eran mo­der­nos e in­ten­sos, lo­gran­do ser com­pa­ra­bles con los de otras se­lec­cio­nes eu­ro­peas.

–Ya te des­pe­dis­te de la hin­cha­da de Orien­te, ¿con qué sa­bor te vas del equi­po del que sos hin­cha?

Son muy lin­dos re­cuer­dos y mo­men­tos inol­vi­da­bles, es un equi­po al cual le ten­go mu­chí­si­mo ca­ri­ño y le es­ta­ré eter­na­men­te agra­de­ci­do por abrir­me las puer­tas en el pro­fe­sio­na­lis­mo. Me gus­ta­ría vol­ver al­gún día, ade­más soy hin­cha de Orien­te Pe­tro­le­ro.

– Aho­ra más que nun­ca, la se­lec­ción de­be ser mo­ti­vo de su­pera­ción pa­ra vos, ya que se vie­ne un año con Co­pa Amé­ri­ca y las eli­mi­na­to­rias…

Pa­ra mí es una mo­ti­va­ción ex­tra sa­ber que apar­te que ten­go el pri­vi­le­gio de lle­gar a un buen equi­po en una li­ga com­pe­ti­ti­va y gran­de de Conca­caf co­mo la me­xi­ca­na, ten­dré desafíos im­por­tan­tes con la ca­mi­se­ta de mi país es­te año. Lo pri­me­ro es la Co­pa Amé­ri­ca.

– ¿Mé­xi­co es el des­tino de­fi­ni­ti­vo o apun­tás más al­to to­da­vía?

Sin lu­gar a du­das que Mé­xi­co es la Eu­ro­pa de Amé­ri­ca, pe­ro ló­gi­ca­men­te que a cual­quier ju­ga­dor le se­du­ce lle­gar a mer­ca­dos co­mo el ale­mán, in­glés y el es­pa­ñol, y yo no es­toy ajeno a ese sue­ño.

– ¿Cuál es la Li­ga en la que siem­pre so­ñas­te ju­gar des­de chi­co?

Lo que sue­ño es con­ver­tir­me en un em­ba­ja­dor de mi país, de­jar el nom­bre de Bo­li­via en al­to, abrir­les las puer­tas a otros co­le­gas bo­li­via­nos y cam­biar la po­bre ima­gen que se tie­ne de nues­tro mer­ca­do.

– ¿Qué hay de tu fa­mi­lia, cuán im­por­tan­te ha si­do tu pa­dre, al que he­mos vis­to que te acom­pa­ñó siem­pre?

Quie­ro agra­de­cer­le a Dios por la fa­mi­lia que me re­ga­ló, es lo me­jor que me ha otor­ga­do en la vi­da. Mi pa­dre ha si­do y se­rá muy im­por­tan­te pa­ra mi for­ma­ción tan­to en el fút­bol co­mo en la vi­da, por eso es­toy agra­de­ci­do con Dios por el apo­yo que él me ha brin­da­do du­ran­te es­te tiem­po, tan­to en los buenos co­mo en los ma­los mo­men­tos; es­te lo­gro es pa­ra él y to­da mi fa­mi­lia, que me han acom­pa­ña­do siem­pre.

–¿Qué di­ce tu ma­má?

Mi ma­má es la mu­jer más fe­liz del mun­do aho­ra, aun­que se po­ne por mo­men­tos tris­te por­que es­toy un po­co le­jos de ella, pe­ro es­toy se­gu­ro que es­tá or­gu­llo­sa, fe­liz y agra­de­ci­da con Dios por es­te lin­do mo­men­to que es­ta­mos pa­san­do; es una mu­jer que se me­re­ce es­to y mu­cho más, por lo que se­gui­ré tra­ba­jan­do pa­ra que sea la mu­jer más fe­liz.

– ¿Cuán im­por­tan­te ha si­do ‘Ga­to’ Fer­nán­dez, que pa­só las fies­tas de fin de año con vos en Mé­xi­co?

La re­la­ción con Jo­sé Car­lo (Fer­nán­dez) y Fa­vio Ca­va­lle­ri (re­pre­sen­tan­tes) va mu­cho más allá de la de re­pre­sen­tan­te a fut­bo­lis­ta, es una re­la­ción más per­so­nal, son per­so­nas que han con­fia­do en mí siem­pre, me han brin­da­do su apo­yo en to­do mo­men­to, y siem­pre han que­ri­do lo me­jor pa­ra mí.

– ¿Qué tal la ciu­dad, cómo la has vis­to, el cli­ma y esas co­sas que tam­bién son im­por­tan­tes pa­ra una adap­ta­ción?

La ciu­dad es bas­tan­te gran­de y muy mo­der­na, tie­ne una po­bla­ción jo­ven, ya que acá hay mu­chas uni­ver­si­da­des, las cua­les al­ber­gan es­tu­dian­tes de to­do el país; su cli­ma es agra­da­ble, con una tem­pe­ra­tu­ra me­dia; hay dos es­ta­cio­nes, in­vierno y ve­rano, que no se di­fe­ren­cian mu­cho en­tre sí.

– ¿Por qué la ca­mi­se­ta nú­me­ro 4, vos la ele­gis­te, era la úni­ca que que­da­ba o hay otra ra­zón?

Me die­ron a ele­gir en­tre los nú­me­ros que es­ta­ban dis­po­ni­bles y op­té por el nú­me­ro 4. Es so­lo cues­tión de gus­to.

BUEN MO­MEN­TO Es­pe­ra con­ver­tir­se en el lí­der de la se­lec­ción bo­li­via­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.