El fun­da­dor de Ja­la­soft, Jor­ge López, ha­bla de có­mo lo­gra ex­por­tar soft­wa­re

Jor­ge López Lafuente. Es el fun­da­dor y pre­si­den­te del Gru­po Ja­la. Di­ce que li­de­ra con el ejem­plo y nun­ca es­tá sa­tis­fe­cho de lo que ha­ce. Des­ta­ca que en su em­pre­sa no exis­ten je­fes ni ge­ren­tes sino pues­tos de ser­vi­cio

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Portada - EFRAÍN VA­RE­LA MEN­DO­ZA eva­re­la@el­de­ber.com.bo

EM­PE­ZA­MOS CON SEIS IN­GE­NIE­ROS Y AHO­RA TE­NE­MOS 600. HE­MOS IN­VER­TI­DO EN EDU­CA­CIÓN Y POR ELLO, TE­NE­MOS LA CA­PA­CI­DAD DE HA­CER SO­LU­CIO­NES DE NI­VEL DE LA IN­DUS­TRIA MUN­DIAL” JOR­GE LÓPEZ PRE­SI­DEN­TE DE JA­LA

El co­cha­bam­bino Jor­ge López Lafuente, fun­da­dor y pre­si­den­te del Gru­po Ja­la (Ja­la­soft, Fun­da­ción Ja­la e In­dus­trias Ja­la), a sus 17 años se fue a Es­ta­dos Uni­dos, allí se gra­duó co­mo ingeniero en Sis­te­mas, tra­ba­jó ca­si una dé­ca­da en Ado­be Sys­tems, que en ese en­ton­ces era la se­gun­da em­pre­sa de soft­wa­re mun­dial (des­pués de Mi­cro­soft). Lue­go, es­tu­vo en Ne­tIQ con el equi­po que desa­rro­lló la cuar­ta pla­ta­for­ma más gran­de de ad­mi­nis­tra­ción de da­tos. Por aho­ra, el prin­ci­pal ne­go­cio de Ja­la­soft es desa­rro­llar sub­com­po­nen­tes pa­ra com­pa­ñías gi­gan­tes de soft­wa­re que ha­cen so­lu­cio­nes co­mer­cia­les, pe­ro apun­tan a dar­le ma­yor va­lor agre­ga­do a sus pro­duc­tos. Por ello, pri­me­ro apos­ta­ron por la edu­ca­ción de uni­ver­si­ta­rios pa­ra que es­tén al ni­vel de la in­dus­tria in­ter­na­cio­nal.

—¿De dón­de pro­vie­ne el nom­bre de Ja­la?

De las ini­cia­les de Jo­sé An­to­nio López Arce, mi pa­dre, que me en­se­ñó a tra­ba­jar. Un co­cha­bam­bino de pu­ra ce­pa. Él no es­ta­ba me­ti­do en el mun­do del soft­wa­re, era ingeniero me­cá­ni­co y te­nía su fá­bri­ca de ra­dia­do­res. El la­do em­pre­sa­rial lo ten­go de él. Él me en­se­ñó a tra­ba­jar, sim­ple­men­te, con sus va­lo­res, su for­ma de pen­sar, su for­ma de ha­cer. Era blan­co o ne­gro, eso era mi pa­dre, no co­no­cía el gris, no gus­ta­ba del gris, lo ha­ces bien o no lo ha­ces.

—¿Cuál es su es­ti­lo de li­de­rar?

Por el ejem­plo, pa­ra mí son di­fe­ren­tes el je­fe y el lí­der. El pri­me­ro lo úni­co que ha­ce es de­cir qué va­mos a ha­cer, mien­tras que el se­gun­do es el que se arre­man­ga las ca­mi­sas y ha­ce con la gen­te. Ade­más, ja­más es­toy sa­tis­fe­cho con lo que ha­go y ja­más con­si­de­ro a al­go éxi­to, sino tra­ba­jo.

—¿Y por qué no hay ge­ren­tes ni áreas en su em­pre­sa?

En Ja­la no te­ne­mos de­par­ta­men­tos, co­mo el de con­ta­bi­li­dad, fi­nan­cie­ro, le­gal, etc., no exis­ten. Te­ne­mos ma­pas de ser­vi­cio, to­dos son ser­vi­cios trans­ver­sa­les que se dan in­ter­na­men­te o ha­cia afue­ra. Por ejem­plo, ge­ne­rar un che­que a la ho­ra es ser­vi­cio a tiem­po. Las em­pre­sas que es­tán or­ga­ni­za­das en una for­ma je­rár­qui­ca don­de exis­ten los ‘mi­ni rei­nos’ qui­tan el po­der y la voz al gru­po de aba­jo y to­dos se en­fo­can en ha­cer fe­liz al je­fe o ge­ren­te. En Ja­la te­ne­mos lí­de­res que son pues­tos de ser­vi­cio. El lí­der se de­be a su gen­te y de­be ser­vir a su gru­po, no es al re­vés.

—¿Qué es lo que el Gru­po Ja­la hi­zo en es­tos 15 años?

He­mos lle­va­do una es­tra­te­gia de in­ver­tir en pro­pie­dad in­te­lec­tual y en ca­pa­ci­tar a la gen­te en in­ge­nie­ría, y pa­ra ello, les di­mos pro­yec­tos reales. Em­pe­za­mos con seis in­ge­nie­ros y aho­ra te­ne­mos más de 600. No ha­bría si­do así si no hu­bié­ra­mos in­ver­ti­do en edu­ca­ción. ¿Qué es lo que nos han da­do es­tos 600 in­ge­nie­ros co­mo in­ver­sión? la ca­pa­ci­dad de ha­cer so­lu­cio­nes de ni­vel de la in­dus­tria mun­dial. Si no tu­vié­ra­mos ese vo­lu­men de gen­te, no po­dría­mos ver las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que he­mos crea­do y que que­re­mos lle­var al mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano.

— ¿Có­mo ca­pa­ci­tan a los egre­sa­dos de las uni­ver­si­da­des an­tes de que tra­ba­jen en Ja­la?

Pa­ra in­gre­sar a la Fun­da­ción Ja­la pri­me­ro tie­nen que dar un exa­men. Re­ci­ben un año de ca­pa­ci­ta­ción gra­tis, ocho ho­ras al día. Vie­nen con un co­no­ci­mien­to de un 30 a un 36% de lo que re­quie­re la in­dus­tria del soft­wa­re, y la fun­da­ción nos en­tre­ga en­tre un 60 y 65%. Lue­go de ser con­tra­ta­do en Ja­la­soft, tie­nen dos años más con to­dos sus be­ne­fi­cios. En tres años lo­gra­mos un pro­fe­sio- nal ap­to pa­ra com­pe­tir de for­ma in­ter­na­cio­nal y po­der ha­cer soft­wa­re co­mer­cial. Ha­ce­mos un gas­to de $us 2,5 mi­llo­nes, apro­xi­ma­da­men­te, ca­da año, en edu­ca­ción. Lue­go, es­tos in­ge­nie­ros ha­cen ho­ras so­cia­les apo­yan­do a co­le­gios. Son más de 700 be­ca­rios, egre­sa­dos de uni­ver­si­da­des, que ya han pa­sa­do por la fun­da­ción.

—¿Cuán­tos pro­duc­tos ha desa­rro­lla­do Ja­la­soft?

Con nues­tro plan­tel de in­ge­nie­ros lle­va­mos ade­lan­te más de 350 pro­yec­tos con­cu­rren­tes, en pro­me­dio. Sa­be­mos có­mo ma­ne­jar ese vo­lu­men. Ese es nues­tro se­cre­to. He­mos pro­du­ci­do unos 30 pro­duc­tos co­mo Xian Net­work Ma­na­ger, que han si­do com­pra­dos por 450 com­pa­ñías lí­de­res en sus sec­to­res en el mun­do. Otro pro­duc­to nues­tro es el Pa­se Azul, una pla­ta­for­ma de con­trol de ac­ce­so.

—¿Cuál es la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad de la com­pa­ñía?

Lo que más ha­ce­mos es desa­rro­llar sub­com­po­nen­tes pa­ra em­pre­sas que ven­den so­lu­cio­nes co­mer­cia­les. Es co­mo el motor, lo ter­mi­nan de ar­mar allá, pe­ro el car­bu­ra­dor lo han lle­va­do de acá. Com­pe­ti­mos a es­ca­la in­ter­na­cio­nal por so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas.

—¿Y quié­nes son sus clien­tes?

Por un te­ma de con­tra­to de con­fi­den­cia­li­dad no pue­do se­ña­lar los nom­bres de es­tos clien­tes, pe­ro son com­pa­ñías de soft­wa­re gi­gan­tes que ha­cen so­lu­cio­nes co­mer­cia­les pa­ra las in­dus­trias.

—¿Y es po­si­ble fa­bri­car so­lu­cio­nes com­ple­tas en el país?

Mi es­tra­te­gia siem­pre ha si­do lle­var ade­lan­te nues­tra pro­pia in­dus­tria de soft­wa­re, pe­ro sin in­ge­nie­ros no se pue­de. Por eso, pri­me­ro op­ta­mos por apren­der y me­jo­rar nues­tro co­no­ci­mien­to en pro­yec­tos reales. El men­sa­je es que sí se pue­de, hay ta­len­to en Bo­li­via.

En el Gru­po Ja­la no es­ta­mos ha­cien­do una em­pre­sa, es­ta­mos desa­rro­llan­do la in­dus­tria del soft­wa­re. Ac­tual­men­te, hay 80 em­pre­sas pe­que­ñas de soft­wa­re en Co­cha­bam­ba, se­gún la Go­ber­na­ción, las cua­les en su ma­yo­ría han na­ci­do con Ja­la por­que son exin­ge­nie­ros de la em­pre­sa que han apren­di­do la tec­no­lo­gía y el co­no­ci­mien­to y han vis­to que se pue­de

APG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.