Ban­ca y des­fal­cos

El Deber - Dinero (Bolivia) - - CLAVES - JOR­GE VE­LAS­CO EXPERTO EN BAN­CA

Los tres des­fal­cos que se han des­cu­bier­to, en me­nos de un año, en el Ban­co Unión han sa­cu­di­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro na­cio­nal, pro­vo­ca­ron in­dig­na­ción en la po­bla­ción bo­li­via­na y preocupación en los em­pre­sa­rios. El ti­tu­lar de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios Pri­va­dos de Bo­li­via ha de­cla­ra­do: “Nos preo­cu­pa que un ban­co del Es­ta­do que ad­mi­nis­tra di­ne­ro de los bo­li­via­nos, se ma­ne­je tan dis­cre­cio­nal­men­te y se vio­len­ten to­das las nor­mas de con­trol, de fiscalización que de­be ha­ber, y se ha­ya lle­ga­do a des­fal­cos mul­ti­mi­llo­na­rios”.

So­bre el te­ma, el vi­ce­pre­si­den­te Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra afir­mó que los des­fal­cos en la ban­ca son normales y que los ban­cos de­ben in­ver­tir más en se­gu­ri­dad. An­te es­tos even­tos la AS­FI, des­de el pri­mer des­fal­co de­tec­ta­do por Bs 37 mi­llo­nes, ha exi­gi­do el re­for­za­mien­to de los me­ca­nis­mos de con­trol in­terno pa­ra evi­tar es­tos de­li­tos.

Por su par­te, el ban­co ha he­cho fren­te a es­tos he­chos rea­li­zan­do au­di­to­rías a ges­tio­nes an­te­rio­res, re­for­zan­do sus me­ca­nis­mos de con­trol ope­ra­ti­vo, des­pi­dien­do a los fun­cio­na­rios involucrados, ini­cián­do­les pro­ce­sos pe­na­les, re­cla­man­do a la ase­gu­ra­do­ra y otras ac­cio­nes pa­ra mi­ni­mi­zar el ries­go ope­ra­ti­vo en uno de los ban­cos más im­por­tan­tes del sis­te­ma fi­nan­cie­ro na­cio­nal. En efec­to, el Unión ocu­pa el tercer pues­to co­mo ban­co del sis­te­ma y en los úl­ti­mos años tu­vo un cre­ci­mien­to ace­le­ra­do des­de que pa­só de pri­va­do a es­ta­tal. De 2011 a 2017 sus ac­ti­vos pa­sa­ron de $us 1.286 mi­llo­nes a $us 4.233 mi­llo­nes, su pa­tri­mo­nio pa­só de $us 62 mi­llo­nes a $us 260 mi­llo­nes.

Si bien es­tos he­chos no han re­pre­sen­ta­do una pér­di­da de de­pó­si­tos pa­ra el Ban­co Unión o pa­ra otros ban­cos del sis­te­ma, que tam­bién su­fren es­te ti­po de des­fal­cos (59 ca­sos de ro­bo a en­ti­da­des fi­nan­cie­ras por sus pro­pios fun­cio­na­rios, el año 2017, se­gún el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas), y tam­po­co la pér­di­da de la con­fian­za de los clien­tes, que se man­tie­ne; sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das que va­yan más allá de ajus­tar los con­tro­les o de ha­cer gran­des in­ver­sio­nes.

Los ban­cos, se­gún la Ley de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros, tie­nen co­mo ob­je­ti­vo fun­da­men­tal la pres­ta­ción de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros al pú­bli­co en ge­ne­ral por tan­to tie­nen, se­gún los tér­mi­nos ban­ca­rios, el ca­rác­ter de ‘bie­nes pú­bli­cos’ más aún por­que in­ter­me­dian la li­qui­dez del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, otorgan cré­di­tos apli­can­do po­lí­ti­cas de ries­gos y ma­ne­jan fon­dos de los aho­rris­tas. Por lo tan­to, la aten­ción de los ban­cos en es­tas si­tua­cio­nes de­be­ría tam­bién es­tar en­fo­ca­da en los có­di­gos de conducta y de éti­ca de los fun­cio­na­rios ban­ca­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.