Te­ner o no te­ner ta­len­to, la pre­gun­ta

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Claves - PRO­FE­SOR UAGRM BU­SI­NESS SCHOOL RO­BER­TO VO­LA-LUHRS

El dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de­fi­ne al ta­len­to en tér­mi­nos de una mar­ca­da ha­bi­li­dad in­na­ta o un atri­bu­to na­tu­ral de una cua­li­dad su­pe­rior. Es­ta de­fi­ni­ción su­gie­re que el ta­len­to es al­go que uno tiene o no tiene. So­mos par­te de una ar­bi­tra­ria y nor­mal dis­tri­bu­ción que ha he­cho la na­tu­ra­le­za, en la que, en un ex­tre­mo va­le la pe­na ha­ber na­ci­do y en el otro no.

Una pe­que­ñí­si­ma par­te de la hu­ma­ni­dad se ocu­pa de cla­si­fi­car a la ma­yo­ría de no­so­tros: in­te­li­gen­tes, ha­ra­ga­nes, com­pro­me­ti­dos, ta­len­to­sos, no ta­len­to­sos. Hay quie­nes su­gie­ren que no so­lo bas­ta con te­ner ta­len­to, sino que es muy im­por­tan­te el lu­gar don­de la per­so­na cre­ce pa­ra que di­cho ta­len­to sur­ja o se desa­rro­lle.

Es­tán aque­llos que ven es­ca­sez de ta­len­to y es­ta­mos los que lo ve­mos en abun­dan­cia. No se tra­ta de dos ban­dos, sino de dos opiniones que lle­van a dos pos­tu­ras dis­tin­tas. Una, bus­car don­de hay po­co (co­mo si fueran per­las) y, otra, par­tir de la abun­dan­cia y desa­rro­llar lo que se po­see.

An­to­nio Sa­lie­ri, el mú­si­co de la cor­te de Aus­tria con­tem­po­rá­neo de Mo­zart, ve­ne­ra­ba a Wolf­gang co­mo un ído­lo. Pe­ro no lo en­vi­dia­ba. Sí en­vi­dia­ba, en cam­bio, el he­cho de ha­ber te­ni­do al pa­dre que tu­vo: “Por­que le en­se­ñó to­do”, -de­cía- “no co­mo mi pa­dre, a quien no le in­tere­sa­ba la mú­si­ca y nun­ca re­pa­ró en lo im­por­tan­te que era pa­ra mí”. El pa­dre de Mo­zart era mú­si­co y que­ría que su hijo tam­bién fue­ra mú­si­co. Es­to lo de­ci­dió an­tes de des­cu­brir el ta­len­to de su hijo. Y el pa­dre de Beet­ho­ven que­ría un hijo co­mo Mo­zart (aún an­tes de des­cu­brir el ta­len­to de su hijo).

Hay mé­di­cos pres­ti­gio­sos que tie­nen bri­llan­tes hi­jos y has­ta nie­tos mé­di­cos. Tam­bién ocu­rre con abo­ga­dos, ar­tis­tas y la lis­ta si­gue. ¿Se­rá que se na­ce con el gen de la pro­fe­sión? ¿Se na­ce con el ta­len­to del pa­dre o del abue­lo? No. No se na­ce con el ta­len­to de otro, ¡Sino que se tiene la suer­te de te­ner ese pa­dre o ese abue­lo!

Mi gran ami­go Ri­chard Ba­sual­do –re­co­no­ci­do ca­pa­ci­ta­dor y fa­ci­li­ta­dor en crea­ti­vi­dad- di­ce que la crea­ti­vi­dad no se desa­rro­lla, sino que se re­cu­pe­ra. Su pen­sa­mien­to par­te des­de la abun­dan­cia de crea­ti­vi­dad en el ser hu­mano y no des­de la es­ca­sez. El ta­len­to siem­pre se lo tiene, hay que desa­rro­llar­lo. Y a la crea­ti­vi­dad re­cu­pe­rar­la. En las em­pre­sas, son los je­fes los que de­ben asu­mir el rol de fa­ci­li­ta­do­res pa­ra que, quie­nes de­pen­den de ellos, en­cuen­tren un cam­po fér­til don­de desa­rro­llar su ta­len­to. Per­so­nas mo­ti­va­das y en­tre­na­das re­do­bla­rán el com­pro­mi­so de ha­cer las co­sas bien y efi­cien­te­men­te. Es­to ge­ne­ra una es­pi­ral vir­tuo­sa, por­que se ga­na en con­fian­za y se le­van­ta la va­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.