Fi­nan­cial Ti­mes ha­bla de las pers­pec­ti­vas del iP­ho­ne

Ap­ple no es­tá preo­cu­pa­da. Las ven­tas pla­nas de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes en­mas­ca­ran una ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial que aún no al­can­zó su pun­to má­xi­mo

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PORTADA - JOHN GAPPER CO­LUM­NIS­TA PRIN­CI­PAL DE NE­GO­CIOS

Ap­ple apues­ta aho­ra a una tec­no­lo­gía mu­cho más so­fis­ti­ca­da que ha­ce mu­chos años. Las ven­tas en­mas­ca­ran una re­vo­lu­ción in­dus­trial

No mu­chas com­pa­ñías les acon­se­jan a sus clien­tes que uti­li­cen me­nos sus pro­duc­tos más po­pu­la­res. Sin em­bar­go, Craig Fe­de­rig­hi, el je­fe de in­ge­nie­ría de soft­wa­re de Ap­ple, con una cal­ma voz co­men­tó en Ca­li­for­nia có­mo el uso del iP­ho­ne se ha­bía con­ver­ti­do en “un há­bi­to tal que qui­zás ni si­quie­ra re­co­noz­ca­mos lo dis­traí­dos que nos he­mos vuel­to”.

Y to­da­vía me­nos com­pa­ñías su­gie­ren for­mas de to­mar un des­can­so cuan­do su mer­ca­do se ha que­da­do sin cre­ci­mien­to, co­mo ha su­ce­di­do con las ven­tas de uni­da­des de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. On­ce años des­pués del lan­za­mien­to del iP­ho­ne, las ven­tas glo­ba­les de los dis­po­si­ti­vos ca­ye­ron le­ve­men­te en 2017, y el gru­po de in­ves­ti­ga­ción IDC an­ti­ci­pa otra caí­da es­te año. De­fi­ni­ti­va­men­te no pa­re­ce el mo­men­to ideal pa­ra enu­me­rar los ma­les del pro­duc­to.

Ap­ple no es­tá muy preo­cu­pa­da. Cual­quier com­pa­ñía que le de­di­que tan­to tiem­po a una pre­sen­ta­ción de dos ho­ras pa­ra (1) ju­gar con los ava­ta­res ani­ma­dos de MeMo­ji, (2) de­mos­trar una apli­ca­ción que imi­ta una ra­dio de dos vías y (3) mos­trar un jue­go de Le­go de reali­dad au­men­ta­da, no pue­de sen­tir­se en pe­li­gro exis­ten­cial. “¡Les van a en­can­tar esos sal­va­pan­ta­llas aé­reos!”, ex­cla­mó Tim Cook, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ap­ple, an­te los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes.

Es una prue­ba del ada­gio de que ten­de­mos a so­bre­es­ti­mar los efec­tos de cual­quier tec­no­lo­gía en el cor­to pla­zo, pe­ro los sub­es­ti­ma­mos a lar­go pla­zo. Al­re­de­dor de 3.6 mil mi­llo­nes de per­so­nas — la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial — ac­tual­men­te tie­ne ac­ce­so al in­ter­net. Las ven­tas pla­nas de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes no son un signo de ma­les­tar sino de su ve­lo­ci­dad de adop­ción.

Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes tar­da­ron una dé­ca­da en lle­gar a la ci­ma de la Cur­va S, el pa­trón de di­fu­sión clá­si­co en el cual el len­to cre­ci­mien­to ini­cial es se­gui­do por una rá­pi­da cap­ta­ción, con­for­me se co­rre la voz, y lue­go dis­mi­nu­ye. Pe­ro in­clu­so cuan­do las per­so­nas se apre­su­ran a com­prar la nue­va tec­no­lo­gía, a me­nu­do es de­ma­sia­do pron­to pa­ra com­pren­der to­do su po­ten­cial: la com­pren­sión so­lo se pro­du­ce des­pués de que las in­dus­trias y las so­cie­da­des se ajus­tan com­ple­ta­men­te.

La era de la adop­ción ge­ne­ra­li­za­da -cuan­do la tec­no­lo­gía ya no ge­ne­ra tan­to en­tu­sias­mo y la aten­ción se di­ri­ge ha­cia el pró­xi­mo dis­po­si­ti­vo (en es­te ca­so, re­lo­jes, al­ta­vo­ces do­més­ti­cos y dro­nes)- es cuan­do las co­sas real­men­te co­mien­zan a su­ce­der. Es­to fue cier­to en el ca­so de la elec­tri­ci­dad y de la re­or­ga­ni­za­ción de las fá­bri­cas del si­glo XX en torno a múl­ti­ples fuen­tes de elec­tri­ci­dad, en lu­gar de en­torno a par­tes im­pul­sa­dos por va­por. El te­lé­fono mó­vil ha en­tra­do en esa fa­se.

El signo más cla­ro es la can­ti­dad de aten­ción que las per­so­nas de­di­can a sus te­lé­fo­nos, tal y co­mo lo se­ña­ló Mary Mee­ker,

una so­cia en la fir­ma de ca- pi­tal de ries­go Klei­ner Per­kins Cau­field & Byers, la se­ma­na pa­sa­da du­ran­te la Con­fe­ren­cia so­bre Có­di­go en Ca­li­for­nia. Su re­su­men anual de las ten­den­cias del in­ter­net re­pre­sen­ta un ri­tual del exa­ge­ra­ti­vo en­tu­sias­mo de Si­li­con Va­lley, pe­ro ella mos­tró su­fi­cien­tes prue­bas de que las ven­tas pla­nas en­mas­ca­ran otras for­mas de cre­ci­mien­to.

El es­ta­dou­ni­den­se pro­me­dio aho­ra pa­sa 3,3 ho­ras al día usan­do me­dios di­gi­ta­les en su te­lé­fono mó­vil, 10 ve­ces la du­ra­ción tí­pi­ca en 2008, cuan­do los iP­ho­ne eran los ‘ ju­gue­tes’ más no­ve­do­sos. El uso to­tal, in­clu­yen­do el tiem­po en compu­tado­ras de es­cri­to­rio y en otros dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos, ac­tual­men­te su­ma casi seis ho­ras, lo cual ri­va­li­za el tiem­po que se pa­sa du­mien­do. Un 45% de los ado­les­cen­tes es­ta­dou­ni­den­ses re­por­tó en una re­cien­te en­cues­ta de Pew que es­ta­ban en lí­nea “casi cons­tan­te­men­te”.

De ahí sur­ge el lan­za­mien­to de la apli­ca­ción Screen Ti­me de Ap­ple pa­ra per­mi­tir­les a sus usua­rios con­tro­lar sus adic­cio­nes al iP­ho­ne y, tam­bién, la op­ti­mis­ta ac­ti­tud de Fe­de­rig­hi al anun­ciar­la, re­co­no­cien­do que pa­sar un po­co me­nos de tiem­po en Twit­ter y en Ins­ta­gram no le ha­rá da­ño a su com­pa­ñía. Siem­pre ha­brá un re­co­rri­do en Uber que ca­li­fi­car, un chat de gru­po en Fa­ceTi­me al cual unir­se, un MeMo­ji pa­ra en­viar a los ami­gos.

Los ‘ju­gue­tes’ de Ap­ple aho­ra se ba­san en una tec­no­lo­gía mu­cho más so­fis­ti­ca­da que la de ha­ce unos años. La com­pa­ñía in­for­mal­men­te de­ve­ló un con­jun­to de he­rra­mien­tas pa­ra per­mi­tir que 20 mi­llo­nes de desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re en 77 paí­ses ex­plo­ten el apren­di­za­je au­to­má­ti­co pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de imá­ge­nes en sus apli­ca­cio­nes, una na­cien­te for­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) cuan­do Ste­ve Jobs lan­zó el pri­mer iP­ho­ne.

Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes co­men­za­ron co­mo mi­ni­compu­tado­ras co­nec­ta­das a lí­neas inalám­bri­cas de ban­da es­tre­cha, pe­ro aho­ra in­clu­yen una se­rie de tec­no­lo­gías que van des­de ban- da an­cha de al­ta ve­lo­ci­dad has­ta el po­si­cio­na­mien­to glo­bal, las uni­da­des de pro­ce­sa­mien­to grá­fi­co (GPU, por sus si­glas en in­glés) y los sen­so­res. El dis­po­si­ti­vo que ha sur­gi­do en la par­te su­pe­rior de la Cur­va S so­lo es­tá re­la­cio­na­do le­ja­na­men­te con el ori­gi­nal.

Es­to ha crea­do una ex­plo­sión, no so­la­men­te de apli­ca­cio­nes sino de apli­ca­cio­nes in­dus­tria­les. És­tas in­clu­yen el 20% de las ven­tas mi­no­ris­tas chi­nas que co­rres­pon­de al co­mer­cio elec­tró­ni­co, en gran par­te mó­vil, y las apli­ca­cio­nes co­mo Wa­ze, la cual com­bi­na el ma­peo con los re­por­tes de los con­duc­to­res acer­ca de los pa­tro­nes de trá­fi­co. Crea lo que Mee­ker lla­ma “mu­cho uso y mu­cha uti­li­dad”, así co­mo tam­bién abu­sos.

Ro­bert Gor­don, el eco­no­mis­ta es­ta­dou­ni­den­se, po­ne en du­da el im­pac­to de la re­vo­lu­ción de las compu­tado­ras y de las co­mu­ni­ca­cio­nes en com­pa­ra­ción con el de la “se­gun­da re­vo­lu­ción in­dus­trial” de 1870 a 1900, la cual in­clu­yó la elec­tri­ci­dad, el mo­tor de com­bus­tión y el agua por tubería. La re­vo­lu­ción de las compu­tado­ras - tal vez la ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial- es no­to­ria­men­te di­fí­cil de en­con­trar en las es­ta­dís­ti­cas de pro­duc­ti­vi­dad, co­mo al­gu­na vez lo apun­ta­ra bro­mean­do el eco­no­mis­ta Ro­bert So­low.

El pro­fe­sor Gor­don fe­cha el clí­max de la re­vo­lu­ción de la compu­tado­ra du­ran­te la bur­bu­ja pun­to­com de la dé­ca­da de 1990, lo cual ig­no­ra por com­ple­to el te­lé­fono in­te­li­gen­te. Yo no es­toy de acuer­do. Las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas, las cua­les al­can­za­ron el 33% del va­lor de las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses que co­ti­zan en bol­sa en el ín­di­ce MSCI en el mes de la bur­bu­ja de mar­zo de 2000, han vuel­to a su­bir has­ta el 25%.

Ap­ple ju­gó jue­gos con los desa­rro­lla­do­res a ini­cios de mes, pe­ro la tec­no­lo­gía que ha in­ven­ta­do to­da­vía es­tá por mos­trar su im­pac­to to­tal. No te des­co­nec­tes to­da­vía.

(...) Ten­de­mos a so­bre­es­ti­mar los efec­tos de cual­quier tec­no­lo­gía en el cor­to pla­zo, pe­ro los sub­es­ti­ma­mos a lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.