Fi­nan­cial Ti­mes ana­li­za los aran­ce­les a Har­ley-Davidson

In­sig­nia. El pa­tri­mo­nio de EEUU, en la mi­ra de la UE

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PORTADA - AN­DREW EDGECLIFFEJOHNSON EDI­TOR EN JE­FE DE FT EN PAÍ­SES NÓR­DI­COS

Com­pa­ñías icó­ni­cas de EEUU su­fren al­gu­nas abo­lla­du­ras en la era Trump. En el ca­so de Har­ley-Davidson tras­la­da­rá su pro­duc­ción a Eu­ro­pa

Cuan­do Mi­chael Priem acu­dió a Har­ley-Davidson ha­ce 18 años pa­ra ayu­dar a la com­pa­ñía con su es­tra­te­gia di­gi­tal, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo del fa­bri­can­te de motocicletas le hi­zo una pregunta: ¿pue­de mos­trar­me cual­quier otra mar­ca que ha­ya si­do ta­tua­da en los cuer­pos de más per­so­nas?

Efec­ti­va­men­te, un son­deo re­ve­ló en 2004 que Har­ley era la mar­ca cu­yo nom­bre la gen­te es­ta­ba más dis­pues­ta a ta­tuar­se en la piel, su­peran­do a Walt Dis­ney, Co­ca-Co­la y Ni­ke por un am­plio mar­gen. “Así de apa­sio­na­das son las per­so­nas con la mar­ca Har­ley”, di­jo Priem, fun­da­dor de una com­pa­ñía de pu­bli­ci­dad de Min­nea­po­lis: “Es par­te de su iden­ti­dad per­so­nal”.

La mar­ca tam­bién se ha con­ver­ti­do en par­te de la iden­ti­dad na­cio­nal de mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses. Una ca­mi­se­ta de Har­ley fun­cio­na co­mo una abre­via­tu­ra sar­to­rial de la com­bi­na­ción úni­ca del país de libertad, pa­trio­tis­mo y re­be­lión. Sin du­da, esa es la ra­zón por la cual la UE ha de­ci­di­do im­po­ner aran­ce­les com­pen­sa­to­rios a las motocicletas Har­ley. Ser “ex­por­ta­dor del pa­tri­mo­nio es­ta­dou­ni­den­se” la con­vir­tió en “un ob­je­ti­vo prin­ci­pal”, se­ña­ló Priem.

El fa­bri­can­te de Mil­wau­kee no es nue­vo en la po­lí­ti­ca: Ro­nald Rea­gan les im­pu­so aran­ce­les a los ri­va­les japoneses de Har­ley en 1983, y vi­si­tó una de sus plan­tas una vez que la com­pa­ñía fue ren­ta­ble nue­va­men­te pa­ra opo­ner­se a las gue­rras co­mer­cia­les.

Sus motocicletas tam­bién les han brin­da­do in­nu­me­ra­bles opor­tu­ni­da­des fo­to­grá­fi­cas a los po­lí­ti­cos que desean co­nec­tar­se con sus or­gu­llo­sos y rui­do­sos mo­to­ci­clis­tas es­ta­dou­ni­den­ses. Cuan­do el se­na­dor John McCain ha­bló en una ma­ni­fes­ta­ción de mo­to­ci­clis­tas de Har­ley en 2008, no­tó que Ba­rack Oba­ma, su ri­val, ha­bía atraí­do gran­des mul­ti­tu­des en Ber­lín. “Pre­fie­ro el ru­gi­do de 150 Har­leys”, di­jo. “Es el so­ni­do de la libertad”. Cuan­do la agen­cia de di­se­ño y desa­rro­llo de mar­cas MBLM es­tu­dió las emo­cio­nes que pro­vo­ca­ban las mar­cas, no­tó que Har­ley trans­mi­tía un es­ti­lo pros­cri­to de in­de­pen­den­cia, di­ce el so­cio ge­ren­te Mario Na­ta­re­lli.

Pe­ro MBLM tam­bién ha pre­sen­cia­do có­mo la mar­ca Har­ley ca­yó en sus cla­si­fi­ca­cio­nes en el úl­ti­mo año, lo cual ha si­do pro­vo­ca­do por el he­cho de que los es­ta­dou­ni­den­ses más jó­ve­nes no sien­ten el mis­mo afec­to por la com­pa­ñía que sus pa­dres. “Es una mar­ca de una era en que EEUU era al­go que de­bía ce­le­brar­se”, di­jo Na­ta­re­lli, pe­ro “no creo que va­ya a ad­qui­rir mu­cha re­le­van­cia con el tiem­po”.

Los ‘easy ri­ders’ es­ta­dou­ni­den­ses es­tán en­ve­je­cien­do y son abru­ma­do­ra­men­te mas­cu­li­nos, lo cual pa­ra la com­pa­ñía re­pre­sen­ta una gran co­li­na de­mo­grá­fi­ca que de­be es­ca­lar. Los nue­vos re­gis­tros de motocicletas han es­ta­do dis­mi­nu­yen­do, al igual que sus in­gre­sos por re­ga­lías de li­cen­cias, in­clu­so aun­que ace­le­ró sus gas­tos pu­bli­ci­ta­rios. Har­ley aho­ra es­tá in­ten­tan­do am­pliar su atrac­ti­vo e invertir pa­ra que más gen­te uti­li­ce sus motocicletas, en lu­gar de sim­ple­men­te usar sus ca­mi­se­tas. Los aran­ce­les eu­ro­peos re­pre­sen­tan un fac­tor ad­ver­so, y la com­pa­ñía res­pon­dió di­cien­do que tras­la­da­ría más pro­duc­ción a sus ins­ta­la­cio­nes en In­dia, Bra­sil y Tai­lan­dia. Lo­grar es­to sin da­ñar su ima­gen es­ta­dou­ni­den­se no se­rá ta­rea fá­cil.

Tam­po­co re­sol­ve­rá el pro­ble­ma más ge­ne­ra­li­za­do que su­fren Har­ley y otras com­pa­ñías icó­ni­cas es­ta­dou­ni­den­ses que han su­fri­do al­gu­nas abo­lla­du­ras en la era de Do­nald Trump.

Es po­si­ble que Har­ley no sea la úl­ti­ma mar­ca clá­si­ca es­ta­dou­ni­den­se que agi­te la ban­de­ra co­mo un sím­bo­lo pa­trió­ti­co y se en­cuen­tre pa­gan­do un pre­cio al­to por las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de EEUU pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.