La lar­ga es­pe­ra de un re­sur­gir de la pro­duc­ti­vi­dad

La me­jo­ra del ni­vel de vi­da de­pen­de ca­si por com­ple­to del au­men­to de la pro­duc­ción

El Deber - Dinero (Bolivia) - - FINANCIAL TIMES -

“Se pue­de ver la era in­for­má­ti­ca en to­das par­tes, sal­vo en las es­ta­dís­ti­cas de pro­duc­ti­vi­dad”. Hoy en día pu­dié­ra­mos re­pe­tir es­ta fa­mo­sa afir­ma­ción he­cha en 1987 por Ro­bert So­low -el ga­na­dor del pre­mio No­bel fun­da­dor de la teo­ría del cre­ci­mien­to mo­derno- sus­ti­tu­yen­do ‘in­for­má­ti­ca’ con ‘tec­no­lo­gía’.

Vi­vi­mos en una épo­ca que se con­si­de­ra lle­na de fas­ci­nan­tes cam­bios tec­no­ló­gi­cos, pe­ro nues­tras cuen­tas na­cio­na­les nos in­di­can que la pro­duc­ti­vi­dad es­tá ca­si pa­ra­li­za­da. ¿Es la des­ace­le­ra­ción o la in­no­va­ción una ilu­sión? Si no, ¿qué pu­die­ra ex­pli­car el enig­ma?

La des­ace­le­ra­ción, si es ver­da­de­ra, im­por­ta. Tal y co­mo lo ar­gu­men­tó Paul Krug­man, tam­bién ga­lar­do­na­do con el pre­mio No­bel: “La pro­duc­ti­vi­dad no lo es to­do, pe­ro a la lar­ga lo es ca­si to­do”. Las mejoras en los ni­ve­les de vi­da de­pen­den, ca­si por com­ple­to, del au­men­to de la pro­duc­ción por tra­ba­ja­dor. La des­ace­le­ra­ción de la pro­duc­ti­vi­dad re­pre­sen­ta una im­por­tan­te ex­pli­ca­ción pa­ra el es­tan­ca­mien­to de los in­gre­sos reales y pa­ra la pre­sión de im­ple­men­tar aus­te­ri­dad fis­cal en los paí­ses de al­tos in­gre­sos.

Ge­ne Gross­man, de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, y tres coau­to­res in­clu­so sos­tie­nen que la mar­ca­da des­ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to de los in­gre­sos per cá­pi­ta tam­bién ex­pli­ca la dis­mi­nu­ción en la par­ti­ci­pa­ción del tra­ba­jo en el in­gre­so na­cio­nal en los paí­ses ri­cos.

Nin­gún eco­no­mis­ta ha he­cho más pa­ra pro­mo­ver las re­vo­lu­cio­na­rias im­pli­ca­cio­nes de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción que Erik Bryn­jolfs­son, del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts (MIT, por sus si­glas en in­glés), so­bre to­do en li­bros en coau­to­ría con An­drew McA­fee, tam­bién del MIT. Pe­ro, en un in­tere­san­te ar­tícu­lo re­cien­te ela­bo­ra­do con dos coau­to­res, él tam­bién re­co­no­ce la “pa- ra­do­ja de la pro­duc­ti­vi­dad”. El ar­tícu­lo no se ale­ja de la creen­cia en el po­der trans­for­ma­dor de los re­cien­tes avan­ces tec­no­ló­gi­cos, par­ti­cu­lar­men­te de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA). Por el con­tra­rio, lo en­fa­ti­za, es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de re­co­no­ci­mien­to de imá­ge­nes y de tra­duc­ción. Sin em­bar­go, la des­ace­le­ra­ción de la pro­duc­ti­vi­dad, ad­mi­te el es­cri­to, es real.

Es­to pa­re­ce re­fle­jar una in­ver­sión dé­bil y, so­bre to­do, un de­cre­cien­te cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad to­tal de los fac­to­res (PTF), una me­di­da de la pro­duc­ción por in­su­mo de ca­pi­tal y de mano de obra (ajus­ta­do por ca­li­dad). La PTF es una me­di­da de in­no­va­ción, de la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir un pro­duc­to más va­lio­so con can­ti­da­des de in­su­mos da­dos. Sin in­no­va­ción, la cre­cien­te pros­pe­ri­dad de los úl­ti­mos dos si­glos ha­bría si­do im­po­si­ble. Lo cier­to es que la in­no­va­ción, no la pro­duc­ti­vi­dad, es ca­si to­do.

Tam­bién de­bié­ra­mos cen­trar nues­tra aten­ción en EEUU, ya que es­te enor­me país ha es­ta­do im­pul­san­do la fron­te­ra de la in­no­va­ción des­de fi­nes del si­glo XIX. Un es­tu­dio rea­li­za­do por Ni­cho­las Crafts, de la Uni­ver­si­dad de War­wick, y por Te­ren­ce Mills, de la Uni­ver­si­dad de Lough­bo­rough, muestra una dis­mi­nu­ción en el cre­ci­mien­to ten­den­cial de la PTF en EEUU de un po­co más del 1,5% anual a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1970 al 0,9% más re­cien­te­men­te. Cuan­do yo ob­ser­vo la one­ro­sa pre­sen­cia de los sec­to­res de ser­vi­cios de in­ten­si­va mano de obra en la eco­no­mía mo­der­na -co­mo la sa­lud, la edu­ca­ción y el cui­da­do de ni­ños y de an­cia­nos- con­clu­yo que la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca se­rá len­ta. Lo que la trans­for­ma­ción se­rá en el fu­tu­ro - len­ta o dis­rup­ti­va- aún es­tá por de­ter­mi­nar­se. Pe­ro nues­tras so­cie­da­des se ba­san en una im­plí­ci­ta pro­me­sa de cre­ci­mien­to. Si la elec­ción fue­ra en­tre una ca­ren­cia de pro­gre­so y un avance dis­rup­ti­vo, de­bié­ra­mos desear que fue­ra la se­gun­da al­ter­na­ti­va y ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra li­diar con las con­se­cuen­cias.

“La des­ace­le­ra­ción de la pro­duc­ti­vi­dad re­pre­sen­ta una im­por­tan­te ex­pli­ca­ción pa­ra im­ple­men­tar la aus­te­ri­dad fis­cal”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.