So­bre la vi­vien­da so­cial y los di­vor­cios

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Claves - JOR­GE VE­LAS­CO ANA­LIS­TA FI­NAN­CIE­RO Y EX­PER­TO EN BAN­CA

Las me­tas que tie­nen los ban­cos pa­ra lle­gar, has­ta fin de año, al 60% de su car­te­ra en cré­di­tos al sec­tor pro­duc­ti­vo y vi­vien­da so­cial im­pul­só el cre­ci­mien­to de am­bas, en es­pe­cial la de vi­vien­da so­cial que en un año ha cre­ci­do un 42% des­de Bs 12.000 mi­llo­nes a Bs 17.000 mi­llo­nes. En un año se fi­nan­cia­ron cer­ca de 50.000 nue­vas vi­vien­das. Es­ta ex­pan­sión se ex­pli­ca por el dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal (500.000 vi­vien­das) y las con­di­cio­nes que ofre­ce el sis­te­ma fi­nan­cie­ro con ba­jas ta­sas de in­te­rés (5,5% a 6,5%) y a lar­go pla­zo (20 a 25 años).

Es­tas vi­vien­das sa­tis­fa­cen las ne­ce­si­da­des ha­bi­ta­cio­na­les de las fa­mi­lias y nue­vos ho­ga­res. Te­ner una ca­sa pro­pia aho­ra es po­si­ble por es­ta co­yun­tu­ra fi­nan­cie­ra. Mu­chas pa­re­jas op­tan por es­te be­ne­fi­cio de­jan­do de la­do los alquileres o an­ti­cré­ti­cos; su­man­do sus in­gre­sos les al­can­za pa­ra pa­gar las cuo­tas del cré­di­to hi­po­te­ca­rio.

Es­te be­ne­fi­cio que ofre­ce la ban­ca en el cré­di­to de vi­vien­da, en cuan­to a ta­sas y pla­zos, de­be­ría me­dir los ries­gos que es­tán im­plí­ci­tos en un pro­yec­to de lar­go pla­zo. Sin em­bar­go, no to­do es ‘co­lor de ro­sa’, más aún cuan­do aca­ba el amor y la pre­sión fi­nan­cie­ra re­sul­ta un con­flic­to.

Se­gún da­tos del Ser­vi­cio de Re­gis­tro Cí­vi­co (Se­re­ci), en Bo­li­via, en 2014 ha­bía 27 di­vor­cios por día; en 2015 su­bió a 39 di­vor­cios y en 2016 esa ci­fra ha­bía subido a 47. Ha­cien­do una pro­yec­ción sim­ple, hoy po­dría­mos es­tar con unos 80 di­vor­cios por día. Por otro la­do, se­gún un in­for­me, al 2014, del Co­mi­té Pro Fa­mi­lia sie­te de ca­da 10 ma­tri­mo­nios ter­mi­nan en di­vor­cio en Bo­li­via.

Es­tas ci­fras de­be­rían preo­cu­par­nos des­de el pun­to de vis­ta so­cial, eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro, por­que si no exis­te es­ta­bi­li­dad en el víncu­lo sen­ti­men­tal, los con­flic­tos emo­cio­na­les se ven agra­va­dos por el víncu­lo fi­nan­cie­ro. En es­te sen­ti­do, las pa­re­jas se se­pa­ran, pe­ro el cré­di­to no.

Su­man­do la va­ria­ble de una cri­sis in­mo­bi­lia­ria, co­mo su­ce­dió ha­ce unos años en nues­tro país, el pro­ble­ma se am­pli­fi­ca­ría por­que las vi­vien­das ba­jan de pre­cio, pe­ro el cré­di­to no dis­mi­nu­ye y man­tie­ne los va­lo­res ori­gi­na­les de la deu­da con­tra­ta­da. En­ton­ces, las pa­re­jas que­dan atra­pa­das con una deu­da y sin po­der des­ha­cer­se de la vi­vien­da por­que se com­pli­ca la ven­ta.

En es­te sen­ti­do, las pa­re­jas de­ben con­si­de­rar los ries­gos le­ga­les y eco­nó­mi­cos que im­pli­ca un cré­di­to de vi­vien­da pa­ra sa­ber có­mo se re­par­ti­rán las obli­ga­cio­nes ban­ca­rias y los be­ne­fi­cios al mo­men­to de ven­der o man­te­ner esa pro­pie­dad.

Los ban­cos tie­nen la obli­ga­ción, den­tro de su pro­gra­ma de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra, de avi­sar los por­me­no­res le­ga­les y fi­nan­cie­ros de lo que re­pre­sen­ta fir­mar un con­tra­to hi­po­te­ca­rio y cuá­les se­rán las me­di­das de co­bran­za y eje­cu­ción en ca­so de una se­pa­ra­ción de la pa­re­ja pa­ra evi­tar in­con­ve­nien­tes a fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.