La tec­no­lo­gía no es el ca­mino

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Claves - JUAN RU­BÉN CA­BE­LLO M. DO­CEN­TE DE LA UAGRM

La tec­no­lo­gía no es su­fi­cien­te, las má­qui­nas no tie­nen con­cien­cia de cam­bio, las per­so­nas sí. Las má­qui­nas fun­cio­nen si las per­so­nas tra­ba­jan. Tra­ba­jar im­pli­ca te­ner con­cien­cia y es­to ha­ce la di­fe­ren­cia, la tec­no­lo­gía en el pró­xi­mo de­ce­nio se­rá sin du­da in­flu­yen­te e im­pac­tan­te.

Así con­ten­ga el ma­yor ín­di­ce de so­fis­ti­ca­ción, la tec­no­lo­gía no es su­fi­cien­te, si­gue sien­do un ins­tru­men­to muy avanzado, pe­ro al fi­nal, ins­tru­men­to no­más. Las per­so­nas de­be­mos cons­truir va­lo­res que ge­ne­ren cam­bios. El cam­bio es el ins­tru­men­to que uti­li­zan las per­so­nas pa­ra rea­li­zar o ge­ne­rar dis­rup­cio­nes en la so­cie­dad.

Las per­so­nas no de­be­rían per­der el con­cep­to de uti­li­dad que brin­dan las tec­no­lo­gías en ca­da épo­ca que na­cen, de lo con­tra­rio, es­ta­re­mos atra­pa­dos en los fun­da­men­tos tec­no­ló­gi­cos. Pa­ra in­no­var, lo primero que tie­nes que pre­gun­tar­te es ¿por qué? los in­no­va­do­res es­tán desa­rro­llan­do lo que la ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res bus­can y eso se llama sen­ti­do fi­nal.

La ra­zón de la exis­ten­cia del im­bound mar­ke­ting, block­chain, da­ta scien­ce, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, reali­dad au­men­ta­da, IoT, deep lear­ning es pa­ra ayu­dar a las per­so­nas a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes y más sin­cro­ni­za­das. To­das es­tas he­rra­mien­tas ayu­dan a las per­so­nas a es­tar más se­gu­ras y ac­tua­li­za­das en las de­ci­sio­nes que to­ma­rán. Es un he­cho que las ac­tua­les tec­no­lo­gías ge­ne­ra­rán un im­pac­to en las nue­vas for­mas de tra­ba­jar, que si no te adap­tas, el im­pac­to se­rá ne­ga­ti­vo en tu nor­ma­li­dad.

He aquí el de­no­mi­na­do pun­to de in­fle­xión. Es aquí don­de de­be­mos de apli­car la re­in­ge­nie­ría hu­ma­na, la que tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­de­fi­nir las me­to­do­lo­gías de tra­ba­jo a tra­vés de las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples. Po­de­mos rom­per pa­ra­dig­mas y de­fi­nir el nue­vo rol que ten­drán las má­qui­nas y qué rol ten­dre­mos no­so­tros los hu­ma­nos.

El cam­bio no sig­ni­fi­ca cam­biar de tec­no­lo­gía, cam­biar el co­rreo elec­tró­ni­co al Goo­gle Dri­ve, el ver­da­de­ro cam­bio es có­mo ge­ne­rar más va­lor agre­ga­do, tan­to pa­ra los clien­tes o los usua­rios em­plean­do bue­na tec­no­lo­gía.

El cam­bio es in­he­ren­te a la trans­for­ma­ción di­gi­tal; es de­cir, ne­ce­si­ta un lí­der que ha­ga más de orien­ta­dor, que ins­pi­re y mues­tre el ca­mino, ya que tie­ne ex­pe­rien­cia en los cam­bios. El lí­der de­be mos­trar que no to­do es plan y es­tra­te­gia, sino tam­bién ejem­plo, orien­ta­ción, sen­ti­do co­mún y per­ti­nen­cia.

Sin du­da al­gu­na, la tec­no­lo­gía es un es­ce­na­rio que nos ro­dea y nos en­vuel­ve, pe­ro las per­so­nas so­mos quie­nes es­cri­bi­mos los li­bre­tos y de­ci­di­mos qué rol que­re­mos in­ter­pre­tar en la obra.

El ca­mino ha­cia una so­cie­dad más equi­li­bra­da y sen­si­ble con la ne­ce­si­dad de sus miem­bros se­rá po­si­ble cuan­do hu­ma­ni­ce­mos la tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.