Ce­rá­mi­cas bus­can neu­tra­li­zar arre­me­ti­da chi­na y bra­si­le­ña

La pro­duc­ción de ma­te­ria­les ce­rá­mi­cos que pro­vie­nen de Chi­na y Bra­sil e in­gre­san al país es la ‘pie­dra en el za­pa­to’ de las in­dus­trias na­cio­na­les. Pi­den me­di­das ‘an­ti­dum­ping’ pa­ra pro­te­ger a los fa­bri­can­tes

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PORTADA - F. RO­JAS/ A. RO­SA­LES fer­nan­do.ro­jas@el­de­ber.com.bo

El por­ta­fo­lio ce­rá­mi­co de in­dus­trias na­cio­na­les tras­cien­de fron­te­ras y ad­quie­ren al­ta no­to­rie­dad en el es­pec­tro del co­mer­cio ex­te­rior. A de­cir de la ge­ren­ta téc­ni­ca del Ins­ti­tu­to Bo­li­viano de Co­mer­cio Ex­te­rior (IBCE), Ma­ría Est­her Pe­ña, las ex­por­ta­cio­nes de ce­rá­mi­ca es­te año se re­cu­pe­ran lue­go de una caí­da que tu­vo su pi­co más al­to en 2013, cuan­do el sec­tor fac­tu­ró más de $us 7 mi­llo­nes por la ven­ta ex­ter­na de 100.000 to­ne­la­das, pa­ra caer has­ta $us 4,3 mi­llo­nes en 2017; sin em­bar­go, acla­ra que has­ta agos­to de es­te año ya se ex­por­tó $us 2,6 mi­llo­nes sien­do es­ta ci­fra un 15% más de lo re­gis­tra­do en el mis­mo pe­rio­do de 2017. El vo­lu­men ex­por­ta­do cre­ció un 10%.

Pe­rú, con una par­ti­ci­pa­ción del 58% so­bre el va­lor ex­por­ta­do, has­ta agos­to, es el prin­ci­pal país de des­tino de las ex­por­ta­cio­nes. Le si­gue Ecua­dor (16%) y Chi­le (15%).

Res­pec­to a im­por­ta­ción de ce­rá­mi­ca, Pe­ña in­di­có que as­cen­die­ron en los úl­ti­mos cin­co años. En 2017 su­ma­ron $us 62 mi­llo­nes por la com­pra de 141.000 to­ne­la­das. Has­ta agos­to de 2018, di­jo que el in­gre­so de pro­duc­tos ce­rá­mi­cos ya al­can­zó $us 41 mi­llo­nes, 2% más de lo re­gis­tra­do en el mis­mo lap­so de 2017. El vo­lu­men al­can­zó 99.000 to­ne­la­das y un cre­ci­mien­to del 3%. Chi­na abas­te­ce el 41% de la de­man­da ex­ter­na de ce­rá­mi­ca, Bra­sil un 35% y Co­lom­bia un 5%.

A cri­te­rio de Pe­ña, la ba­lan­za co­mer­cial pa­ra el sec­tor de ce­rá­mi­ca es aún de­fi­ci­ta­ria, es de­cir, Bo­li­via com­pra más pro­duc­tos ce­rá­mi­cos de lo que ven­de, “da­do que la ofer­ta ex­ter­na es atrac­ti­va en cuan­to a pre­cio y ca­li­dad pa­ra el con­su­mi­dor bo­li­viano, por lo que las in­dus­trias na­cio­na­les de­ben afron­tar un con­tex­to in­terno po­co fa­vo­ra­ble pa­ra el au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad em­pre­sa­rial”, apun­tó.

De acuer­do con ci­fras del sec­tor in­dus­trial ce­rá­mi­co, el país tie­ne una ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de pro­duc­ción de 3 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos por mes. No obs­tan­te, dan cuen­ta de que la de­man­da, en la úl­ti­ma ges­tión, ca­yó a 2 mi­llo­nes

de me­tros cua­dra­dos por mes. In­dus­trias na­cio­na­les

En el ám­bi­to de ope­ra­cio­nes en el mer­ca­do na­cio­nal e in­ter­na­ci­nal, des­de Ce­rá­mi­ca Glady­mar, su ge­ren­te ge­ne­ral, Gon­za­lo Ta­bor­ga, in­di­có que la em­pre­sa es­tá en­fo­ca­da en abas­te­cer el mer­ca­do in­terno. “La ma­yor par­te de nues­tra pro­duc­ción se co­mer­cia­li­za en Bo­li­via, pe­ro te­ne­mos clien­tes en Pe­rú y el nor­te de Ar­gen­ti­na”, di­jo.

Glady­mar pro­du­ce 10 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos por año de ce­rá­mi­ca y por­ce­la­na­to. En com­pa­ra­ción con 2017, se du­pli­có la pro­duc­ción gra­cias a una in­ver­sión rea­li­za­da en la más mo­der­na lí­nea de pro­duc­ción del país.

Ta­bor­ga re­ve­ló que, ali­nea­dos en el ADN de Glady­mar, rea­li­zan múl­ti­ples in­ver­sio­nes pa­ra rom­per es­que­mas y mar­car ten­den­cias. Con­cen­tran sus in­ver­sio­nes en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de nue­vos aca­ba­dos, tex­tu­ras y for­ma­tos pa­ra brin­dar so­lu­cio­nes a sus clien­tes en sus cons­truc­cio­nes. In­vier­ten tam­bién en el desa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des del ca­pi­tal hu­mano.

El in­gre­so de mar­cas bra­si­le­ñas y chi­nas es la ‘pie­dra en el za­pa­to’ de las in­dus­trias del país. Ce­rá­mi­ca Glady­mar atri­bu­ye el fe­nó­meno, en el ca­so de Bra­sil, al ti­po de cam­bio y de­va­lua­ción de la mo­ne­da. “Com­pe­tir con el pro­duc­to im­por­ta­do, que no siem­pre es de ca­li­dad, es di­fí­cil. Bo­li­via de­be ha­cer lo que se ve en Ar­gen­ti­na. El Go­bierno ce­rró sus puer­tas al con­tra­ban­do y a los pre­cios de ven­ta por de­ba­jo del cos­to de pro­duc­ción a ma­te­ria­les bra­si­le­ños, chi­nos e in­dios. Esa me­di­da ‘an­ti­dum­ping’, con aran­ce­les al­tos pa­ra ce­rá­mi­cas y por­ce­la­na­tos im­por­ta­dos, es una me­di­da efi­caz que pro­te­ge al fa­bri­can­te na­cio­nal, in­cen­ti­va la in­ver­sión y ga­ran­ti­za em­pleos”, ex­pre­só Ta­bor­ga.

Des­de Fa­bo­ce, el ge­ren­te ge­ne­ral, Ti­to Ore­lla­na, apun­tó que si bien la pro­duc­ción de por­ce­la­na­to y ce­rá­mi­ca es­tá des­ti­na­da al mer­ca­do in­terno des­de ha­ce 18 años, ex­por­tan a paí­ses ve­ci­nos, ta­les co­mo Pe­rú, Chi­le, Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay, Uru­guay, Ecua­dor y otros.

Hi­zo no­tar que la ex­pan­sión de ope­ra­cio­nes a es­tos mer­ca­dos fue do­mi­nan­te gra­cias a la co­mer­cia­li­za­ción no so­lo de pro­duc­tos de Fa­bo­ce, sino a la in­ser­ción exi­to­sa de los pro­duc­tos To­nino Lam­bor­gui­ni Ti­les & Sty­les en La­ti­noa­mé­ri­ca.

En Bo­li­via, Fa­bo­ce tie­ne pre­sen­cia en ocho de­par­ta­men­tos (ex­cep­to Pan­do) y cuen­ta con 19 show­rooms ubi­ca­dos es­tra­té­gi­ca­men­te en zo­nas de cre­ci­mien­to y co­mer­cia­les de ca­da re­gión.

En 2017 Fa­bo­ce in­vir­tió más de $us 5 mi­llo­nes en la im­ple­men­ta­ción de la plan­ta más au­to­ma­ti­za­da y mo­der­na de Su­da­mé­ri­ca, que per­mi­te pro­du­cir por­ce­la­na­to de al­ta ca­li­dad y de aca­ba­do su­pe­rior con es­tán­da­res eu­ro­peos. La in­yec­ción de ca­pi­tal se su­ma a los más de $us 20 mi­llo­nes ya in­ver­ti­dos en la plan­ta de por­ce­la­na­to.

“La em­pre­sa in­vir­tió pa­ra con­tar con una mo­der­na fá­bri­ca e im­por­tó tec­no­lo­gía ita­lia­na pa­ra otor­gar al mer­ca­do pro­duc­tos con di­se­ños, aca­ba­dos y for­ma­tos úni­cos”, ase­gu­ró Ore­lla­na, al de­jar en­tre­ver, ade­más, que el ob­je­ti­vo de la em- pre­sa es en­fren­tar­se a la ofer­ta de pro­duc­tos si­mi­la­res im­por­ta­dos des­de Chi­na, Bra­sil y otros paí­ses e in­cre­men­tar la par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do na­cio­nal de por­ce­la­na­to.

En la pre­sen­te ges­tión, Fa­bo­ce es­pe­ra al­can­zar un cre­ci­mien­to del sec­tor en el or­den del 7% im­pul­sa­do por la di­ná­mi­ca de cons­truc­cio­nes de re­si­den­cias por par­te del sec­tor pri­va­do y obras de in­fra­es­truc­tu­ra y pla­nes de vi­vien­da eje­cu­ta­dos por el sec­tor pú­bli­co.

Ce­ra­bol, otro de los ju­ga­do­res de la in­dus­tria ce­rá­mi­ca, se­gún la ge­ren­te ge­ne­ral San­dra Bruno, en­fo­ca su pro­duc­ción en el mer­ca­do na­cio­nal y de­ta­lla que el cos­to lo­gís­ti­co ha­ce que la sa­li­da a mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les sea po­co com­pe­ti­ti­va. No obs­tan­te, Ce­ra­bol rea­li­za ex­por­ta­cio­nes es­po­rá­di­cas a Uru­guay, Pe­rú, Chi­le y bus­ca ex­pan­dir­se a Pa­ra­guay.

Ce­ra­bol tie­ne una ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de 500.000 m2 por mes, vo­lu­men que se man­tie­ne des­de 2017 y que su pro­duc­ción -130 pro­duc­tos en di­ver­sos for­ma­tos- se orien­ta, por lo ge­ne­ral, a vi­vien­da de cla­se me­dia-ba­ja, ni­cho que es el más ma­si­vo y don­de no se es­pe­cu­lan pre­cios, ya que el con-

su­mi­dor guar­da la re­la­ción de la ca­li­dad y cuán­to es­tá dis­pues­to a pa­gar por con­se­guir es­te atri­bu­to en su edi­fi­ca­ción.

Con la ne­ce­si­dad ha­bi­ta­cio­nal exis­ten­te en el país, Bruno di­jo que las ex­pec­ta­ti­vas, a cor­to pla­zo, son alen­ta­do­ras, pe­se a una cier­ta con­trac­ción en las ven­tas.

Ce­ra­bol tam­bién sien­te la in­ci­den­cia de la in­dus­tria chi­na y bra­si­le­ña en el mer­ca­do. A de­cir de Bruno, la com­pe­ten­cia no es leal y que el con­glo­me­ra­do em­pre­sa­rial en el que ope­ra tie­ne la ca­pa­ci­dad de abas­te­cer al mer­ca­do. “Po­dría­mos ele­var nues­tras ven­tas y no te­ner ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va ocio­sa, así se ge­ne­ra­rían más em­pleos y más im­pues­tos, que se tra­du­ci­rían en ma­yor mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co”, sen­ten­ció.

Des­de la je­fa­tu­ra co­mer­cial de Ce­rá­mi­ca Coboce, Ka­ren Reinstch, in­di­có que pro­du­cen 1 mi­llón de m2 men­sua­les en dis­tin­tos for­ma­tos. El 85% de su ofer­ta pro­duc­ti­va la des­ti­nan a Bo­li­via y el sal­do lo ex­por­tan a Pe­rú, Chi­le, Ecua­dor. Tie­nen pla­nes de pe­ne­trar a Co­lom­bia y a paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca.

Reinstch tam­bién cri­ti­có el in­gre­so a Bo­li­via de ce­rá­mi­ca de pro­ce­den­cia chi­na y bra­si­le­ña sin con­trol y nor­ma­ti­va que re­gu­le la ca­li­dad y el pre­cio. “Los pro­duc­tos im­por­ta­dos in­gre­san a pre­cios eco­nó­mi­cos y ha­cen que las fá­bri­cas na­cio­na­les ajus­ten sus pre­cios y ba­jen sus már­ge­nes de uti­li­da­des, di­fi­cul­tan­do así la ope­ra­ción nor­mal de las em­pre­sas”, ex­cla­mó. Ofer­ta chi­na y bra­si­le­ña

En pun­tos de ven­ta de ma­te­ria­les de cons­truc­ción en la zo­na de la ave­ni­da Bra­sil, en­tre el se­gun­do y el ter­cer ani­llo, más de un ven­de­dor in­di­có que la agre­si­va in­cur­sión, con pre­cios ba­jos, de ma­te­rial ce­rá­mi­ca y por­ce­la­na­to im­por­ta­do, prin­ci­pal­men­te, de Chi­na y de Bra­sil, ha de­bi­li­ta­do la pre­fe­ren­cia de con­su­mo de la pro­duc­ción na­cio­nal.

En una im­por­ta­do­ra de ma­te­rial ce­rá­mi­co y por­ce­la­na­to de in­dus­tria chi­na, la en­car­ga­da re­fi­rió que la ofer­ta de pre­cios ba­jos con­di­cio­na la ven­ta. Re­fi­rió que tie­ne por­ce­la­na­to tri­ple A -de pri­me­ra ca­li­dad- des­de Bs 65 el me­tro cua­dra­do y que San­ta Cruz es una pla­za co­mer­cial atrac­ti­va.

FO­TO

Equi­pos. Glady­mar in­clu­ye tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción en su pro­duc­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.