Fir­mas la­ti­nas re­tan reali­dad po­lí­ti­ca

El Deber - Dinero (Bolivia) - - CLAVES - ANA LÍA MAN­SI­LLA K. MANAGING PART­NER DE KREAB

Bas­ta una mi­ra­da rá­pi­da a La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra que­dar des­mo­ra­li­za­dos. Pa­re­cie­ra que los con­flic­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les que vi­ve la re­gión nos pro­yec­tan a to­dos por igual, man­cha­dos de es­tan­ca­mien­to y sub­de­sa­rro­llo. Pe­ro si ana­li­za­mos con ma­yor de­te­ni­mien­to, el pa­no­ra­ma no es tan ma­lo co­mo pa­re­ce. La ima­gen de los la­ti­nos es otra cuan­do se re­fie­re al desa­rro­llo de las em­pre­sas.

Ha­ce unos días es­tu­ve en Was­hing­ton DC pa­ra el en­cuen­tro anual que reúne a las 40 ofi­ci­nas de la red glo­bal de Kreab, com­par­tien­do cua­tro días de pre­sen­ta­cio­nes, de­ba­tes y re­fle­xión. Fi­gu­ras co­mo el exem­ba­ja­dor de EEUU en Bo­li­via, Bob Gel­bard, has­ta el in­ves­ti­ga­dor y ga­na­dor de un pre­mio Pu­lit­zer Ja­mes Gri­mal­di, pa­san­do por pe­rio­dis­tas, so­ció­lo­gos y eco­no­mis­tas, des­me­nu­za­ron la ges­tión de Trump des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles y el ca­pí­tu­lo Amé­ri­ca La­ti­na tu­vo un es­pa­cio de de­ba­te es­pe­cial y ex­ten­di­do.

Es­te pa­nel es­tu­vo mar­ca­do por los pro­ble­mas so­cia­les en Ve­ne­zue­la, los ca­sos de co­rrup­ción en Bra­sil y Ar­gen­ti­na, com­bi­na­dos con la cri­sis eco­nó­mi­ca en es­te úl­ti­mo país y por su­pues­to la in­cer­ti­dum­bre elec­to­ral en Bo­li­via. De nor­te a sur so­lo se per­ci­bía una frus­tran­te ca­ren­cia de bue­nos pro­nós­ti­cos pa­ra la re­gión.

Aun­que la in­ter­pre­ta­ción de los pa­ne­lis­tas era de­ta­lla­da y res­pe­tuo­sa, la dis­cu­sión pa­re­cía lle­gar a un fi­nal sin re­ce­tas ni so­lu­cio­nes, has­ta que un le­ve gi­ro en el pun­to de vis­ta cam­bió por com­ple­to el en­fo­que del de­ba­te. La pre­gun­ta fue: ¿có­mo se ve des­de afue­ra el desem­pe­ño de las em­pre­sas la­ti­nas? “In­ten­si­vo, res­pon­sa­ble y al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo”. Así con­tes­ta­ron sin du­dar, ase­gu­ran­do que el com­por­ta­mien­to del sec­tor cor­po­ra­ti­vo en Amé­ri­ca La­ti­na es asom­bro­sa­men­te opues­to a la reali­dad po­lí­ti­ca de mu­chos de sus paí­ses.

Con mu­cha ad­mi­ra­ción, los ana­lis­tas co­men­ta­ron acer­ca de los pro­fe­sio­na­les la­ti­nos que se des­ta­can en ex­ce­len­cia y com­pro­mi­so. Mu­chos de es­tos eje­cu­ti­vos son ver­da­de­ros em­ba­ja­do­res de nues­tra cul­tu­ra em­pre­sa­rial cuan­do sa­len pa­ra es­tu­diar pos­gra­dos y maes­trías al ex­tran­je­ro, com­par­tien­do nues­tra ma­ne­ra de ha­cer las co­sas.

Des­de la opi­nión de es­tos ex­per­tos, mu­chas em­pre­sas y pro­fe­sio­na­les la­ti­noa­me­ri­ca­nos son tan com­pe­ti­ti­vos, se­rios y res­pon­sa­bles co­mo los de cual­quier otro país más desa­rro­lla­do. Con do­ble mé­ri­to ade­más, ya que ge­ne­ran em­pleo y opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas, so­cia­les y ju­rí­di­cas. Ade­más, ase­gu­ra­ron que el sec­tor cor­po­ra­ti­vo en Amé­ri­ca La­ti­na cuen­ta con to­das las he­rra­mien­tas pa­ra desen­vol­ver­se en cual­quier con­tex­to.

Así, ins­pi­ra­da, re­gre­sé a Bo­li­via a se­guir en lo mío con más ga­nas que nun­ca. Me sien­to una dig­na y or­gu­llo­sa re­pre­sen­tan­te de la san­gre pro­fe­sio­nal la­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.