El 14,7% de per­so­nas en edad la­bo­ral re­ci­bi­rá do­ble agui­nal­do

Equi­va­le a 798.000 em­plea­dos, de los cua­les 358.000 son del sec­tor pú­bli­co, ca­si 350.000 co­rres­pon­den al sec­tor em­pre­sa­rial y al­go más de 71.000 per­te­ne­cen a pe­que­ñas em­pre­sas o fir­mas fa­mi­lia­res.

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PORTADA - MAURICIO VÁSQUEZ mauricio.vas­quez@el­de­ber.com.bo

“He­mos de­ci­di­do que mien­tras la eco­no­mía si­ga cre­cien­do por en­ci­ma del 4,5%, a par­tir de es­ta fe­cha nues­tros tra­ba­ja­do­res del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do ten­drán do­ble agui­nal­do”. Así, con ese men­sa­je, que da­ta de 2013, el pre­si­den­te Evo Morales de­cre­ta­ba el pa­go del bono ex­tra co­mo una for­ma de re­co­no­cer el es­fuer­zo de los de­pen­dien­tes ba­sa­do en el re­pun­te eco­nó­mi­co sos­te­ni­do de Bo­li­via.

El Go­bierno sus­ten­ta el pa­go en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país y, ade­más, se­ña­la que es un me­ca­nis­mo di­na­mi­za­dor de la de­man­da in­ter­na que, a su vez, for­ta­le­ce la eco­no­mía na­cio­nal en su con­jun­to, ya que los tra­ba­ja­do­res tie­nen ma­yor po­si­bi­li­dad de con­su­mo y eso se tra­du­ce en ma­yor ac­ti­vi­dad de las uni­da­des pro­duc­ti­vas.

En la otra ve­re­da. Di­cha me­di­da se ha con­ver­ti­do en la ‘pie­dra en el za­pa­to’ del te­ji­do em­pre­sa­rial pri­va­do, que re­cha­za la de­ci­sión til­dán­do­la de po­lí­ti­ca y dis­cri­mi­na­to­ria. Sos­tie­nen que be­ne­fi­cia a una por­ción de la Po­bla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Ac­ti­va (PEA).

Ha­cién­do­se eco de los re­cla­mos, la Fun­da­ción Mi­le­nio en­ca­ró un in­for­me que va­li­da los cues­tio­na­mien­tos del sec­tor pri­va­do. Se­gún la or­ga­ni­za­ción, con da­tos de la en­cues­ta de em­pleo del INE, du­ran­te el cuar­to tri­mes­tre de 2017, po­co más del 14,7% de la PEA re­ci­bió agui­nal­do, sien­do ese por­cen­ta­je el que tie­ne ma­yor chan­ce de re­ci­bir el be­ne­fi­cio ex­tra es­te año.

Di­cha va­ria­ción por­cen­tual equi­va­le a 798.000 em­plea­dos, de los cua­les 358.000 son del sec­tor pú­bli­co, ca­si 350.000 co­rres­pon­den al sec­tor pri­va­do em­pre­sa­rial (me­dia­na y gran em­pre­sa) y al­go más de 71.000 per­te­ne­cen a pe­que­ñas em­pre­sas o fir­mas fa­mi­lia­res.

Ca­be recordar que la PEA ocu­pa­da en Bo­li­via se en­cuen­tra por en­ci­ma de los 5,4 mi­llo­nes de per­so­nas, de los cua­les so­lo al­go más de 1,5 mi­llo­nes man­tie­nen una re­la­ción de de­pen­den­cia la­bo­ral.

El re­por­te de Fun­da­ción Mi­le­nio tam­bién po­ne én­fa­sis en que mu­chos de los be­ne­fi­cia­rios del agui­nal­do -y por lo tan­to del do­ble agui­nal­do- son los tra­ba­ja­do­res más cua­li­fi­ca­dos, y en los sec­to­res con ma­yor gra­do de for­ma­li­dad, de don­de re­sul­ta que en reali­dad

el do­ble agui­nal­do aca­ba sien­do un in­cre­men­to de los in­gre­sos de los tra­ba­ja­do­res que ya per­ci­ben más be­ne­fi­cios.

In­cre­men­ta las bre­chas

Pa­ra el pre­si­den­te de la CNC, Mar­co Sa­li­nas, el do­ble agui­nal­do es dis­tor­si­vo, no so­lo pa­ra las em­pre­sas, sino tam­bién pa­ra el mer­ca­do la­bo­ral en su con­jun­to. La in­for­ma­li­dad del em­pleo en Bo­li­via ron­da el 80% y se en­cuen­tra con­cen­tra­da so­bre to­do en los tra­ba­jos po­co calificados, sal­vo al­gu­nos sec­to­res muy pun­tua­les, co­mo el de las tra­ba­ja­do­ras del ho­gar.

A su cri­te­rio, el grue­so de los tra­ba­ja­do­res en Bo­li­via no per­ci­bi­rá el be­ne­fi­cio, mien­tras que aque­llos que lo ha­gan son los que ya tie­nen tra­ba­jos de ca­li­dad, con se­gu­ro y be­ne­fi­cios so­cia­les. “El do­ble agui­nal­do in­cre­men­ta las bre­chas en­tre tra­ba­ja­do­res”, sen­ten­ció.

Des­de la mi­ra­da de Sa­li­nas, pa­ra cum­plir con el be­ne­fi­cio se va a ero­gar una ci­fra cer­ca­na al 2,5% del PIB, que se pu­do ha­ber in­ver­ti­do en me­jor in­fraes­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, bie­nes de ca­pi­tal o as­pec­tos co­mo sa­lud y edu­ca­ción.

La CEPB tam­bién cree que el se­gun­do agui­nal­do es un bono que be­ne­fi­cia a un sec­tor que no co­rres­pon­de al de los tra­ba­ja­do­res que más lo ne­ce­si­tan. Por el con­tra­rio, afec­ta al res­to de obre­ros por­que po­ne en ries­go la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral al des­es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía de las em­pre­sas.

Un es­tu­dio rea­li­za­do en 2015 por la em­pre­sa Mer­ca­dos y Mues­tras en to­do el país, se­gún el ti­tu­lar de la CEPB, Ronald Nos­tas, da cuen­ta de que el do­ble agui­nal­do lle­ga so­lo al 20% de los ciu­da­da­nos de las áreas ur­ba­nas y ru­ra­les, ya que el 77% di­ce que no lo re­ci­bi­rá.

El por­cen­ta­je de per­so­nas que no re­ci­be es­te be­ne­fi­cio es ma­yor en Co­cha­bam­ba (87%), Chu­qui­sa­ca (81%), La Paz (79%), Be­ni (78%), Ta­ri­ja (75%) y San­ta Cruz (71%). En efec­to, en el de­cil de asa­la­ria­dos de me­nor in­gre­so, es­te bono so­lo se­rá per­ci­bi­do por el 7%, mien­tras que en el ma­yor de­cil, lo re­ci­bi­rá el 65%. “En re­su­men, lo re­ci­ben po­cos y esos po­cos son los que me­nos ne­ce­si­tan”, pun­tua­li­zó Nos­tas.

Ade­más, a su jui­cio, la pre­sión sa­la­rial va a re­sul­tar en in­for­ma­li­za­ción la­bo­ral, ya que mu­chas em­pre­sas me­dia­nas y pe­que­ñas van a ce­rrar o in­gre­sar a la in­for­ma­li­dad, lo que ge­ne­ra­rá ma­yor pre- sión so­bre el dé­fi­cit fis­cal del país, com­pro­me­tien­do, una vez más, las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les que van ca­yen­do a un rit­mo des­alen­ta­dor.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el se­gun­do agui­nal­do ali­men­ta más al con­tra­ban­do, que es el que re­ci­be una bue­na par­te de los re­cur­sos de los be­ne­fi­cia­dos. “Otro efec­to que ya se per­ci­be es la ten­sión e in­clu­so con­flic­tos en­tre tra­ba­ja­do­res y em­plea­do­res”, di­jo.

Des­de la Cá­ma­ra de In­dus­tria, Co­mer­cio, Ser­vi­cios y Tu­ris­mo de San­ta Cruz (Cain­co) ex­pre­sa­ron que el do­ble agui­nal­do en par­ti­cu­lar y la po­lí­ti­ca sa­la­rial en ge­ne­ral han ge­ne­ra­do dos reali­da­des so­cia­les dis­tin­tas y han he­cho que 3,8 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos no ten­gan se­gu­ro mé­di­co (69% del to­tal) y 4,5 mi­llo­nes no apor­ten pa­ra su ju­bi­la­ción (83% del to­tal).

Des­de la pers­pec­ti­va del eco­no­mis­ta Jo­sé Al­ber­ti, ba­jo el ac­tual con­tex­to de des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca y pre­cios in­ter­na­cio­na­les ba­jos, el te­ji­do em­pre­sa­rial a es­ca­la Bo­li­via se en­cuen­tran al lí­mi­te.

El se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la COD, Ro­lan­do Bor­da, re­co­no­ce que el do­ble agui­nal­do no lle­ga de ma­ne­ra equi­ta­ti­va a to­dos los tra­ba­ja­do­res, “pe­ro el sec­tor in­for­mal igual se fa­vo­re­ce a tra­vés del gas­to de quie­nes lo re­ci­ben, ya que no se que­da ‘en el bol­si­llo’ de la po­bla­ción”, apun­tó.

Im­pac­to y su­ge­ren­cia

Pa­ra Teó­fi­lo Ca­ba­lle­ro, tam­bién eco­no­mis­ta, el gran im­pac­to del do­ble agui­nal­do en el sis­te­ma eco­nó­mi­co es la in­yec­ción de di­ne­ro -unos Bs 6.600 mi­llo­nes-, de los cua­les el 68% re­cae en el sec­tor pri­va­do y el res­to co­rres­pon­de al sec­tor pú­bli­co.

En su cri­te­rio, lo más ra­cio­nal se­ría que em­pre­sas que ope­ran en sec­to­res eco­nó­mi­cos que ex­pe­ri­men­ten un cre­ci­mien­to su­pe­rior al 4,5% pa­guen el be­ne­fi­cio. “Con da­tos del INE, se ob­ser­va que de los 12 sec­to­res que com­po­nen el PIB na­cio­nal, sie­te han cre­ci­do por de­ba­jo del 4,5%; pe­ro lo más pa­ra­dó­ji­co es que la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, que re­pre­sen­ta al Go­bierno y a sus em­pre­sas pú­bli­cas, ape­nas ha cre­ci­do un 4,2%”, in­di­có.

Efec­to mul­ti­pli­ca­dor

De acuer­do con el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, la ma­yor de­man­da de bie­nes y ser­vi­cios fa­vo­re­ce al pro­pio em­plea­dor, así co­mo al res­to de los sec­to­res eco­nó­mi­cos.

Por su par­te, el aho­rro y el cum­pli­mien­to de obli­ga­cio­nes cre­di­ti­cias de­ri­va­rán en que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro con­ta­rá con más re­cur­sos pa­ra ca­na­li­zar­los ha­cia nue­vos prés­ta­mos a em­pre­sas pa­ra in­cre­men­tar su pro­duc­ción.

El se­gun­do agui­nal­do be­ne­fi­cia a los asa­la­ria­dos en una pri­me­ra eta­pa; lue­go em­pie­za el efec­to mul­ti­pli­ca­dor: los no asa­la­ria­dos tam­bién tie­nen sus di­vi­den­dos, los gre­mia­les, las pe­que­ñas y las gran­des fir­mas ven­den más y em­pie­za a exis­tir una ca­de­na de be­ne­fi­cios.

JOR­GE UECHI

Efec­to. Pri­va­dos ven que la po­lí­ti­ca sa­la­rial acre­cen­tó la pre­ca­rie­dad la­bo­ral (em­pleos ines­ta­bles con sa­la­rios por de­ba­jo de una ca­nas­ta ali­men­ta­ria y sin se­gu­ri­dad so­cial)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.