‘Su­per­es­tre­llas’ sien­ten la ame­na­za de la dis­rup­ción

El mo­vi­mien­to en­tre fir­mas sig­ni­fi­ca que la com­pe­ten­cia co­mer­cial fun­cio­na

El Deber - Dinero (Bolivia) - - ANÁLISIS - RA­NA FOROOHAR CO­LUM­NIS­TA DE NE­GO­CIOS GLO­BA­LES DE FI­NAN­CIAL TI­MES

Ha­ce un par de años, en­tre­vis­té a un eje­cu­ti­vo de una im­por­tan­te pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca es­ta­dou­ni­den­se, quien hi­zo un comentario que me pa­re­ció ab­sur­do.

Le es­ta­ba pre­gun­tan­do so­bre el he­cho de que en la eco­no­mía ‘su­per­es­tre­lla’ de hoy en día, en la que un pe­que­ño nú­me­ro de com­pa­ñías, sec­to­res y ciu­da­des ob­tie­nen por­cio­nes ca­da vez más gran­des del pas­tel eco­nó­mi­co global com­pa­ra­do con 20 años atrás, em­pre­sas co­mo la su­ya es­ta­ban ex­clu­yen­do la com­pe­ten­cia y, por lo tan­to, dis­mi­nu­yen­do la in­no­va­ción.

Un in­for­me de McKin­sey Global Ins­ti­tu­te ana­li­za cer­ca de 6.000 de las com­pa­ñías pú­bli­cas y pri­va­das más gran­des del mun­do, ca­da una con in­gre­sos anua­les su­pe­rio­res a los $us 1.000 mi­llo­nes y que jun­tas re­pre­sen­tan el 65% de las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas glo­ba­les an­tes de im­pues­tos.

En­tre es­te gru­po, el 10% su­pe­rior (las com­pa­ñías ‘su­per­es­tre­llas’) ob­tie­nen el 80% de las ga­nan­cias eco­nó­mi­cas (de­fi­ni­das co­mo el ca­pi­tal in­ver­ti­do de una com­pa­ñía mul­ti­pli­ca­do por sus ren­di­mien­tos so­bre el cos­to de ese ca­pi­tal). Tan so­lo el 1% su­pe­rior se lle­va el 36% del pas­tel.

Sa­be­mos quié­nes for­man par­te del 10% su­pe­rior: las com­pa­ñías Faang de al­to mar­gen (Facebook, Ap­ple, Ama­zon, Net­flix y Goo­gle), así co­mo otras que han po­di­do ex­plo­tar el va­lor de ac­ti­vos in­tan­gi­bles co­mo soft­wa­re, da­tos, pa­ten­tes y mar­cas. Tam­bién sa­be­mos que el efec­to de la red les per­mi­te a di­chas com­pa­ñías ‘cer­car’, o pro­te­ger, a los mer­ca­dos de for­ma rá­pi­da y a es­ca­la, lo cual les da gran­des ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas.

La di­ver­si­dad tan­to del 10% su­pe­rior co­mo del 1% es mu­cho ma­yor aho­ra que ha­ce 20 años. Es­tas fir­mas in­clu­yen no so­lo las com­pa­ñías es­pe­ra­das de Si­li­con Va­lley, sino tam­bién a mu­chas em­pre­sas de otros sec­to­res y geo­gra­fías.

¿Por qué pue­den las com­pa­ñías su­bir tan rá­pi­da­men­te y caer a ni- ve­les más ba­jos más rá­pi­da­men­te que ha­ce un par de dé­ca­das atrás?

Par­te de la res­pues­ta tie­ne que ver cla­ra­men­te con la glo­ba­li­za­ción; cuan­do sur­ge una idea exi­to­sa, el mer­ca­do po­ten­cial pa­ra ella es mu­cho ma­yor que an­tes, y el ac­ce­so al ca­pi­tal global pa­ra am­pliar esa idea tam­bién es ma­yor.

Aun­que to­da­vía de­ben ha­cer­se y con­tes­tar­se mu­chas pre­gun­tas so­bre por qué po­dría es­tar su­ce­dien­do es­to, hay al­go que pa­re­ce cla­ro. Los per­de­do­res sue­len po­seer más co­sas -ac­ti­vos tan­gi­bles co­mo fá­bri­cas y equi­pos- mien­tras que los ga­na­do­res se ocu­pan en apro­ve­char ac­ti­vos in­tan­gi­bles.

La idea de que exis­te mo­vi­mien­to en la eco­no­mía ‘su­per­es­tre­lla’ es im­por­tan­te. Sig­ni­fi­ca que las fuer­zas de la com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca pue­den es­tar fun­cio­nan­do me­jor de lo que he­mos asu­mi­do. Y, sin em­bar­go, es­ta ro­ta­ción a es­ca­la de com­pa­ñía y sec­tor no se es­tá pro­pa­gan­do de for­ma equi­ta­ti­va den­tro de los paí­ses. De he­cho, es­ta­mos vien­do más bi­fur­ca­ción geo­grá­fi­ca que an­tes. Por ejem­plo, en EEUU so­lo el 10% de to­dos los con­da­dos ob­tie­nen el 90% del PIB.

El re­sul­ta­do es que un pu­ña­do de ciu­da­des son co­mo “pro­duc­tos de lu­jo”, se­gún las pa­la­bras del exal­cal­de de la ciu­dad de Nue­va York Mi­chael Bloom­berg. Tam­bién pro­du­ce una cre­cien­te con­cen­tra­ción de ciu­da­des re­za­ga­das -co­mo Detroit o Min­nea­po­lis- que po­drían con­ver­tir­se en lu­ga­res don­de las po­bla­cio­nes olvidadas y la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca son la nor­ma.

Si no en­con­tra­mos una ma­ne­ra de ce­rrar esa bre­cha, no im­por­ta­rá que ha­ya más com­pe­ten­cia den­tro de las gran­des cor­po­ra­cio­nes.

Un in­for­me de McKin­sey Global Ins­ti­tu­te ana­li­za cer­ca de 6.000 de las com­pa­ñías pú­bli­cas y pri­va­das más gran­des del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.