Do­ble agui­nal­do, un mo­vi­mien­to ses­ga­do

El Deber - Dinero (Bolivia) - - CLAVES - SE­BAS­TIÁN CRES­PO P. CAR­GO

En la ac­tua­li­dad bo­li­via­na y en los úl­ti­mos años ob­ser­va­mos el pa­go del do­ble agui­nal­do, una me­di­da eco­nó­mi­ca que su­pues­ta­men­te be­ne­fi­cia a los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos, pú­bli­cos y pri­va­dos, to­dos los años en los que el cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to es­té por en­ci­ma del 4,5% (en­tre ju­lio de 2017 y ju­nio de es­te año), de acuer­do con el De­cre­to Su­pre­mo 1802/ 2013.

El do­ble agui­nal­do so­lo se apli­ca a un por­cen­ta­je me­nor de for­ma­li­dad em­pre­sa­rial en el país. Des­de el sec­tor pri­va­do men­cio­na­ron que el 80% de las em­pre­sas es­ta­ble­ci­das for­mal­men­te son pe­que­ñas y me­dia­nas, don­de el do­ble agui­nal­do afec­ta aún más a su desa­rro­llo a fu­tu­ro.

Es un jui­cio ses­ga­do el del Go­bierno de con­fir­mar una me­di­da así con es­ta­dís­ti­cas pro­vi­sio­na­les sin un pro­nun­cia­mien­to ofi­cial del Ins­ti­tu­to de Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE). Por lo tan­to, nos cues­tio­na­mos: ¿Mi Es­fuer­zo por Bo­li­via (de­no­mi­na­do do­ble agui­nal­do) real­men­te es un be­ne­fi­cio?

Cla­ro que no lo es. So­lo ob­ser­va­re­mos gen­te con más di­ne­ro, pe­ro con la mis­ma can­ti­dad de bie­nes y ser­vi­cios den­tro de la eco­no­mía, lo que ge­ne­ra in­fla­ción o que los pre­cios suban. Por el la­do de los con­su­mi­do­res, hay una ex­pec­ta­ti­va de ma­yor in­gre­so; por el la­do de los em­pre­sa­rios, sube el cos­to la­bo­ral por ca­da em­plea­do y hay un me­nor cre­ci­mien­to de la ofer­ta de em­pleo.

Eso no lo ve­mos, so­lo nos que­da­mos con la ilu­sión de te­ner un in­gre­so más, pe­ro a fu­tu­ro, esa pros­pe­ri­dad en nues­tros tra­ba­jos es­tá en ries­go por me­di­das de es­ta cla­se.

Es­to aten­ta di­rec­ta­men­te con­tra el sec­tor pri­va­do, que su­fre, que se ve des­cui­da­do y ca­da vez con me­no­res in­cen­ti­vos a la crea­ción de em­pre­sas. Sea hoy, el pró­xi­mo año o con ma­yo­res por­cen­ta­jes de for­ma­li­dad, el do­ble agui­nal­do es un cas­ti­go y, a lar­go pla­zo, da­ña la ofer­ta la­bo­ral.

Es­te pa­go so­lo pro­mue­ve de ma­ne­ra di­rec­ta la informalidad, don­de los tra­ba­ja­do­res no tie­nen de­re­cho a nin­gún be­ne­fi­cio. Es­te efec­to vuel­ve per­ver­so el do­ble agui­nal­do y, por con­si­guien­te, le da va­lor a la pos­tu­ra de los em­pre­sa­rios bolivianos que re­cha­zan la me­di­da por­que no es­tá vin­cu­la­do a ma­yor pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral.

Un es­tu­dio de Ine­sad men­cio­na que, en pro­me­dio, un tra­ba­ja­dor en Bo­li­via pro­du­ce cer­ca de una ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción ocu­pa­da mun­dial y cer­ca de la mi­tad de aque­lla de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be; y, por lo tan­to, ge­ne­ra me­no­res in­gre­sos y ren­tas.

Pa­ra con­cluir, es­ta po­lí­ti­ca afec­ta a to­dos los bolivianos, des­de el que tra­ba­ja hoy, has­ta el que ma­ña­na quie­ra in­gre­sar al cam­po la­bo­ral. Es­te de­no­mi­na­do ‘es­fuer­zo por Bo­li­via’ po­ne en ries­go nues­tra pros­pe­ri­dad y los em­pleos. De­be­mos re­fle­xio­nar: ¿va­le la pe­na acep­tar es­te ‘be­ne­fi­cio’ vien­do los efec­tos que pue­de te­ner?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.