Las ex­pec­ta­ti­vas del clien­te y la big da­ta, cla­ves en el mar­ke­ting

El po­si­cio­na­mien­to de una fir­ma pa­sa por la trans­for­ma­ción de una se­rie de ele­men­tos clá­si­cos en una es­tra­te­gia que se com­bi­na con la in­clu­sión de tec­no­lo­gías

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PUBLICIDAD - ÁL­VA­RO RO­SA­LES MEL­GAR al­va­ro.ro­sa­[email protected]­de­ber.com.bo

Mien­tras la po­ten­cia pu­bli­ci­ta­ria de Mer­ce­des Benz le ex­po­nía al mun­do el lu­jo y co­mo­di­dad de sus vehícu­los, Tes­la irrum­pía con el men­sa­je de vi­vir sin com­bus­ti­bles fó­si­les. El pri­me­ro no per­dió su re­co­no­ci­mien­to mun­dial co­mo mar­ca au­to­mo­triz, pe­ro el se­gun­do se abrió pa­so sin ne­ce­si­dad de pu­bli­ci­dad y mo­vió el ta­ble­ro en el rum­bo de esa in­dus­tria.

Así, Fahim Ki­bria, es­pe­cia­lis­ta en mar­ke­ting dis­rup­ti­vo y ti­tu­lar de la co­mu­ni­dad Kotler Im­pact, ex­pli­có que el con­tex­to del mar­ke­ting es una he­rra­mien­ta que pro­du­ce reac­cio­nes en el con­su­mi­dor y que el con­te­ni­do ge­ne­ra­do se­rá la pa­lan­ca pa­ra con­ver­tir­lo en fa­ná­ti­co de una mar­ca.

El eje­cu­ti­vo, que fue par­tí­ci­pe del World Mar­ke­ting Sum­mit 2018, de­ta­lló que el men­sa­je ge­ne­ra­do por los usua­rios su­pe­rará al ge­ne­ra­do por las mar­cas una vez que es­tas em­pie­cen a otor­gar­les el po­der, al igual que la per­so­na­li­za­ción de los con­te­ni­dos -ba­sa­da en mé­tri­cas pre­ci­sas ob­te­ni­das a par­tir de las nue­vas tec­no­lo­gías­que con­tri­bui­rán a un me­jor re­la­cio­na­mien­to con el tar­get de cual­quier em­pre­sa.

“Las bue­nas mar­cas se com­por­ta­rán co­mo mo­to­res de in­no­va­ción y no co­mo em­pre­sas de ser­vi­cios, sus con­te­ni­dos de­ben crear­se des­de aden­tro. De­pen­de­rán de su re­la­cio­na­mien­to y com­pro­mi­so con sus clien­tes, a quie­nes les de­ben pre­di­car con el ejem­plo”, ex­pre­só Ki­bria.

En es­ta lí­nea, el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Suf­folk ( Reino Uni­do) Luiz Mou­tin­ho plan­teó a los em­pre­sa­rios na­cio­na­les ha­cer es­te avan­ce so­bre el es­ce­na­rio de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA), la cual de­jó de ser una ten­den­cia pa­ra con­ver­tir­se en la “for­ma nor­mal” de abor­dar el mar­ke­ting a es­ca­la glo­bal y la apun­tó co­mo un ele­men­to cla­ve que se sir­ve de los da­tos a ma­ne­ra de com­bus­ti­ble.

El aca­dé­mi­co se­ña­ló que el 98% de las em­pre­sas glo­ba­les en­tien­de el con­cep­to de la IA, pe­ro que so­lo el 20% tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra apli­car­la. Al ser con­sul­ta­do so­bre las pau­tas pa­ra in­ser­tar es­te con­cep­to en las em­pre­sas re­gio­na­les, di­lu­ci­dó que son las cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les en con­jun­to con las mar­cas ape­ga­das a la eco­no­mía di­gi­tal las que de­ben abrir la puer­ta a es­tos cam­bios, de los que se pue­den to­mar ejem­plos exis­ten­tes en otras par­tes del mun­do.

Una idea es su­fi­cien­te

Si bien to­dos es­tos atri­bu­tos se de­ben con­tem­plar en una es­tra­te­gia de mar­ke­ting, la lla­ve pa­ra te­ner un po­si­cio­na­mien­to es ser due­ño de una idea, se­gún la ex­per­ta en bran­ding y con­sul­to­ría Lau­ra Ries, quien ve un ex­ce­so de co­mu­ni­ca­ción an­te la ne­ce­si­dad de un men­sa­je “sim­ple, di­ná­mi­co y di­rec­to al grano”. Con­si­de­ra que las em­pre­sas que quie­ren ser “to­dó­lo­gas” no son ape­te­ci­das y no se que­dan en la men­te del con­su­mi­dor.

“Las ideas son co­mo afi­lar un cu­chi­llo en la men­te de las per­so­nas, siem­pre tie­nen un po­ten­cial pa­ra so­bre­sa­lir crean­do nue­vos con­cep­tos den­tro de esas men­tes. Vol­vo se en­fo­ca en ha­cer el au­to más se­gu­ro y se con­cen­tra en ello, mien­tras otras mar­cas, co­mo Bud­wie­ser, crean de­ma­sia­dos pro­duc­tos di­ri­gi­dos a dis­tin­tos pú­bli­cos y sus ideas se dis­per­san”, ejem­pli­fi­có la eje­cu­ti­va.

En­cuen­tro. Los con­fe­ren­cis­tas se reunie­ron con em­pre­sa­rios en la UPSA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.