La eco­no­mía na­ran­ja ge­ne­ra $us 567 mi­llo­nes en Bo­li­via

La eco­no­mía crea­ti­va cre­ce en el es­pec­tro de las ar­tes, la cul­tu­ra y las ideas que cam­bian el mun­do. Bo­li­via tie­ne mu­cho po­ten­cial pa­ra desa­rro­llar. El año pa­sa­do la in­no­va­ción re­pre­sen­tó el 1,52% del PIB

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PORTADA - ÁL­VA­RO RO­SA­LES MEL­GAR al­va­ro.ro­sa­[email protected]­de­ber.com.bo

Cuan­do el eco­no­mis­ta John May­nard Key­nes re­fi­rió a su par Roy Ha­rrod, en 1938, que la “eco­no­mía es la cien­cia de pen­sar en tér­mi­nos de mo­de­los, uni­do al ar­te de es­co­ger los mo­de­los que son re­le­van­tes al mun­do con­tem­po­rá­neo”, vis­lum­bró que “no se pue­de lle­gar muy le­jos, ex­cep­to di­se­ñan­do mo­de­los nue­vos y me­jo­ra­dos”. Hoy, ba­jo es­te pa­rá­me­tro en 2018, dis­tin­tas en­ti­da­des or­ques­tan una nue­va me­sa que vis­lum­bra a la eco­no­mía na­ran­ja, re­la­cio­na­da con las in­dus­trias crea­ti­vas, co­mo una fuen­te po­ten­cial de con­ver­tir- se en un nue­vo po­lo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co pa­ra Bo­li­via.

Se­gún un es­tu­dio de la Cá­ma­ra de In­dus­tria, Co­mer­cio, Ser­vi­cios y Tu­ris­mo de San­ta Cruz (Cain­co), apo­ya­do en da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), en 2017 la eco­no­mía na­ran­ja ge­ne­ró en Bo­li­via $us 567 mi­llo­nes, co­rres­pon­dien­tes al 1,52% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) y el 2,27% del con­su­mo na­cio­nal.

Es­tas ci­fras co­rres­pon­den a sie­te de 14 sec­to­res que aglu­ti­na es­ta in­dus­tria y que co­nec­tan el ar­te y la cul­tu­ra con la ge­ne­ra­ción de va­lor eco­nó­mi­co e in­no­va­ción, se­gún la vi­sión del Ban­co In­ter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), y guar­dan da­tos co­mo la asis­ten­cia de 85 8.000 es­pec­ta­do­res a las sa­las de ci­ne o el gas­to de Bs 629 mi­llo­nes en gas­tro­no­mía lo­cal.

A las ba­ses ex­pues­tas por Cain­co se su­mó el má­xi­mo eje­cu­ti­vo del BID en Bo­li­via, Ale­jan­dro Me­lan­dri, quien re­sal­tó que es­tos es­pa­cios no con­ven­cio­na­les es­tán ocu­rrien­do en dis­tin­tos sec­to­res que es­tán en án­gu­los po­co vi­si­bles y que me­re­cen una aten­ción es­pe­cial por el im­pac­to pal­pa­ble que re­quie­re me­dir y en­ten­der sus me­ca­nis­mos.

Es­te pun­to de vis­ta fue re­for­za­do por el es­pe­cia­lis­ta en in­no­va­ción de la di­vi­sión de Com­pe­ti­ti­vi­dad, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción del BID, Jo­sé Mi­guel Be­na­ven­te, al se­ña­lar que la eco­no­mía crea­ti­va es una opor­tu­ni­dad pa­ra ge­ne­rar em­pleos y en­fa­ti­zó que se pue­de pro­mo­cio­nar el em­pren­di­mien­to des­de la ba­se crea­ti­va a tra­vés de ca­pi­ta­les de ries­go y ace­le­ra­do­ras de ne­go­cios.

Am­bos sub­ra­ya­ron que la edu­ca­ción jue­ga un pa­pel trans­ver­sal pa­ra pro­vi­sio­nar ca­pi­tal hu­mano avan­za­do al mer­ca­do. Be­na­ven­te ex­pu­so que los cen­tros aca­dé­mi­cos son es­pa­cios de li­ber­tad pa­ra el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des que ex­pe­ri­men­tan y va­li­dan pues­tas eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les.

“Hay paí­ses que ya in­cor­po­ran en sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas ini­cia­ti­vas pa­ra que es­to flo­rez­ca y ve­mos que hay una ven­ta­ja que ha es­ta­do dor­mi­da por te­ner el fo­co en los mis­mos te­mas de siem­pre. Si bien co­mo re­gión no es­ta­mos a la al­tu­ra del ám­bi­to cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­co, sí es­ta­mos fir­mes pa­ra ge­ne­rar va­lor des­de la eco­no­mía na­ran­ja”, ma­ni­fes­tó el eje­cu­ti­vo.

Por su par­te, Li­lia­na Se­rra­te, eje­cu­ti­va de la agen­cia San­ta Cruz In­no­va, apun­tó que, a di­fe­ren­cia de otros sec­to­res, la eco­no­mía na­ran­ja no es cí­cli­ca y da so­por­te a te­ner un cre­ci­mien­to más sos­te­ni­do. Aña­dió que Bo­li­via es­tá en un pun­to ideal pa­ra ha­cer que el sec­tor sea más for­mal y que sus ac­to­res den un apor­te sig­ni­fi­ca­ti­vo a la eco­no­mía del país.

Se­gún Pa­blo Men­die­ta, eco­no­mis­ta del Cen­tro Bo­li­viano de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos (Ce­bec), el mer­ca­do glo­bal es­tá en tiem­pos de cam­bio y si no se adop­tan las he­rra­mien­tas da­das, ven­drán em­pre­sas des­de afue­ra con esas ideas de ne­go­cio que plan­teen la eco­no­mía na­ran­ja. “Ade­más de ser un país pro­duc­tor de ali­men­tos, Bo­li­via de­be ge­ne­rar ba­ses pa­ra cons­truir co­no­ci­mien­to”, en­fa­ti­zó el eje­cu­ti­vo.

Pa­ra el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios Pri­va­dos de Bo­li­via (CEPB), Ro­nald Nostas, la in­dus­tria crea­ti­va no es un pro­ce­so que de­pen­da de va­ria­bles ex­ter­nas, sino que es una reali­dad exis­ten­te que se de­be apro­ve­char por­que abre po­si­bi­li­da­des de ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des y de di­ver­si­fi­ca­ción.

Nostas pun­tua­li­zó que se de­be

con­si­de­rar que exis­ten ba­rre­ras has­ta aho­ra in­fran­quea­bles co­mo la in­for­ma­li­dad, el con­tra­ban­do y la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal en te­mas co­mo los de­re­chos de au­tor y la pro­mo­ción de ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con es­te sec­tor.

El eje­cu­ti­vo la­men­tó que, pe­se a es­fuer­zos de al­gu­nas em­pre­sas, Bo­li­via ado­le­ce de in­ves­ti­ga­ción y de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co acor­de con su cre­ci­mien­to. “El mun­do es­tá in­gre­san­do en una eta­pa don­de lo más va­lio­so es el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción, y es­tos va­lo­res es­tán ge­ne­ran­do vec­to­res de pro­duc­ción de ri­que­za; su au­sen­cia ex­pli­ca nues­tro len­to pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción y el po­co avan­ce en la di­ver­si­fi­ca­ción de nues­tra eco­no­mía”, se­ña­ló.

Ini­cia­ti­va so­bra, in­cen­ti­vo no

La au­sen­cia de ci­fras ofi­cia­les en ma­te­ria de soft­wa­re e in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo no per­mi­ten co­no­cer el apor­te de es­te sec­tor en la in­dus­tria crea­ti­va. No obs­tan­te, el es­pe­cia­lis­ta en eco­no­mía di­gi­tal y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ju­ven­tud Em­pre­sa, Ja­vier Ro­mán, ex­pu­so que exis­ten li­mi­ta­cio­nes en es­te cam­po, así co­mo en los otros en­fo­ca­dos en ser­vi­cios.

“El sis­te­ma im­po­si­ti­vo de­be­ría dis­cri­mi­nar en fa­vor de la eco­no­mía crea­ti­va, así co­mo su­ce­de en otros paí­ses que es­tán más ade­lan­te que el nues­tro, por lo que son necesarias me­jo­ras en el Código de Co­mer­cio, así co­mo la aper­tu­ra de la ban­ca pa­ra fi­nan­ciar los pro­yec­tos de la eco­no­mía na­ran­ja”, apun­tó Ro­mán.

De acuer­do con el ge­ren­te ge­ne­ral del gru­po For­za, Gus­ta­vo Pe­rey­ra, si se tra­du­ce lo su­ce­di­do en San­ta Cruz en los úl­ti­mos cua­tro años se in­vir­tie­ron en­tre $us 750 y $us 1.000 mi­llo­nes anua­les en cons­truc­ción y so­lo en­tre el 1% y el 1,5% se en­fo­ca en el pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co.

Pe­rey­ra aco­tó que al­gu­nos in­ver­so­res pre­fie­ren ar­qui­tec­tos ex­tran­je­ros; no obs­tan­te, re­sal­tó que en tiem­pos de des­ace­le­ra­ción es don­de la crea­ti­vi­dad co­bra más va­lor y pue­de ser un pun­tal pa­ra ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des, ten­den­cias, pro­duc­tos y for­mas de en­ten­der el mer­ca­do des­de un en­fo­que pro­pio.

La mo­da es otra ra­ma in­mer­sa en la eco­no­mía na­ran­ja y el di­se­ña­dor Luis Da­niel Ágre­da des­ta­có que des­de el uni­ver­so lla­ma­do Bo­li­via los pro­fe­sio­na­les han sabido plas­mar tex­ti­les, tex­tu­ras y lu­ga­res tu­rís­ti­cos en la cons­truc­ción de es­te sec­tor.

Des­de el pun­to de vis­ta del crea­ti­vo y lí­der de la pla­ta­for­ma San­ta Cruz In­si­der, Fran­ces­co Gu­gliel­mi, no se le es­tá dan­do la su­fi­cien­te im­por­tan­cia a la eco­no­mía crea­ti­va, tan­to des­de el sec­tor pú­bli­co co­mo del pri­va­do, ya que Bo­li­via es­tá in­ten­tan­do sa­lir de su ju­ven­tud eco­nó­mi­ca.

“Tan­to el go­bierno lo­cal co­mo el na­cio­nal de­be­rían dar re­ba­jas en im­pues­tos y sub­ven­cio­nes a la in­dus­tria crea­ti­va. Por ejem­plo, en Eu­ro­pa si uno abre una em­pre­sa de soft­wa­re y es me­nor de 30 años re­ci­be un apo­yo eco­nó­mi­co”, sos­tu­vo.

Pa­ra el di­rec­tor de la Ca­me­ra­ta del Orien­te, Mar­vin Mon­tes, la en­ti­dad tie­ne el re­to de ser con­tem­pla­da co­mo una em­pre­sa con tra­ba­ja­do­res que bus­can que el mer­ca­do ten­ga un es­tán­dar de pre­cios, ca­li­dad y se lo to­me con ma­yor se­rie­dad.

Aca­de­mia asu­me el re­to

Se­gún el ti­tu­lar de la Es­cue­la de Gas­tro­no­mía y Tu­ris­mo de la Uni­ver­si­dad pa­ra el Desa­rro­llo y la In­no­va­ción (UDI), Fer­nan­do Ca­ta­lán, el avan­ce de la gas­tro­no­mía de­be apo­yar­se en lo pro­pio y des­de di­cha ca­sa de es­tu­dios se en­fo­can en la pro­mo­ción de pro­yec­tos del sec­tor, co­mo la ru­ta gas­tro­nó­mi­ca de San Jo­sé de Chi­qui­tos. “El pú­bli­co no so­lo bus­ca ali­men­tar­se, bus­ca cul­tu­ra, ocio y ex­pe­rien­cias en los pla­tos y en sus in­te­rac­cio­nes”, re­se­ñó.

El di­rec­tor de Pos­gra­do de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Pri­va­da de San­ta Cruz de la Sie­rra (Utep­sa), Ru­bén Da­río Dab­doub, sos­tu­vo que las uni­ver­si­da­des no pue­den es­tar ale­ja­das de las in­no­va­cio­nes y ne­ce­si­da­des de la eco­no­mía na­ran­ja, por lo que la ac­tua­li­za­ción, desa­rro­llo de pro­yec­tos y alian­zas es una cons­tan­te pa­ra el cen­tro aca­dé­mi­co.

Por su par­te, el je­fe de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Ga­briel Re­né Mo­reno (Uagrm), Emi­lio Gutiérrez, ob­ser­vó que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en torno al 4% del país no es su­fi­cien­te y pa­ra su­pe­rar­lo son ne­ce­sa­rios pro­ce­sos de in­no­va­ción dis­rup­ti­va, trans­for­ma­ción en ideas y crea­ti­vi­dad pa­ra evo­lu­cio­nar la eco­no­mía bá­si­ca.

FUAD LANDÍVAR

Fo­ro. Eje­cu­ti­vos de la eco­no­mía na­ran­ja abor­da­ron la si­tua­ción en Cain­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.