La bo­li­via­ni­za­ción pe­na­li­zó al dó­lar

El Deber - Dinero (Bolivia) - - CLAVES - LUIS FER­NAN­DO GAR­CÍA ECO­NO­MIS­TA

¿Por qué se sus­pen­die­ron los pa­gos de di­vi­sas en el Ban­co Cen­tral? Muy fá­cil, por­que en un po­co más de un año y me­dio las re­ser­vas se es­fu­ma­rían… ¡So­lo se necesitarían 80 se­ma­nas pa­ra eva­po­rar­las!

La bo­li­via­ni­za­ción pe­na­li­zó al dó­lar y lo sa­có del bol­si­llo de los ciu­da­da­nos, pa­ra lle­vár­se­lo a las Re­ser­vas In­ter­na­cio­na­les, ¿por qué real­men­te?, ¿fue una re­ce­ta bo­li­via­na? no, fue un ne­go­cio pa­ra co­lo­car di­ne­ro idea­do por in­tere­ses ex­tran­je­ros que ya lo han he­cho en otros paí­ses, ma­ni­pu­la­dos por la co­rrup­ción de ba­jo pre­cio que re­sul­ta de es­tos Es­ta­dos po­bres ¿Fue la ac­ción co­rrec­ta pa­sar el pre­cio del dó­lar de Bs 8,21 a 6,96? no, por­que los pro­duc­tos se vuel­ven más ca­ros pa­ra el mer­ca­do ex­terno, que es el pro­vee­dor de los dó­la­res del país, los mis­mos que ge­ne­ran cre­ci­mien­to y desa­rro­llo y, por lo tan­to, es­ta ac­ción dis­mi­nu­ye el in­te­rés de rea­li­zar com­pras a Bo­li­via. Se de­be­ría to­mar en cuen­ta el cla­ro ejem­plo de Chi­na, que man­tie­ne su mo­ne­da ba­ra­ta cons­tan­te­men­te, pa­ra ge­ne­rar em­pleo, ri­que­za e im­pul­sar in­ver­sio­nes.

El ca­pi­tal y el po­der es­tá en quien ma­ne­ja las di­vi­sas y los fun­cio­na­rios del área eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­rias son par­te de ese jue­go. Las re­ser­vas es­tán co­lo­ca­das y fun­cio­nan co­mo cré­di­tos. Una vez que las pres­tas, no pue­des ir a pe­dir su de­vo­lu­ción, ya que no son de li­bre dis­po­ni­bi­li­dad y co­mo es­ta­rían ba­jan­do, ha­bría que fre­nar su sa­li­da. El otro pro­ble­ma so­bre la res­pues­ta que siem­pre im­pi­de mo­di­fi­car el cam­bio ha­cia una de­pre­cia­ción, so­lo es po­lí­ti­ca, es­tá en­fo­ca­da en el ne­go­cio del po­der. La ju­ga­da ac­tual se en­cuen­tra en de­bi­li­tar la eco­no­mía de las fir­mas y de los ciu­da­da­nos. La pro­duc­ción pa­ra la ven­ta ex­ter­na ca­yó cer­ca del 50%.

Es­te dé­fi­cit co­mer­cial ha lle­va­do a la ma­yor deu­da de la his­to­ria del país y aun­que no se ha­ya vis­to to­da­vía la to­ta­li­dad del pro­ble­ma, el mis­mo se ve­rá ex­po­nen­cial en po­co tiem­po. Un cla­ro ejem­plo de es­te caos que ace­le­ra­rá la deu­da y la po­bre­za, se­rá el co­bro que Bra­sil ha­rá por el pa­go de 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res por el gas que ya can­ce­ló por ade­lan­ta­do y que Bo­li­via de­be en­tre­gar. Pa­ra es­to se ne­ce­si­ta­rá pa­gar 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res ex­tras a las em­pre­sas que sa­ca­rían di­cho gas, por­que las re­ser­vas cae­rán tan­to que la di­fi­cul­tad de ex­traer­lo en­ca­re­ce­rá el pro­duc­to. ¿Y es­to có­mo se pa­ga­rá si los in­gre­sos si­guen ca­yen­do? Eso na­die lo sa­be.

En es­ta gue­rra de cuar­ta y quin­ta ge­ne­ra­ción, lo úni­co que va­le es ga­nar y de­bi­li­tar al enemi­go -al ciu­da­dano- in­va­dien­do su men­te pa­ra que ac­túe a fa­vor del ape­ti­to del ma­ni­pu­la­dor. El man­do se fo­ca­li­za en el do­mi­nio por los dó­la­res que son uni­ver­sa­les y quien ten­ga el con­trol de los mis­mos tie­ne la su­pe­rio­ri­dad, cau­san­do una de­bi­li­dad en la so­cie­dad y arras­tran­do por la fuer­za y la ma­ni­pu­la­ción el co­no­ci­mien­to de que cin­co vi­vos y 12 mi­llo­nes de ton­tos aún no en­tien­den dón­de va­mos, mien­tras ju­ga­mos a la de­mo­cra­cia y es­tos al po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.