Com­ba­ta a la ‘jun­ti­tis’, el mal que afec­ta a las com­pa­ñías

Pla­ni­fi­car inade­cua­da­men­te las reunio­nes la­bo­ra­les pue­de arrui­nar el desem­pe­ño del per­so­nal y res­tar un va­lio­so tiem­po pro­duc­ti­vo. Pau­tas pa­ra combatirlo

El Deber - Dinero (Bolivia) - - MANAGEMENT - ALI­CIA BRESS PERROGÓN [email protected]­de­ber.com.bo

Una reunión sin un pro­pó­si­to de­fi­ni­do y a la cual no de­be­rían ha­ber asis­ti­do des­de el ini­cio pue­de lle­gar a arrui­nar to­tal­men­te un día que se pin­ta­ba co­mo fruc­tí­fe­ro, afir­man los es­pe­cia­lis­tas en ges­tión de Re­cur­sos Hu­ma­nos.

La des­or­ga­ni­za­ción, el dé­fi­cit de ob­je­ti­vos, la creen­cia de que es obli­ga­ción con­vo­car una jun­ta, no con­tar con una agen­da e in­vo­lu­crar a per­so­nas no in­vo­lu­cra­das son al­gu­nos de los pro­ble­mas que in­di­can que una em­pre­sa pue­de es­tar su­frien­do de ‘jun­ti­tis’, coin­ci­den los ex­per­tos.

Ro­lan­do Gar­cía, ges­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos, su­gie­re que si la reunión se ex­tien­de por más de una ho­ra, sea con un des­can­so intermedio y que lo ideal es que se lle­ven a ca­bo una vez a la se­ma­na y co­mo mí­ni­mo ca­da 15 días.

En cri­te­rio de Juan Do­min­go Fa­bri, si­có­lo­go or­ga­ni­za­cio­nal de la con­sul­to­ra Eti­ka, es me­jor pe­car de jun­ti­tis que de no jun­ti­tis, ya que, se­gún su ex­pe­rien­cia, la ten­den­cia de los ge­ren­tes en nues­tro me­dio es a no re­unir­se.

“Es­to es peor que re­unir­se mu­cho, te­ner de más y no de me­nos, pe­ca­do ca­pi­tal que me­re­ce la gui­llo­ti­na y es­to sí que pue­de aca­bar con una em­pre­sa. La so­lu­ción es te­ner reunio­nes pro­duc­ti­vas. Cuan­do son im­pro­duc­ti­vas es que ha­bla­mos de jun­ti­tis”, ex­pli­ca.

La re­co­men­da­ción, di­ce Fa­bri, es que las reunio­nes de­ben ser bien pla­ni­fi­ca­das, pe­rió­di­cas y pun­tua­les, con una ho­ra de ini­cio y una de cie­rre, y que ese lap­so de tiem­po no se ex­tien­da por más de 60 mi­nu­tos.

Por su par­te, Hu­go Ur­qui­zo, ge­ren­te de Man Po­wer, con­sul­to­ra de Re­cur­sos Hu­ma­nos, in­di­ca que las jun­tas de­ben ser cor­tas y pro­duc­ti­vas, ir di­rec­to al grano y ha­cer­las con el nú­me­ro de per­so­nas re­que­ri­das y par­ti­ci­pa­ti­vas, no so­la­men­te in­for­ma­ti­vas, dan­do unos mi­nu­tos pa­ra su­ge­ren­cias.

Fa­bri se­ña­la que los co­la­bo­ra­do­res tie­nen que acos­tum­brar­se al há­bi­to de reunión y no cam­biar­se por na­da. To­dos de­ben te­ner pro­gra­ma­do y es­cri­to en sus agen­das el día y la ho­ra des­ti­na­da pa­ra lle­var a ca­bo las jun­tas, sean se­ma­na­les o men­sua­les.

“Ha­cer mu­chas reunio­nes de emer­gen­cia, de no emer­gen­cia, pa­ra es­to o pa­ra aque­llo, es jun­ti­tis. Eso ha­ce que se pier­da el po­der de ha­cer un tra­ba­jo de coor­di­na­ción y al fi­na­li­zar to­dos de­ben te­ner cla­ro los acuer­dos y las asig­na­cio­nes”, agre­ga.

Gar­cía re­mar­ca que en las reu- nio­nes hay que de­jar es­ta­ble­ci­dos los ro­les asig­na­dos y re­glas es­ta­ble­ci­das, pa­ra lo cual con­si­de­ra que de­be ele­gir­se mo­de­ra­do­res pa­ra cui­dar que no se sal­gan del or­den del día, la pun­tua­li­dad y el tiem­po, por­que en la prác­ti­ca las reunio­nes tie­nen ho­ra de ini­cio y no de cie­rre.

“Al­go muy im­por­tan­te es que la gen­te de­be po­der eva­luar las jun­tas y ha­cer su­ge­ren­cias de me­jo­ras, de la mis­ma for­ma co­mo se eva­lúan las ca­li­fi­ca­cio­nes”, ma­ni­fies­ta, lue­go de ase­gu­rar que es ne­ce­sa­rio que se ha­ga un ac­ta don­de se ano­te la in­for­ma­ción más re­le­van­te.

Las jun­tas de­ben ser de coor­di­na­ción, no de in­for­ma­ción ni pa­ra to­mar de­ci­sio­nes

IN­TER­NET

Te­dio­sas. Si son muy ex­ten­sas, se vuel­ven abu­rri­das. Las jun­tas de­ben ser cor­tas, par­ti­ci­pa­ti­vas y pro­duc­ti­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.