Fa­ce­book va­lo­ró más las ga­nan­cias que cui­dar la de­mo­cra­cia

Si­li­con Va­lley afron­ta un ajus­te de cuen­tas

El Deber - Dinero (Bolivia) - - ANÁLISIS - RA­NA FOROOHAR CO­RRES­PON­SAL AN­DINO DE FI­NAN­CIAL TI­MES

Fa­ce­book tie­ne 2,27 mil mi­llo­nes de usua­rios, ca­si mil mi­llo­nes de per­so­nas más que la po­bla­ción de Chi­na. Qui­zás por eso, la com­pa­ñía ac­túa co­mo si es­tu­vie­ra por en­ci­ma de las le­yes es­ta­ta­les.

Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el New York Ti­mes re­ve­ló có­mo el fun­da­dor, Mark Zuc­ker­berg, apro­ve­chó el ca­bil­deo y las in­fluen­cias per­so­na­les pa­ra des­viar la atri­bu­ción de res­pon­sa­bi­li­dad a Fa­ce­book por la pro­pa­ga­ción de con­te­ni­do in­fla­ma­to­rio en me­dio de acu­sa­cio­nes de que los ru­sos ma­ni­pu­la­ron las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de 2016. Es­ta his­to­ria di­ce mu­cho so­bre la pro­fun­di­dad y am­pli­tud del oli­go­po­lio en EEUU. Es un pro­ble­ma que ha im­pul­sa­do la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca en EEUU y se­gu­ra­men­te per­mea­rá las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2020.

Es­to es muy po­co pro­ba­ble. Si las re­ve­la­cio­nes so­bre Fa­ce­book de­mues­tran al­go, es que sus di­rec­ti­vos no son li­be­ra­les, sino egoís­ta­men­te li­ber­ta­rios. Los idea­les po­lí­ti­cos no se in­ter­po­nen en los es­fuer­zos de la com­pa­ñía pa­ra pro­te­ger el pre­cio de sus ac­cio­nes.

Es­to que­dó cla­ro al con­tra­tar a un gru­po con­sul­tor de de­re­cha, De­fi­ners Pu­blic Af­fairs, pa­ra pro­pa­gar in­for­ma­ción erró­nea so­bre sus ri­va­les de la in­dus­tria an­te re­por­te­ros y de­mo­ni­zar a Geor­ge So­ros, quien re­ci­bió una bom­ba de tu­bo en su do­mi­ci­lio. El mul­ti­mi­llo­na­rio in­ver­sio­nis­ta pro­nun­ció un dis­cur­so en el que cues­tio­nó el po­der de las com­pa­ñías de pla­ta­for­ma de tec­no­lo­gía.

De­ten­gá­mo­nos en es­to por un mi­nu­to. Se tra­ta de una com­pa­ñía que es­ta­ba tan de­ses­pe­ra­da por pro­te­ger a sus di­rec­ti­vos prin­ci­pa­les y su mo­de­lo de ne­go­cios que con­tra­tó a una os­cu­ra em­pre­sa de re­la­cio­nes pú­bli­cas que usó el an­ti­se­mi­tis­mo co­mo ar­ma po­lí­ti­ca.

Las com­pa­ñías de Si­li­con Va­lley se en­cuen­tran en­tre los gru­pos de pre­sión cor­po­ra­ti­vos más gran­des del país. Han fi­nan­cia­do a mu­chos aca­dé­mi­cos que rea­li­zan in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre te­mas que les in­tere­san y han he­cho gran­des do­na­cio­nes a mu­chos po­lí­ti­cos po­de­ro­sos. Al­gu­nos de los fun­cio­na­rios son los mis­mos per­so­na­jes de la cri­sis de 2008. Se­gún el New York Ti­mes, Fa­ce­book ins­tó al lí­der de­mó­cra­ta Chuck Schu­mer, cu­ya hi­ja tra­ba­ja en la com­pa­ñía, a tra­tar de aca­llar las crí­ti­cas de otros de­mó­cra­tas. Ha apo­ya­do la “au­to­rre­gu­la­ción” tan­to pa­ra el sec­tor fi­nan­cie­ro co­mo pa­ra Si­li­con Va­lley.

Que­da cla­ro que no se pue­de con­fiar en que nin­gu­na in­dus­tria se con­tro­le a sí mis­ma. A pe­sar de las pro­tes­tas de Fa­ce­book de que no pu­do “ima­gi­nar lo que se es­con­día tras las es­qui­nas”, to­dos en la in­dus­tria co­no­cen des­de ha­ce dé­ca­das los ries­gos del “tro­leo” y de la des­in­for­ma­ción me­dian­te la pla­ta­for­ma. Eran evi­den­tes en las pri­me­ras co­mu­ni­da­des en lí­nea, co­mo The Well.

Al igual que los gran­des ban­cos an­tes de 2008, la com­ple­ji­dad de sus pro­duc­tos y ser­vi­cios han pro­te­gi­do a las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas de las crí­ti­cas y las re­gu­la­cio­nes. Esa era es­tá lle­gan­do a su fin. No ten­go du­da de que Si­li­con Va­lley sa­bía cuál se­ría el cos­to de su mo­de­lo de ne­go­cios pa­ra la de­mo­cra­cia li­be­ral. Sim­ple­men­te op­tó por prio­ri­zar las ga­nan­cias y uti­li­zó to­da su in­fluen­cia po­lí­ti­ca pa­ra pro­te­ger­las.

Si el re­sul­ta­do de la cri­sis de 2008 fue el sur­gi­mien­to de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, el re­sul­ta­do del es­cán­da­lo de Fa­ce­book po­dría ser la can­di­da­tu­ra de Eli­za­beth Wa­rren. Des­pués de to­do, ¿quién me­jor pa­ra fre­nar a los nue­vos oli­gar­cas que una de las per­so­nas que en­ca­be­zó la apli­ca­ción de me­di­das es­tric­tas a Wall Street des­pués de la cri­sis fi­nan­cie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.