Asis­ten­tes per­so­na­les son un lu­jo que po­cos je­fes ne­ce­si­tan

Más eje­cu­ti­vos prue­ban una vi­da ‘li­bre’

El Deber - Dinero (Bolivia) - - ANÁLISIS - PILITA CLARK EDI­TO­RA ASO­CIA­DA Y CO­LUM­NIS­TA DE NE­GO­CIOS

El ti­tu­lar del fon­do pe­tro­le­ro de $us 1 bi­llón de No­rue­ga no ne­ce­si­ta un asis­ten­te per­so­nal. Co­mo re­gla ge­ne­ral, creo todo lo que leo en el Fi­nan­cial Ti­mes, pe­ro el otro día leí al­go tan im­pro­ba­ble que pen­sé que era un error.

Una his­to­ria so­bre Yng­ve Slyngs­tad, el di­rec­tor del fon­do de ri­que­za so­be­ra­na más gran­de del mun­do, ase­ve­ra­ba que el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de 56 años de No­rue­ga no te­nía un asis­ten­te, or­ga­ni­za­ba sus pro­pias reunio­nes y sus pro­pios via­jes.

Slyngs­tad no es el di­rec­tor de una pe­que­ña em­pre­sa ‘star­tup’. Ga­na apro­xi­ma­da­men­te $us 800.000 al año por ad­mi­nis­trar el fon­do pe­tro­le­ro de $us 1 bi­llón, un gi­gan­te de in­ver­sio­nes tan gran­de con ac­cio­nes en más de 9.000 com­pa­ñías y tie­ne cer­ca de 3.500 reunio­nes cor­po­ra­ti­vas al año. ¿Les en­vía co­rreos elec­tró­ni­cos a los asis­ten­tes per­so­na­les de otros di­rec­to­res eje­cu­ti­vos cuan­do quie­re or­ga­ni­zar una reunión?

Lo lla­mé y me en­te­ré, con mu­cho gus­to, que así es. “En reali­dad lo ha­go con bas­tan­te fre­cuen­cia”, di­jo, y ex­pli­có que cuan­do ne­ce­si­ta ver a uno de los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos con los que tra­ta a me­nu­do, ha­bla con sus asis­ten­tes. “Al­gu­nos de ellos se que­dan un po­co sor­pren­di­dos”, di­jo, es­pe­cial­men­te cuan­do él lla­ma a un asis­ten­te per­so­nal que aca­ba de en­viar un co­rreo elec­tró­ni­co para ha­cer una ci­ta. “Pri­me­ro res­pon­den con, ‘¿Quién eres?’ Y yo di­go: ‘Bueno, yo soy con quien aca­bas de or­ga­ni­zar la reunión”. Pe­ro a me­nu­do con­fía en sus su­bor­di­na­dos re­le­van­tes para ma­ne­jar esos de­ta­lles.

Den­tro de la ofi­ci­na, pien­sa que te­ner un asis­ten­te per­so­nal con­du­ce a un ca­len­da­rio lleno de reunio­nes y re­sul­ta en que los eje­cu­ti­vos se vuel­van más re­mo­tos. Él so­lo usa su puer­ta: si es­tá abier­ta sig­ni­fi­ca que cual­quie­ra pue­de en­trar; si es­tá ce­rra­da sig­ni­fi­ca que es­tá ocu­pa­do. Si ne­ce­si­ta ayu­da, di­ga­mos, en una pla­ta­for­ma de Po­we­rPoint, se la pi­de a un miem­bro sub­al­terno, lo cual le pro­por­cio­na la ven­ta­ja adi­cio­nal de en­te­rar­se de lo que es­tá pa­san­do.

Un di­rec­tor eje­cu­ti­vo con un gran suel­do de­be es­tar en­fo­ca­do en el tra­ba­jo, no ha­cien­do re­ser­vas en Boo­king.com. Sin em­bar­go, Slyngs­tad, co­mo mu­chos de los di­rec­to­res de la ac­tua­li­dad, es un ex­per­to di­gi­tal. No du­do que sea más rá­pi­do para él re­ser­var en lí­nea él mis­mo. ¿Y por qué no usar equi­pos de ex­per­tos para or­ga­ni­zar reunio­nes ex­ter­nas o ma­ne­jar el ne­go­cio en su ofi­ci­na?

En muchas ofi­ci­nas, es­to es inevi­ta­ble: mi­les de pues­tos se­cre­ta­ria­les fue­ron eli­mi­na­dos por la cri­sis de 2008, para no vol­ver nun­ca más. De he­cho, hay in­di­cios de que más di­rec­to­res eje­cu­ti­vos es­tán pro­ban­do una vi­da li­bre de asis­ten­tes per­so­na­les.

Du­do que las per­so­nas se afe­rren a los asis­ten­tes sim­ple­men­te para pro­te­ger sus ca­rre­ras, o in­clu­so su es­ta­tus.

Nun­ca he te­ni­do un asis­ten­te per­so­nal y creo que nun­ca lo ha­ré. Pe­ro ha­ce unas se­ma­nas, fui a una con­fe­ren­cia cer­ca de Du­blín. Cuan­do me es­ta­ba re­gis­tran­do, una mu­jer se ma­te­ria­li­zó a mi la­do y anun­ció que ha­bía si­do asig­na­da co­mo mi ‘ pas­tor’ de even­tos. Ella me guio y ha­lló reunio­nes que yo nun­ca ha­bría vis­to. Cuan­do mur­mu­ré so­bre una ba­te­ría des­car­ga­da, ella se des­apa­re­ció y re­gre­só con tres ba­te­rías nue­vas y una ta­za de ca­fé.

Es­to, pen­sé, sin­tién­do­me un po­co cul­pa­ble, es la bue­na vi­da. Ad­mi­ro a Slyngs­tad por re­cha­zar­la. Na­die ne­ce­si­ta ser aten­di­do de es­ta ma­ne­ra y es­toy se­gu­ra de que es in­efi­cien­te. Sin em­bar­go, de­be ser te­rri­ble te­ner que re­nun­ciar a es­te lu­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.