In­fla­ción y va­lo­ra­ción cam­bia­ria

El Deber - Dinero (Bolivia) - - CLAVES - RO­BER­TO LASERNA ANA­LIS­TA FUN­DA­CIÓN MI­LE­NIO

En 2016 se ve­ri­fi­có un re­pun­te en la ta­sa de in­fla­ción, de­bi­do prin­ci­pal­men­te al im­pac­to so­bre la pro­vi­sión de ali­men­tos de la se­quía re­gis­tra­da ese año, y por lo tan­to so­bre los pre­cios de ven­ta. Ya en 2017, y en la me­di­da en que la ofer­ta de los ali­men­tos ten­dió a nor­ma­li­zar­se, la ta­sa de in­fla­ción si­guió la mis­ma sen­da de mo­de­ra­ción. Es per­cep­ti­ble que la tra­yec­to­ria de­cli­nan­te de las ta­sas de cre­ci­mien­to de los prin­ci­pa­les agre­ga­dos mo­ne­ta­rios se ha cons­ti­tui­do en otro fac­tor que ha pre­sio­na­do al des­cen­so de la ta­sa de in­fla­ción, so­bre to­do tra­tán­do­se de la in­fla­ción de los bie­nes no tran­sa­bles.

Por otro la­do, la caí­da en los in­gre­sos de ex­por­ta­ción tra­jo con­si­go una dis­mi­nu­ción en el ni­vel de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, una de las va­ria­bles que más in­ci­de en la crea­ción de di­ne­ro.

Ello, a su vez, ha te­ni­do efec­tos so­bre la ex­pan­sión de la emi­sión mo­ne­ta­ria, la mis­ma que com­pren­de la can­ti­dad de bi­lle­tes y mo­ne­das en po­der del pú­bli­co. Hay que sub­ra­yar que la caí­da en las ta­sas de cre­ci­mien­to de los agre­ga­dos mo­ne­ta­rios ha ten­di­do a re­for­zar las me­no­res ta­sas de in­fla­ción en los úl­ti­mos años.

No obs­tan­te, y a pe­sar de que la eco­no­mía bo­li­via­na atra­ve­só un pe­rio­do cí­cli­co de al­zas y caí­das de pre­cios de ex­por­ta­ción, el Ban­co Cen­tral de Bo­li­via op­tó por man­te­ner la po­lí­ti­ca de ti­po de cam­bio fi­jo, que se apli­ca sin va­ria­cio­nes des­de el año 2011. La con­se­cuen­cia de es­te ti­po de po­lí­ti­ca cam­bia­ria es una ele­va­da apre­cia­ción de la mo­ne­da na­cio­nal con res­pec­to al dó­lar es­ta­dou­ni­den­se. Así, la apre­cia­ción cam­bia­ria en­tre mar­zo de 2014 y mar­zo de 2018 se ha si­tua­do en el ni­vel del 12,5%.

Tam­bién se ob­ser­va que, par­tir de 2016, la apre­cia­ción cam­bia­ria se re­vier­te le­ve­men­te por la me­nor in­fla­ción in­ter­na, así co­mo tam­bién por una ma­yor apre­cia­ción cam­bia­ria real ocu­rri­da en los paí­ses que son so­cios co­mer­cia­les prin­ci­pa­les de Bo­li­via.

No obs­tan­te esas va­ria­cio­nes, lo cier­to es que el ti­po de cam­bio real per­ma­ne­ce fuer­te­men­te apre­cia­do, res­tan­do com­pe­ti­ti­vi­dad a las ex­por­ta­cio­nes no tra­di­cio­na­les y a los bie­nes sus­ti­tu­tos de im­por­ta­cio­nes. No es di­fí­cil ve­ri­fi­car que es­te de­te­rio­ro en la com­pe­ti­ti­vi­dad de los pro­duc­tos na­cio­na­les es re­sul­ta­do de la po­lí­ti­ca de ti­po de cam­bio, tan­to co­mo de la de­pre­cia­ción de las mo­ne­das de los prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les con res­pec­to de la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se.

La adop­ción de un ti­po de cam­bio fle­xi­ble por la ma­yo­ría de los paí­ses de la re­gión, se cons­ti­tu­ye en un ele­men­to de pre­sión pa­ra que tam­bién la eco­no­mía de Bo­li­via in­gre­se a un ré­gi­men de po­lí­ti­ca cam­bia­ria más fle­xi­ble, pa­ra que pue­da en­fren­tar me­jor la de­va­lua­ción de las mo­ne­das de los ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.