Uber y Lyft ex­po­nen la ‘eco­no­mía gig’ al es­cru­ti­nio

Las es­tra­te­gias de ne­go­cio evo­lu­cio­nan

El Deber - Dinero (Bolivia) - - ANÁLISIS - SA­RAH O’CON­NOR CO­LUM­NIS­TA DE FI­NAN­CIAL TI­MES

El mo­de­lo de ne­go­cio de la pla­ta­for­ma en­fren­ta desafíos; los clien­tes o los in­ver­sio­nis­tas ten­drán que pa­gar.

Se­rá un gran año pa­ra la ‘eco­no­mía gig’. Uber y su ri­val Lyft es­tán avan­zan­do ha­cia ofer­tas pú­bli­cas ini­cia­les (OPI), mien­tras que Uber bus­ca lo­grar una va­lo­ra­ción de $us 100.000 mi­llo­nes. Pa­sa­mos años de­ba­tien­do si las pla­ta­for­mas de las com­pa­ñías de la eco­no­mía gig -que uti­li­zan tra­ba­ja­do­res pa­ra aten­der a clien­tes sin em­plear­los- es­tán cam­bian­do el mun­do la­bo­ral pa­ra bien o pa­ra mal. Pe­ro las OPI plan­tean una pre­gun­ta más pro­sai­ca: ¿es sos­te­ni­ble el mo­de­lo de ne­go­cio?

El uso de una app pa­ra pe­dir un via­je se ha con­ver­ti­do en al­go tan co­mún, que es na­tu­ral asu­mir que las ‘pla­ta­for­mas gig’ es­tán ob­te­nien­do ga­nan­cias. Pe­ro los clien­tes de Uber y Lyft es­tán sub­si­dia­dos por los in­ver­sio­nis­tas: am­bas com­pa­ñías aún es­tán per­dien­do di­ne­ro.

Por ejem­plo, el año pa­sa­do Uber en­fren­tó dos ca­sos ju­di­cia­les en Lon­dres que re­ve­la­ron la ten­sión que exis­te en el nú­cleo de la com­pa­ñía. En el pri­mer ca­so, la com­pa­ñía evi­tó por po­co la prohi­bi­ción de su de­re­cho a ope­rar en la ciu­dad. La au­to­ri­dad otor­gan­te se ha­bía ne­ga­do a re­no­var la li­cen­cia de la com­pa­ñía, di­cien­do que no era un ope­ra­dor “ap­to y apro­pia­do”, pe­ro en la ape­la­ción, Uber con­ven­ció a un juez de que ha­bía he­cho cam­bios.

En el se­gun­do ca­so, los jue­ces re­cha­za­ron su ale­ga­to de que los con­duc­to­res eran ‘con­tra­tis­tas in­de­pen­dien­tes’ en lu­gar de ‘tra­ba­ja­do­res’, a quie­nes les de­bía el sa­la­rio mí­ni­mo y el pa­go de va­ca­cio­nes.

La cues­tión fue acla­ra­da por dos de los tres jue­ces del Tri­bu­nal de Ape­la­ción que fa­lla­ron con­tra Uber: “Es artificial y for­za­do que Uber de­cla­re que es­tá ope­ran­do un ser­vi­cio de al­qui­ler pri­va­do de vehícu­los en Lon­dres, mien­tras ar­gu­men­ta que se tra­ta de una fi­lial de una com­pa­ñía ho­lan­de­sa que otor­ga li­cen­cias a mi­les de pro­pie­ta­rios de pe­que­ñas em­pre­sas pa­ra que uti­li­cen su soft­wa­re”. Uber pla­nea ape­lar, pe­ro en el Reino Uni­do y en otros paí­ses, es di­fí­cil creer que a la com­pa­ñía se le per­mi­ta ju­gar un do­ble pa­pel: ‘ pro­vee­dor de trans­por­te res­pon­sa­ble’ y ‘al­go­rit­mo de em­pa­re­ja­mien­to clien­te-tra­ba­ja­dor’.

Hay una sa­li­da. El año pa­sa­do, una com­pa­ñía da­ne­sa de eco­no­mía gig lla­ma­da Hilfr, que en­vía lim­pia­do­res a ca­sas par­ti­cu­la­res, fir­mó un acuer­do co­lec­ti­vo con el sin­di­ca­to 3F. Des­pués de 100 ho­ras de tra­ba­jo en la apli­ca­ción, los tra­ba­ja­do­res de Hilfr que­dan cu­bier­tos por el acuer­do, lo cual otor­ga un sa­la­rio mí­ni­mo, un pa­go por en­fer­me­dad y con­tri­bu­cio­nes a la pen­sión. Si lo pre­fie­ren, los tra­ba­ja­do­res pue­den op­tar por no par­ti­ci­par. Es­ta so­lu­ción es un re­cor­da­to­rio de que los be­ne­fi­cios pro­por­cio­na­dos por las com­pa­ñías gig no son in­com­pa­ti­bles con dar pro­tec­ción del em­pleo.

Por su­pues­to, el pro­ble­ma es que cues­ta di­ne­ro. Las pér­di­das de Uber ya al­can­za­ron apro­xi­ma­da­men­te los $ us 1.000 mi­llo­nes por tri­mes­tre, in­clu­so sin los gas­tos ni los im­pues­tos que tie­ne un gran em­plea­dor. El au­men­to de los pre­cios se­rá du­ro, pues la com­pe­ten­cia es fe­roz. Los cos­tos de sus­ti­tu­ción son ba­jos y mu­chos clien­tes y con­duc­to­res tie­nen las apli­ca­cio­nes de Uber y Lyft en sus te­lé­fo­nos. Ofre­cer­les be­ne­fi­cios de em­pleo a los con­duc­to­res po­dría ayu­dar a cap­tar a los me­jo­res tra­ba­ja­do­res y man­te­ner­los. Pe­ro si los clien­tes no asu­men el cos­to, los in­ver­sio­nis­tas ten­drán que ha­cer­lo. Hay un ca­mino ha­cia un fu­tu­ro sos­te­ni­ble pa­ra la eco­no­mía gig, pe­ro no es­tá pa­vi­men­ta­do con oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.