Em­pleos, fren­te al re­to di­gi­tal y el per­fil mul­ti­ta­rea

Es­ce­na­rio. En tiem­pos de nue­vas tec­no­lo­gías y co­la­bo­ra­do­res mul­ti­ta­rea, las po­si­cio­nes que no agre­gan va­lor en las em­pre­sas co­rren pe­li­gro, se­gún los es­pe­cia­lis­tas. La reali­dad bo­li­via­na no es aje­na a es­tas ten­den­cias

El Deber - Dinero (Bolivia) - - PORTADA - ÁL­VA­RO ROSALES MEL­GAR al­va­[email protected]­poel­de­ber.com

La cre­cien­te au­to­ma­ti­za­ción co­mien­za a ge­ne­rar des­pi­dos. Ex­per­tos su­gie­ren no des­cui­dar la bús­que­da de efi­cien­cia

Rein­ven­ción y cam­bios de rol. Fle­xi­bi­li­dad. Apa­ri­ción de nue­vas po­si­cio­nes. Re­cor­tes de pla­ni­lla. Efi­cien­cia, pro­duc­ti­vi­dad y per­fi­les mul­ti­fun­ción. En las em­pre­sas cru­ce­ñas es­tos son con­cep­tos que se ex­tien­den y ge­ne­ran emo­cio­nes en­tre los co­la­bo­ra­do­res.

La fi­gu­ra se hi­zo pre­sen­te al ins­ta­lar es­cá­ne­res en con­tro­les adua­ne­ros en el ae­ro­puer­to Vi­ru Vi­ru, se­gún uno de los fun­cio­na­rios. Que­da­ron me­nos per­so­nas, las ca­pa­ci­ta­ron pa­ra ha­cer el tra­ba­jo más ágil, se­gún uno de los ope­ra­rios. Lo mis­mo ocu­rrió al dis­po­ner de es­pa­cios pa­ra el au­to check-in.

En una re­co­no­ci­da in­dus­tria de ali­men­tos de se­llo in­ter­na­cio­nal, la tec­no­lo­gía ya es­ta­ba da­da. Pe­ro los tiem­pos de ‘va­cas fla­cas’ obli­ga­ron a re­pen­sar las es­tra­te­gias y lle­gó la de­ci­sión de des­pe­dir a los fun­cio­na­rios ‘más ca­ros’. Sus ta­reas fue­ron re­par­ti­das en­tre los que se que­da­ron en la em­pre­sa.

Bo­li­via tie­ne la peor pro­duc­ti­vi­dad de la re­gión y pa­ga el quin­to sa­la­rio mí­ni­mo más al­to (Bs 2.122) en la re­gión, se­gún la Cá­ma­ra Na­cio­nal de In­dus­trias. La mano de obra es ca­ra. Y la apa­ri­ción de nue­vas tec­no­lo­gías po­ne en pe­li­gro po­si­cio­nes y la­bo­res de transac­ción. El ‘fu­tu­ro’ tam­bién se per­ci­be en el tra­ba­jo y un gru­pos de es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por Di­ne­ro que se re­fi­rie­ron a los re­tos que se per­fi­lan pa­ra el país.

Cir­cuns­tan­cias

El in­ves­ti­ga­dor de mer­ca­dos Ro­ber­to Pérez ex­pli­ca que hay fac­to­res que ex­pli­can la reali­dad en Bo­li­via (y que tam­bién se per­ci­be en eco­no­mías ve­ci­nas). El pri­me­ro es la sus­ti­tu­ción tec­no­ló­gi­ca. No hay sec­tor en el que no se va­lo­re pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vo y ge­ne­rar nue­vas es­tra­te­gias que po­nen en ‘pe­li­gro’ al­gu­nas po­si­cio­nes.

A es­to se su­ma la ri­gi­dez la­bo­ral (nor­mas, le­yes, au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo o ‘per­se­cu­ción tri­bu­ta­ria’) ha­ce que los ca­pi­ta­lis­tas ten­gan un di­le­ma pa­ra con­tra­tar o man­te­ner a las per­so­nas. “Se pien­sa que es me­jor no te­ner mu­cho tiem­po a al­guien en la pla­ni­lla por­que así es más ba­ra­to”, ex­pli­ca el eje­cu­ti­vo.

Ade­más, los tiem­pos de cre­ci­mien­to y bo­nan­za don­de los ne­go­cios cre­cían y de­man­da­ban más per­so­nal no es­tán pre­sen­tes, la ‘obe­si­dad’ de los tiem­pos fá­ci­les no es­tá. Con es­to des­pier­ta la con­cien­cia por el va­lor del em­plea­do; es de­cir, la em­pre­sas apun­tan a sa­ber cuán­to va a re­per­cu­tir un co­la­bo­ra­dor en la ope­ra­ción y qué la­bo­res lle­va­rá ade­lan­te pa­ra que los pla­nes fun­cio­nen, se­gún Pérez.

¿Y quié­nes son los más vul­ne­ra­bles en es­te es­ce­na­rio? El di­rec­tor co­mer­cial de Lon­don Con­sul­tig Group, Ale­xan­dre Mas­sart, ad­vier­te que hay una ten­den­cia por re­cor­tar la pla­ni­lla a cos­ta de tra­ba­ja­do­res con ex­pe­rien­cia.

“Las or­ga­ni­za­cio­nes to­man la de­ci­sión de des­ha­cer­se de es­tas per­so­nas por­que im­pli­ca ca­pa­ci­tar­las y más si es­tán pron­tas a ju­bi­lar­se, su­man­do tiem­pos de adap­ta­ción y re­sis­ten­cia, por un te­ma de cos­tos. No se pue­de re­car­gar a otros (con el tra­ba­jo de la per­so­na que se va) si pre­via­men­te no se ali­via la car­ga la­bo­ral de lo que no apor­ta va­lor. No se pue­de es­pe­rar que los pro­ce­sos sean los mis­mos y a cor­to o me­diano pla­zo ha­brá pro­ble­mas en los ser­vi­cios o la ca­li­dad”, ex­po­ne Mas­sart.

El eje­cu­ti­vo con­si­de­ra que la di­gi­ta­li­za­ción lle­vó a una re­vo­lu­ción de los mer­ca­dos (no hay pie­dra que no ha­ya si­do re­mo­vi­da por la tec­no­lo­gía) y es­to afec­ta­rá a la po­si­cio­nes la­bo­ra­les que no ge­ne­ran va­lor. En es­te sen­ti­do, con­tem­pla que és­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra re­con­fi­gu­rar y aten­der áreas y ne­ce­si­da­des emer­gen­tes en­fo­ca­das en el clien­te.

En es­ta lí­nea, Ma­ría García, CEO de Smart Cul­tu­re, re­fle­xio­na que se de­be en­tre­nar a las per­so­nas en el te­ma emo­cio­nal. “Te­ner mie­do es nor­mal, es la pri­me­ra emo­ción que lle­ga cuan­do se pre­sen­ta al­go nue­vo o que no se en­tien­de. Lo que una com­pa­ñía pro­vo­ca en sus clien­tes tam­bién lle­va a que las po­si­cio­nes cam­bien y se de­be tra­ba­jar en esa con­cien­cia sis­té­mi­ca”, afir­ma.

Asi­mis­mo, la eje­cu­ti­va ex­po­ne que las em­pre­sas ya no bus­can so­lo a per­so­nas con co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos, sino aque­llas que son ca­pa­ces de co­nec­tar ideas, to­mar de­ci­sio­nes y apor­tar so­lu­cio­nes, por lo que el asun­to tam­po­co re­cae so­bre el te­ma ge­ne­ra­cio­nal, sino con la ca­pa­ci­dad de rein­ven­tar­se con una vi­sión glo­bal.

A tra­vés del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo ( BID), la fun­da­do­ra de Skills Agi­lity Lab, Le­ti­cia Gas­ca, ex­po­ne que en es­te

Lo que una com­pa­ñía pro­vo­ca en sus clien­tes tam­bién ha­ce que las po­si­cio­nes cam­bien

No es nue­vo, ha­ce 200 años que los tra­ba­jos hu­ma­nos se pier­den por las má­qui­nas

asun­to tam­bién to­man re­le­van­cia te­mas so­cia­les co­mo el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción (en­tra en jue­go la es­pe­ran­za de vi­da y la de­mo­gra­fía que lle­va­rá a re­plan­tear es­truc­tu­ras) y la mi­gra­ción (bien ges­tio­na­da pue­de ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des tan­to pa­ra los paí­ses de des­tino y de ori­gen, co­mo pa­ra los mi­gran­tes y sus fa­mi­lias), así co­mo el cam­bio cli­má­ti­co co­mo fac­tor am­bien­tal (apa­re­cen los lla­ma­dos em­pe­los ver­des).

Si bien al apa­ra­cer al­go­rit­mos y desa­rro­llos ade­cua­dos des­apa­re­ce­rán fun­cio­nes (se­gún el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, las má­qui­nas reem­pla­za­rán has­ta 75 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res en 2022), tam­bién na­ce­rán otras va­can­tes.

Ahí se des­cu­bre una bi­fur­ca­ción de ru­tas: una don­de las ocu­pa­cio­nes me­dias se au­to­ma­ti­zan, obli­gan­do al co­la­bo­ra­dor a re­cu­rrir a la­bo­res más bá­si­cas y peor re­mu­ne­ra­das; y otra vía don­de se apren­den co­no­ci­mien­tos pa­ra op­tar a otros em­pleos, me­jor re­mu­ne­ra­dos y de ma­yor pres­ti­gio.

Pe­ro no to­do es ma­las no­ti­cias: 133 mi­llo­nes de nue­vos ro­les po­drían sur­gir. El mer­ca­do de tec­no­lo­gías, co­mo la au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos ro­bó­ti­cos y soft­wa­res pa­ra au­to­ma­ti­zar ta­reas ma­nua­les, es pro­ba­ble que al­can­ce los $us 5.000 mi­llo­nes pa­ra 2024.

Pa­ra to­mar en cuen­ta

El ex­di­rec­tor de Tra­ba­jo, Ra­jiv Echa­lar, ad­vi­ri­tió que, en ca­so de ha­ber cam­bios, las con­di­cio­nes no de­ben ser al­te­ra­das uni­la­te­ral­men­te por el em­plea­dor (de­be ha­ber con­sen­so de acuer­do a lo pac­ta­do a con­tra­tos). Si la fun­ción es nue­va es ne­ce­sa­ria una ca­pa­ci­ta­ción pre­via del tra­ba­ja­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.