A re­la­jar­se con ac­ti­vi­da­des di­ná­mi­cas y di­ver­ti­das

En va­ca­cio­nes se de­be des­can­sar de las ta­reas y po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad de los chi­cos

El Deber - Especial - - Vacaciones -

Las va­ca­cio­nes es­co­la­res son pa­ra re­car­gar ener­gías, re­la­jar­se y di­ver­tir­se. Se re­co­mien­da que los ni­ños reali­cen ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas, de­por­ti­vas, de lec­tu­ra re­crea­ti­va o al­gún pasatiempo que los en­tre­ten­ga y los mo­ti­ve. Otra su­ge­ren­cia es pla­ni­fi­car con an­ti­ci­pa­ción un via­je pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia; lo que no se de­be per­der de vis­ta, es que el re­ce­so es­co­lar es pre­ci­sa­men­te pa­ra ha­cer una pau­sa con las ta­reas y de­be­res dia­rios de la es­cue­la. La si­có­lo­ga Paula Be­ne­dict de Bellot, con­si­de­ra pro­ve­cho­so que los ni­ños pa­sen cla­ses de mú­si­ca, dan­za, co­ci­na, pin­tu­ra, ma­nua­li­da­des y otras. “Hay que ele­gir ac­ti­vi­da­des que re­la­jen y es­ti­mu­len al ni­ño, que le per­mi­ta desa­rro­llar otro ti­po de ha­bi­li­da­des y apren­di­za­je di­fe­ren­tes a las que ex­pe­ri­men­ta en el co­le­gio”, re­mar­có. Du­ran­te las va­ca­cio­nes, las ta­reas es­co­la­res de­ben ser re­em­pla­za­das por ac­ti­vi­da­des di­ná­mi­cas y di­ver­ti­das, que sean del gus­to y pre­fe­ren­cia de los ni­ños y ado­les­cen­tes, ade­más que les per­mi­ta de­sen­ten­der­se de lo aca­dé­mi­co. Lo ideal es que des­can­sen de la pre­sión que ejer­cen las ac­ti­vi­da­des es­co­la­res, ha­cien­do otras que no im­pli­can es­fuer­zo cog­ni­ti­vo. Be­ne­dict de Bellot re­mar­ca que no se de­be usar el tiem­po va­ca­cio­nal pa­ra ac­ti­vi­da­des es­co­la­res. Sos­tie­ne que los do­cen­tes no tie­nen que car­gar a los chi­cos de ta­reas, aun­que mu­chos no re­sis­ten la ten­ta­ción de dar al­gui­to pa­ra que no se ol­vi­den o prac­ti­quen. “No con­vie­ne lle­nar­los de ta­reas o cur­sos de ni­ve­la­ción de ín­do­le aca­dé­mi­ca”, di­jo al se­ña­lar que se de­be te­ner una pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar y una aten­ción es­pe­cial de los pa­dres ha­cia los hi­jos. Al­go con lo que se de­be te­ner me­su­ra, es con el uso de ce­lu­la­res, ta­ble­tas, compu­tado­ras y la te­le­vi­sión, pues es­te ti­po de tec­no­lo­gía oca­sio­na pro­ble­mas de aten­ción. Ade­más, es­tá de­mos­tra­do que la so­bre­es­ti­mu­la­ción pro­du­ce pro­ble­mas de apren­di­za­je. En es­te as­pec­to, los pa­dres de­ben ser el ejem­plo en el uso y el tiem­po de ex­pec­ta­ción. Fi­nal­men­te, la si­có­lo­ga in­di­có que las va­ca­cio­nes de­ben ser apro­ve­cha­das por la fa­mi­lia pa­ra con­ver­sar y com­par­tir. “Los pa­dres pro­gra­man va­rias ac­ti­vi­da­des, pe­ro se ol­vi­dan que lo más im­por­tan­te es com­par­tir con los hi­jos, sin im­por­tar la edad que ten­gan”, aco­tó.

Lec­tu­ra, de­por­te, bai­le, can­to, co­ci­na y ma­nua­li­da­des son al­gu­nas su­ge­ren­cias

Pin­tu­ra. Es­ta ac­ti­vi­dad fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción y ayu­da a tra­ba­jar la mo­tri­ci­dad fi­na

Gui­ta­rra. To­car un ins­tru­men­to mu­si­cal in­cre­men­ta la con­fian­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.