ME­DIO SI­GLO ACOM­PA­ÑAN­DO EL DESA­RRO­LLO CRU­CE­ÑO

Ubi­ca­do en una zo­na es­tra­té­gi­ca, es un alia­do de El Cris­to Re­den­tor, pa­ra dar la bien­ve­ni­da a los via­je­ros que lle­gan a San­ta Cruz de la Sie­rra

El Deber - Especial - - Portada -

Em­pla­za­do en una es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción, en el mis­mo co­ra­zón co­mer­cial de San­ta Cruz de la Sie­rra y a un la­do de El Cris­to, em­ble­má­ti­co mo­nu­men­to que le da la bien­ve­ni­da a cuan­to via­je­ro lle­ga has­ta la ca­pi­tal orien­tal, el Ho­tel Cor­tez tam­bién ha he­cho su­ya la pro­ver­bial fra­se del poe­ta Ró­mu­lo Gómez (hi­jo), de que es ley del cru­ce­ño la hos­pi­ta­li­dad.

Anó­ni­mos pa­sa­je­ros y gran­des per­so­na­li­da­des pue­den dar cons­tan­cia de ello, pe­ro lo que po­cos sa­ben es que tras el ful­gor de ca­da una de las cin­co es­tre­llas que ava­lan su ca­li­dad, hay una fas­ci­nan­te his­to­ria du­ra, pa­ra­le­la, se­me­jan­te y has­ta cóm­pli­ce del mis­mo desa­rro­llo fre­né­ti­co de San­ta Cruz.

Cuan­do don Mar­tín Cor­tez, su fun­da­dor, lle­gó a San­ta Cruz en 1957, con­tra­ta­do por las com­pa­ñías Te­chint y Su­bra, en­car­ga­das de la cons­truc­ción de un enor­me puen­te so­bre el Río Gran­de, pa­ra aten­der la ali­men­ta­ción en los cam­pa­men­tos de esa y otras em­pre­sas, se le ocu­rrió abrir una con­fi­te­ría con pis­ci­na en un pue­blo que ape­nas con­ta­ba con ser­vi­cios muy pre­ca­rios de agua, al­can­ta­ri­lla­do y ener­gía eléc­tri­ca, pe­ro lo hi­zo con in­creí­ble ol­fa­to em­pren­de­dor.

An­tes de asen­tar­se en aque­lla ciu­dad con for­ma de ca­pri­cho­sos ani­llos con­cén­tri­cos, don Mar­tín hi­zo una lar­ga pas­ca­na en Mon­te­ro, don­de la Cor­po­ra­ción Bo­li­via­na de Fo­men­to ha­bía ini­cia­do la cons­truc­ción del ingenio azu­ca­re­ro Gua­bi­rá y cu­yos cam­pa­men­tos y aten­ción de los tra­ba­ja­do­res tam­bién le fue con­fia­da.

Aún tra­ba­ja­ba en Gua­bi­rá cuan­do a don Mar­tín se le ocu­rrió cons­truir allí mis­mo una con­fi­te­ría con pis­ci­na. Im­pul­sa­do qui­zás por el mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co que per­ci­bió en el nor­te cru­ce­ño, com­pró un lo­te de gran­des di­men­sio­nes en el mis­mo cen­tro de Mon­te­ro y man­dó di­se­ñar los pla­nos de su pro­yec­to a un ar­qui­tec­to ami­go su­yo que vi­vía en la ciu­dad de Co­cha­bam­ba.

Aquel pro­fe­sio­nal le di­jo que no po­día ha­cer mu­cho sin co­no­cer el te­rreno, así que don Mar­tín tras­la­dó su pro­pues­ta al in­ge­nie­ro cru­ce­ño Gil­ber­to Pa­ra­da, quien re­ci­bió con en­tu­sias­mo la idea, pe­ro que ade­más tu­vo el acier­to de re­co­men­dar­le al in­ver­sio­nis­ta cons­truir el bal­nea­rio en San­ta Cruz de la Sie­rra, pro­po­nién­do­le in­clu­so el lu­gar dón­de po­dría fun­cio­nar me­jor la idea.

El Huer­to era una quin­ta en las afue­ras de la ca­pi­tal cru­ce­ña, pro­pie­dad de don Isi­dro Mo­reno, y que se en­con­tra­ba en ven­ta, pe­ro cu­yo ele­va­do cos­to, más los gas­tos que de­bía ha­cer en la cons­truc­ción, ex­ce­dían de so­bre­ma­ne­ra la in­ver­sión que don Mar­tín po­día ha­cer en esos mo­men­tos, pe­se a que ha­bía aho­rra­do du­ran­te mu­chos años y a con­tar to­da­vía con un sal­do de un pre­mio de la lo­te­ría que ob­tu­vo cuan­do vi­vía en Co­cha­bam­ba.

El Ing. Pa­ra­da, que pa­ra ese en­ton­ces tam­bién se ha­bía en­tu­sias­ma­do bas­tan­te con la idea, le pro­pu­so en­ton­ces asu­mir el de­sa­fío en so­cie­dad, y fue así que tres años más tar­de de ha­ber pues­to pie en tie­rras cru­ce­ñas, don Mar­tín Cor­tez ini­cia­ba su pro­pia con­quis­ta ba­jo el cie­lo más pu­ro de Amé­ri­ca.

Co­rría el año 1960 cuan­do San­ta Cruz de la Sie­rra es­tre­nó su pri­mer bal­nea­rio, to­do un acon­te­ci­mien­to so­cial que no es­tu­vo exen­to de con­tro­ver­sia.

El lu­gar es­ta­ba al fi­nal de la ca­lle Li­ber­tad, que cu­rio­sa­men­te ter­mi­na­ba en la cár­cel, so­bre el Se­gun­do Ani­llo de cir­cun­va­la­ción, cer­ca del mo­nu­men­to al Cris­to Re­den­tor, pe­ro muy le­jos del cen­tro de la ciu­dad, y más dis­tan­te aún del ae­ro­puer­to El Trom­pi­llo, al­go que “so­lo a un co­lla se le po­día ocu­rrir”, co­mo apun­ta­ron al­gu­nos gra­tui­tos de­trac­to­res de aque­lla ini­cia­ti­va sin pre­ce­den­tes.

Y era ver­dad, la quin­ta aque­lla era aún un lu­gar prís­tino ubi­ca­do prác­ti­ca­men­te en me­dio de la sel­va, don­de la vi­da sil­ves­tre aún se cam­pea­ba li­bre­men­te. San­ta Cruz es­ta­ba ro­dea­da por lu­ga­res co­mo ese y que fue­ron iden­ti­fi­ca­dos por la gen­te de en­ton­ces con los nom­bres de las es­pe­cies que so­lían fre­cuen­tar­los: la po­za del ja­guar, la po­za de las tor­tu­gas, etc.

El amor de em­pre­sa­rio por la na­tu­ra­le­za se evi­den­ció des­de el prin­ci­pio al evi­tar la des­truc­ción de los her­mo­sos ár­bo­les fru­ta­les y or­na­men­ta­les que ha­bía en el pre­dio que com­pró pa­ra su bal­nea­rio.

El bal­nea­rio es­ta­ba cons­ti­tui­do por una pis­ci­na de nue­ve me­tros de an­cho por 18 de lar­go y tres me­tros de pro­fun­di­dad, ves­ti­do­res pa­ra da­mas y ca­ba­lle­ros, pa­si­llos, un res­tau­ran­te muy ele­gan­te y aco­ge­dor, ade­más de una sa­li­ta pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción.

No se equi­vo­có. En 1960, la fa­mi­lia Cor­tez inau­gu­ró La Po­za del Ba­to, es­pa­cio que pron­to fue to­ma­do por la ju­ven­tud de aque­lla épo­ca no so­lo pa­ra fi­nes

re­crea­cio­na­les, sino tam­bién pa­ra la prác­ti­ca de de­por­tes acuá­ti­cos y pa­ra la or­ga­ni­za­ción de des­fi­les de mo­da y be­lle­za, ade­más de mu­chas otras ac­ti­vi­da­des so­cia­les y cul­tu­ra­les.

Los des­fi­les eran coor­di­na­dos por una em­ble­má­ti­ca da­ma, do­ña Gi­se­lle Brunn Scia­ro­ni, una mu­jer ele­gan­te, pe­ro tam­bién gran lu­cha­do­ra del desa­rro­llo cru­ce­ño. Las mu­cha­chas se pre­sen­ta­ban no con po­ca ti­mi­dez, pe­ro re­ci­bían el apo­yo de sus pa­dres pues to­dos sa­bían que una fa­mi­lia res­pe­ta­da co­mo la de don Mar­tín y do­ña Ali­cia era la que es­ta­ba de­trás de ta­les acon­te­ci­mien­tos.

En 1965 la em­pre­sa Gulf ha­bía des­cu­bier­to La Peña, un nue­vo po­zo pe­tro­le­ro a po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad, que ren­di­ría una pro­duc­ción dia­ria de ocho mi­llo­nes de pies cú­bi­cos de gas y 260 ba­rri­les de con­den­sa­do, a una pro­fun­di­dad de 3450 me­tros. Por aquel en­ton­ces, don Mar­tín con­ti­nua­ba aten­dien­do con el ser­vi­cio de ca­te­ri­ng a las em­pre­sas pe­tro­le­ras ins­ta­la­das en San­ta Cruz y tam­bién a aque­llas que tra­ba­ja­ban en la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras y otras gran­des obras.

A la ne­ce­si­dad de ali­men­tar al per­so­nal de aque­llas com­pa­ñías, se su­mó la de con­tar con más es­pa­cios pa­ra alo­jar a sus al­tos eje­cu­ti­vos; San­ta Cruz aún no con­ta­ba con tal ca­pa­ci­dad. Pron­to se­rán las mis­mas em­pre­sas las que le pe­di­rán a don Mar­tín Cor­tez que es­tu­die la po­si­bi­li­dad de abrir un ho­tel pa­ra al­ber­gar a su per­so­nal je­rár­qui­co, que so­lía lle­gar a la ca­pi­tal orien­tal jun­to a sus fa­mi­lias en­te­ras por pro­lon­ga­dos pe­rio­dos.

Fue en­ton­ces que la so­cie­dad en­tre Gil­ber­to Pa­ra­da y Mar­tín Cor­tez se di­sol­vió. La Po­za del Ba­to cum­plió un breve pe­ro in­ten­so ci­clo de vi­da pa­ra dar pa­so a un pro­yec­to ma­yor, pe­ro la pis­ci­na con­ti­nua­ría en fun­cio­na­mien­to y abier­ta al pú­bli­co has­ta 1967, cuan­do co­mien­ce a eri­gir­se en torno a ella el Ho­tel Cor­tez. El rom­pe­ca­be­zas co­men­za­ba a to­mar for­ma.

Un año an­tes de la aper­tu­ra de la Po­za del Ba­to y lue­go de una sa­cri­fi­ca­da y de­sigual lu­cha del pue­blo cru­ce­ño con­tra el Go­bierno cen­tral, el Se­na­do pro­mul­gó la Ley In­ter­pre­ta­ti­va del On­ce por Cien­to, me­dian­te la cual San­ta Cruz fi­nal­men­te po­dría en­ca­rar su tan­tas ve­ces pos­ter­ga­do pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción, gra­cias a los re­cur­sos pro­ve­nien­tes de las re­ga­lías pe­tro­le­ras (que le co­rres­pon­dían co­mo de­par­ta­men­to pro­duc­tor).

Fue jus­ta­men­te du­ran­te esa dé­ca­da de gran­des in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra cuan­do don Mar­tín, do­ña Ali­cia, su es­po­sa, y sus hi­jos, tam­bién hi­cie­ron su con­tri­bu­ción a aquel me­teó­ri­co desa­rro­llo al inau­gu­rar su pro­yec­to de vi­da, ahí mis­mo don­de abrie­ron el pri­mer bal­nea­rio pú­bli­co de la ciu­dad.

Fue el 6 de agos­to de 1968, oca­sión en que la Re­pú­bli­ca de Bo­li­via cum­plía 143 años de in­de­pen­den­cia, que el Ho­tel Cor­tez fue inau­gu­ra­do ofi­cial­men­te, con la pre­sen­cia de au­to­ri­da­des lo­ca­les, na­cio­na­les e in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, tes­ti­gos to­dos ellos del ini­cio de las ac­ti­vi­da­des de un ho­tel de pri­mer ni­vel, pe­ro tam­bién de una ver­da­de­ra y épi­ca re­vo­lu­ción de la ho­te­le­ría na­cio­nal.

Los tra­ba­jos fue­ron rea­li­za­dos por el Arq. Cris­tó­bal Ro­da, a tra­vés de su em­pre­sa cons­truc­to­ra CONCIBOL, mien­tras que el fiscal de obras fue el Ing. Percy Fer­nán­dez, quien prác­ti­ca­men­te se es­tre­na­ba en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal lue­go de ha­ber­se ti­tu­la­do en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, Ar­gen­ti­na. Jun­to a ellos tam­bién es­tu­vo el Arq. Hum­ber­to Ri­be­ra, to­dos ellos res­pon­sa­bles de gran par­te de la mo­der­ni­za­ción de la ca­pi­tal cru­ce­ña con im­por­tan­tes obras ci­vi­les, co­mo fue el en­lo­se­ta­do de la ciu­dad.

El Ho­tel Cor­tez na­ció el 6 de agos­to de 1968 con 12 ha­bi­ta­cio­nes y 3 ca­ba­ñas, un res­tau­ran­te, par­que in­fan­til y pis­ci­nas pa­ra adul­tos y ni­ños. La de­man­da de alo­ja­mien­to en la ca­pi­tal orien­tal era tal que an­tes de abrir ofi­cial­men­te sus puer­tas de­bió hos­pe­dar a los Can­ci­lle­res de la Cuen­ca del Pla­ta que lle­ga­ron jun­to a sus co­mi­ti­vas pa­ra re­unir­se en San­ta Cruz. Era un pre­sa­gio de los gran­des even­tos de los cua­les el Ho­tel Cor­tez se­ría se­de de ahí en ade­lan­te.

FO­TO: HO­TEL COR­TEZ

HO­TEL COR­TEZ

Mar­tín Cor­tez y su es­po­sa Ali­cia, fun­da­ron el Ho­tel Cor­tez el 6 de agos­to de 1968. Se tra­ta de una apues­ta fa­mi­liar que ya tie­ne me­dio si­glo

La Po­za del Ba­to, fue el bal­nea­rio cen­tro de la di­ver­sión del cru­ce­ño

Al ac­to de inau­gu­ra­ción y ben­di­ción asis­tie­ron au­to­ri­da­des, ami­gos y fa­mi­lia­res de don Mar­tín Cor­tez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.