BA­CHI­LLE­RES SE ALIS­TAN PA­RA NUE­VOS DESAFÍOS

El pe­da­go­go Al­ber­to San­te­li­ces y la si­co­pe­da­go­ga De­lia Jal­dín acon­se­jan po­ner en prác­ti­ca al­gu­nos pun­tos an­tes de ele­gir una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal

El Deber - Especial - - Bachilleres -

¿Qué sig­ni­fi­ca­do e im­por­tan­cia tie­ne el ba­chi­lle­ra­to? Fue la pre­gun­ta que le hi­ci­mos al pe­da­go­go y orien­ta­dor vo­ca­cio­nal Al­ber­to San­te­li­ces Sa­lo­món y a la si­co­pe­da­go­ga y do­cen­te de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca De­lia Jal­dín, pa­ra tra­tar de en­ten­der es­te pe­rio­do de la vi­da de los jó­ve­nes es­co­la­res.

Es­ta es una eta­pa de gran sig­ni­fi­ca­do so­cial pa­ra él. El ba­chi­ller me­jo­ra su au­to­es­ti­ma al sen­tir un especial im­pul­so a la rea­li­za­ción per­so­nal. Se ve a sí mis­mo libre y se preo­cu­pa por su fu­tu­ro. Cree te­ner una re­la­ti­va ma­du­rez y cier­ta au­to­no­mía exis­ten­cial pa­ra to­mar de­ci­sio­nes en los as­pec­tos más im­por­tan­tes de la vi­da. Pe­ro por otro la­do, los ba­chi­lle­res ex­pe­ri­men­tan una sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad pa­ra la elec­ción de una bue­na ca­rre­ra, por­que ven la vi­da con otra óp­ti­ca, ase­gu­ra San­te­li­ces. Pa­ra la si­co­pe­da­go­ga Jal­dín, el ba­chi­lle­ra­to es la cul­mi­na­ción de la vi­da de es­tu­dian­te y es­ta pri­me­ra fa­se da­rá pa­so a se­guir una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y, por con­si­guien­te, es im­por­tan­te fi­na­li­zar­la y ha­cer una ex­ce­len­te elec­ción de su for­ma­ción pro­fe­sio­nal. Tam­bién es im­por­tan­te bus­car orien­ta­ción en el área si­co­ló­gi­ca, pa­ra que pue­dan di­rec­cio­nar sus in­tere­ses y no se equi­vo­quen al ele­gir su ca­rre­ra.

Es­tán en una fa­se puente

Los ba­chi­lle­res se en­cuen­tran en una fa­se de tran­si­ción. Es­tán de­jan­do la ado­les­cen­cia y ca­mi­nan ha­cia la ju­ven­tud. La cri­sis que vi­ven es por el pres­ti­gio so­cial que desean al­can­zar, si­guen re­afir­man­do su yo y el ni­vel de as­pi­ra­cio­nes aún no es­tá bien de­fi­ni­do; por tan­to, no es­tán ma­du­ros pa­ra en­fren­tar ra­cio­nal­men­te los acon­te­ci­mien­tos de la vi­da. Fal­ta la ex­pe­rien­cia que el tiem­po pro­por­cio­na. “Mu­chos tie­nen una emo­ti­vi­dad tan tur­bu­len­ta que ni ellos mis­mos com­pren­den por qué son así, lo que pue­de lle­var­los a la fra­gi­li­dad de sus de­ci­sio­nes pro­fe­sio­na­les. El ba­chi­ller quie­re que se lo res­pe­te, que se le ten­ga con­fian­za y se le dé li­ber­tad”, di­ce el ex­per­to.

¿Es acon­se­ja­ble una pau­sa?

Pa­ra el pe­da­go­go San­te­li­ces es im­por­tan­te que el ba­chi­ller ten­ga ple­na se­gu­ri­dad en su in­cli­na­ción vo­ca­cio­nal. Si hay du­das al res­pec­to, con­vie­ne más de­te­ner­se a re­fle­xio­nar. “In­fe­liz­men­te en la se­cun­da­ria no hay una orien­ta­ción vo­ca­cio­nal, ni pro­fe­sio­nal. ¿Qué pue­de ele­gir un ba­chi­ller si no es­tá orien­ta­do?”, re­fle­xio­nó el pe­da­go­go y co­rro­bo­ró su opi­nión, ci­tan­do la in­ves­ti­ga­ción que lle­vó a ca­bo la Fe­de­ra­ción de Pro­fe­sio­na­les de San­ta Cruz so­bre las pre­fe­ren­cias pro­fe­sio­na­les des­de 1998 has­ta el 2008. Se apli­ca­ron en­cues­tas a ca­si 200 mil ba­chi­lle­res cru­ce­ños. Más del 80% es­ta­ba in­se­gu­ro de su elec­ción. Es­to se de­be a que la fa­mi­lia y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo tie­nen gran­des la­gu­nas pa­ra orien­tar vo­ca­cio­nal­men­te, afir­mó San­te­li­ces.

Mien­tras que Jal­dín con­si­de­ra que la pau­sa no es ne­ce­sa­ria si se ha tra­ba­ja­do el año an­te­rior, ha­cien­do que los jó­ve­nes pue­dan re­fle­xio­nar so­bre sus po­ten­cia­li­da­des y ha­bi­li­da­des “Si se ha he­cho una bue­na orien­ta­ción y buen se­gui­mien­to del ba­chi­ller, no es ne­ce­sa­rio”, re­mar­có.

FO­TO: CO­LE­GIO JUAN PA­BLO II

Los es­tu­dian­tes de los tres cur­sos de la pro­mo­ción Ein­fach’18 del Co­le­gio Juan Pa­blo II, en una de sus úl­ti­mas ac­ti­vi­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.